Cine Men in Black: International

Publicado el 13 junio, 2019 | por Chugo

0

Crítica: Men In Black: International

Por Sr. P. Nunca he soportado esas críticas que se escriben desde el pasado. Tampoco he comprendido demasiado a esos críticos que apenas saben opinar si les privas de la carta de la edad, de los 80, o de volver a señalar que todo lo que vieron en su infancia era infinitamente mejor que lo que se hace ahora. Siempre he pensado que este tipo de opiniones vienen más del exceso de nostalgia, cuando no de la incapacidad por seguir disfrutando de las cosas, que de un análisis verdaderamente objetivo. Por eso me descoloca tanto esa tendencia que tengo últimamente a buscar paralelismos con aquellas obras que marcaron mi pasado. Termino dudando de si ya he cumplido demasiados años, de si Hollywood ya es incapaz de sorprendernos, o de si ambas cosas se mezclan de tal manera que ya son imposibles de diferenciar para mi.

Sinopsis: Los Hombres de Negro siempre han protegido la Tierra de la escoria del universo. En esta nueva aventura, se enfrentarán a su mayor amenaza hasta la fecha: el topo en la organización MIB.

Reconozco haberme acercado a esta Men in Black: International con unos prejuicios terribles. No tanto por la ausencia del reparto original, cosa que había de pasar tarde o temprano, ni por los sustitutos elegidos, que más o menos han mostrado solvencia en otros títulos y papeles comparables. Era más bien el enfoque que me iba a encontrar en la película lo que me hacía dudar sobre su sentido. Seamos sinceros, por mucho que nos duela a algunos, los OVNIS ya no le interesan a nadie. Vivimos una era en la que el poder del misterio y la magia de lo improbable han sucumbido a las luces de neón y las explosiones. Y no pasa nada, servidor las disfruta como el que más… Pero eran los OVNIS, lo oculto y lo improbable lo que movían la Men in Black original (MIB). Eran Orión, las constelaciones, y los alienigenas emocionalmente humanos, y no Will Smith (que también), lo que conformaban el corazón de la cinta. Y no contaba demasiado con encontrarme con nada de esto en MIBI. Para rematar mis expectativas, ninguno de los trailers de la cinta me transmitió nada más que persecuciones y chistes fáciles. Ni sorpresa, ni carisma… Ni demasiado corazón.

Y luego ves la película y te entretiene. Te ríes, incluso. Te es imposible negar el carisma y la vis cómica de ese DIOS nórdico-australiano y su química con esa Valquiria reconvertida a mujer de negro (ya era hora) que tan bien cumple en su papel de agente novato. Ninguno es Will Smith, y el tono cambia, pero no pasa nada. Hasta te emocionas escuchando los acordes de Danny Elfman aquí y allá. Y aun con todo, algo falta. Esa sorpresa, esos misterios, esa improbabilidad… Ese corazón. No hay nada de eso.

Y entonces lo entiendes. Llevas tantos días dándole vueltas a como narices puede sustituirse a Will Smith que te has olvidado de que el núcleo de MIB no era el de Filadelfia si no el otro. Ese agente taciturno, gruñón y crepuscular que parecía una excusa secundaria para acoger a la estrella de la función pero terminaba siendo el verdadero corazón de la película. Incluso en la (infravalorada) tercera entrega, el libreto se permitía tocarte la patata con esa versión rejuvenecida del tejano en manos de Josh Brolin. Pero nada de eso está presente en Men in Black: International. Hay diversión, hay ritmo, hay carisma… Pero no hay corazón. Y es que, en definitiva, cuando uno se sienta en la sala y le apagan las luces, por mucho que le gusten los chistes, las explosiones y las persecuciones, busca que no solo le hipnoticen por los ojos, si no que le cuenten una historia. Y las historias, entren o no por los ojos, (que le pregunten a Marvel) donde llegan es al corazón.

Parafraseando al clásico, si alguien preguntara en alto aquello de “¿Sabes cual es la diferencia entre la clásica y el reboot?” la respuesta sería tan clara como poco original. “Que yo hago que esto luzca.” Solo que en este caso, sería un agrio cincuentón, y no el Príncipe de Bel-Air, el que se enfundaría las gafas de sol.

The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki. Nunca me canso de hablar de cines, series, videojuegos o cómics. Siempre intentando estar al día de las últimas novedades.

Etiquetas:




Back to Top ↑

Share This