Analisis Predator: Hunting Grounds

Publicado el 29 abril, 2020 | por Chugo

0

Análisis: Predator: Hunting Grounds

Soy un gran aficionado al universo de Predator. Soy consciente que no todas sus películas son buenas, pero las disfruto muchísimo. Parecido pasa con el paso de esos cazadores por el mundo de los videojuegos con mayor o menor acierto. Si tengo oportunidad juego a todo lo que lleve la marca “Predator” impresa en la carátula. Por lo que agradezco que nos hayan hecho llegar una copia digital de PS4 para jugar Predator: Hunting Grounds.

La espesa jungla

Ya sabéis que normalmente al hablar de un videojuego empezamos con su historia y su narrativa. Predator: Hunting Grounds es eminentemente online, y la historia como tal no es muy relevante. Así que este apartado le quiero dedicar tanto al apartado estético como a las sensaciones que me ha transmitido el título.

Estamos ante un juego que respeta y mucho la primera película de Predator. Los helicópteros, la jungla, el cazador invisible, los experimentados soldados, etc. Se siente como estar jugando la película original, le ayuda mucho la música y los efectos sonoros, que si no han salido directamente de la cinta de John McTiernan, poco le falta. Al contrario que otras producciones, no busca ampliar el marco original, se contenta con lo que hay, y busca hacerle el mejor homenaje posible.

Predator: Hunting Grounds nos lleva a un futuro cercano, en el que un grupo de mercenarios se dedica a hacer el trabajo sucio. Acabar con guerrillas insurgentes, narcos, espionaje industrial, traficantes de reliquias arqueológicas, etc. Sus helicópteros siempre les llevan a la jungla, y allí un cazador alienígena les da caza. La premisa es muy sencilla, y funciona muy bien. Partidas cortas y rápidas que deja muy claro el objetivo de cada jugador en este online asimétrico.

Cazador implacable

Como bien comento anteriormente, Predator: Hunting Grounds es un online asimétrico. Eso quiere decir que un jugador con ventaja debe dar caza a otros en supuesta inferioridad. En esta ocasión es un yautja (el nombre de la raza de los Predators) contra cuatro soldados bien entrenados.

Como predator tenemos todo lo que nos ha enseñado el cine. Implacables cuchillas en el brazo, cañón de hombro, camuflaje óptico, visor térmico e iremos desbloqueando un armamento aún más potente. Lo único que hay que controlar es que toda esta tecnología consume energía, y si se acaba en un mal momento, perdemos buena parte de la ventaja.

Nuestra labor en la partida consiste en dar caza a los cuatro mercenarios antes que terminen su objetivo e impedir que escapen. El sigilo y la movilidad son nuestros mayores aliados. Moverse por las ramas de los árboles es muy sencillo y podemos dar grandes saltos con los que huir o emboscar a las presas. A los mandos se siente bien, es poderoso y superior a los mercenarios humanos, y lo hace valer. Eso sí, el cazador se puede convertir en presa si los cuatro mercenarios se coordinan, lo localizan y le dan caza sin descanso.

Por supuesto, si abaten al Predator, este tiene un as en la manga: la autodestrucción. Si los jugadores consiguen escapar a tiempo del onda expansiva, ganan.

Presas no tan indefensas

De lo que más me ha sorprendido es que jugar con “las presas” en Predator: Hunting Grounds es bastante divertido. Desde este punto de vista el juego se muestra como un shooter en primera persona común. Un arma principal, otra secundaria, arma de cuerpo a cuerpo, granada y botiquín, y se siente como muchos otros juegos del estilo. Es sencillo, no innova, pero funciona muy bien. Hay que aplicar la máxima de que si algo no está roto, no hace falta arreglarlo.

Como mercenario hay dos objetivos a cumplir: el primero es el original de la misión. Recuperar unas reliquias de unos contrabandistas, acabar con un cártel de la droga, conseguir unos datos. En cada escenario hay un objetivo distinto lo que le añade variedad al título. Antes de llegar al punto de extracción y terminar la misión con éxito habrá que aguantar una posición, hackear un ordenador o desactivar alarmas. Son casi objetivos estéticos. Aparte de lidiar con el Predator controlado por otro jugador, también tendremos que enfrentarnos a otros jugadores controlados por la IA. No son ningún reto, son más bien atrezzo para darle algo de color.

Pero lo interesante llega cuando nos tenemos que enfrentar al Predator. El segundo objetivo de los mercenarios es sobrevivir al cazador. Esto bien puede llegar con darle muerte o bien completar los objetivos y escapar con vida. Si el jugador del Predator no es muy bueno, se pueden cumplir estos objetivos rápido y terminar pronto en victoria. Y también si se coordinan bien, las cuatro “presas” pueden dar caza al cazador. Yo no he podido jugarlo con amigos, pero todo apunta que es un juego que con un grupo de amigos se disfruta mucho más. Los cuatro mercenarios coordinados por micrófono pueden convertirse en un enemigo temible para el yautja.

Pinturas de guerra

Predator: Hunting Grounds propone a los personajes un sistema de evolución bastante clásico. A medida que juegues partidas consigues puntos y cofres, con los que se pueden conseguir mejoras estéticas. Tenemos gorras, gafas, bandanas, pinturas faciales, colores para los uniformes, etc. La lista es muy amplia, y dota de variedad a los personajes como para hacerlo tuyo de verdad. Y es que el apartado de creador de personajes se antoja un poco pobre, no hay mucha variedad de caras, pelos, etc. En el caso del Predator la personalización se hace todavía más pobre, pero lo compensas con una gran variedad de máscaras y armaduras, todas ellas chulísimas.

Por otro lado a medida que vamos ganando experiencia subimos de nivel, y ello ya nos permite acceder a nuevo equipo y también algunas pequeñas mejoras, como tener más vida, hacer más daño a las IA, aguantar un poco más cuando has caído, etc. Todo esto permite configurar el personaje para tu estilo de juego, y es un añadido para jugar a lo largo del tiempo y no aburrirse.

Conclusión

¿Predator: Hunting Grounds es recomendable? Pues casi con toda seguridad si. Siempre y cuando te gusten los juegos online. Si cuentas con un grupete de amigos con gustos similares, desde luego que os lo recomiendo, os va a dar para partidas y partidas de vicio. También sería interesante que os gustara la saga de películas, ya que entraríais mucho más fuerte en la experiencia.

The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki. Nunca me canso de hablar de cines, series, videojuegos o cómics. Siempre intentando estar al día de las últimas novedades.

Etiquetas: ,




Back to Top ↑

Share This