Artículos

Publicado el 16 marzo, 2014 | por Jose Mellinas

2

Saga Metal Gear Solid: 15 momentos memorables (Parte II)

Aprovechando el inminente lanzamiento de Metal Gear Solid V: Ground Zeroes (día 20 de este mes) para todos los sistemas PlayStation y Xbox y del quince aniversario del primer Solid, en Psicocine hemos querido revisitar las aventuras de la familia Snake para elegir los 15 momentos más memorables de la saga. Esta es la segunda parte del artículo, el cual podéis ver en el siguiente link.

Prepararos para los grandes momentos de una de las sagas más míticas de los videojuegos ¡Empezamos con esta segunda entrega!

10. ¡¿Master Miller?! (Metal Gear Solid, 1998)

Metal Gear Solid  CODEC Liquid

Reunión familiar a través del CODEC

La situación: Snake introduce la última llave para evitar el funcionamiento de Metal Gear Rex. Sin embargo, las cosas no salen como tenía previsto: todo ha sido un engaño que le ha llevado a, precisamente, activar el arma. Master Miller le llama por CODEC agradeciéndole el gesto y contándole toda la verdad sobre el virus FOXDIE. Cuando Campbell consigue interrumpir la conversación, te dice que el cadáver de Miller ha sido encontrado en su casa. Vamos, con el que has estado hablando todo el tiempo es en realidad… tu gemelo Liquid.

El gran giro argumental del primer Solid no se presentó a lo grande, no. Se coló de forma bastante discreta en una simple conversación de CODEC en el tramo final del juego, a lo sencillo. Cuando aún podíamos jugar libres de spoilers, nuestras caras al descubrir la traquiñuela de Liquid fueron un poema.

9. Adiós, Fox (Metal Gear Solid, 1998)

Metal Gear Solid Muerte Fox

El sacrificio y redención de un héroe

La situación: Estamos a punto de ser aplastados por el Metal Gear Rex que maneja Liquid Snake cuando de repente aparece Gray Fox. Herido y luchando con sus últimas fuerzas, nuestro viejo amigo nos salva de una muerte segura; sin embargo, después de una pequeña (gran) confesión, se sacrifica en su intento por intentar detener la máquina asesina.

Marcándose un Deus ex machina en toda regla, Kojima finiquitó de forma bastante elegante el arco argumental de Gray Fox; sin demasiada épica pero con el dramatismo necesario. La escena en la que Fox confiesa el asesinato de los padres de Naomi Hunter a Snake, su posterior lucha perdida contra Rex y sus últimas palabras sigue siendo uno de los momentos cumbres tanto del primer Solid como de la saga. Snake, no somos juguetes del gobierno ni de nadie más. Combatir era la única cosa para lo que servía, pero al menos siempre luché por aquello que creía.

8. Persiguiendo a Peace Walker (Metal Gear Solid: Peace Walker, 2010)

Metal Gear Solid Peace Walker

Introduciendo los QTE en la saga

La situación: Big Boss se ha enfrentado a Peace Walker, pero la máquina escapa fijando su rumbo a Nicaragua. Para evitar una catástrofe a mayor escala, el legendario héroe persigue al trasto bélico a lomos del antiguo caballo de The Boss. ¿Llegará a tiempo?

Peace Walker introdujo en la saga los QTE (Quick Time Events, situaciones que requieren la pulsación rápida de un botón) con cierta gracia. Hay varios y todos ellos son muy bonitos, pero el que se lleva la palma es este gran momento de acción que requiere martillear el botón Triángulo para esquivar los misiles que van cayendo del cielo. Una trepidante secuencia, de las mejores de la segunda aventura portátil de Big Boss.

7. Infiltrándose en el buque Discovery (Metal Gear Solid 2, 2001)

Metal Gear Solid 2

Snake bajo la lluvia, ¡momentazo!

La situación: 2007, dos años después del incidente de Shadow Moses. Snake y Otacon ahora forman parte de una ONG llamada “Philanthropy” destinada a acabar con los clones de Metal Gear que han ido apareciendo a lo largo del tiempo. Cuando llega información de que un nuevo modelo llamado RAY está siendo transportado en secreto en un buque llamado Discovery, Snake se pone manos a la obra.

Una intro difícil de olvidar: un día lluvioso en Nueva York, en el puente George Washington, una misteriosa figura camina fumando tranquilamente su cigarrillo obviando el infernal tráfico de la ciudad. Esa figura no es otra que la de Solid Snake, que acto seguido se deshace de su chubasquero para saltar (camuflaje óptico activado) hacia el buque Discovery. Todo esto con la impresionante banda sonora de Harry Gregson-Williams de fondo y un ambicioso salto técnico que en su día nos puso los pelos de punta. Las palabras no pueden expresar el emocionante despegue de Metal Gear Solid 2.

 6. Microondas letal (Metal Gear Solid 4: Guns of The Patriots, 2008)

Metal Gear Solid 4

¡Aguanta Snake!

La situación: El buque de guerra Outer Haven está fuertemente protegido. Previo a la sala donde se aloja la IA de GW, se encuentra un pasillo armado con microondas de alta frecuencia; Old Snake se ofrece para cruzarlo…

¿Queréis un momento emotivo en la saga? Pues éste es uno de los más conseguidos. Metal Gear Solid 4 desarrolla muy bien su rol de tragedia interactiva en esta escena, al tener que arrastrar (literalmente) al viejo Snake hacia la salida a golpes del botón Triángulo; Kojima utiliza la pantalla partida para recordarnos lo bien que le está yendo al mal mientras escuchamos la melancólica Love Theme. El dolor, la tensión y la asfixia llegan al jugador de una manera impecable. Lágrimas, chicos.

Share Button

Etiquetas: , , , , , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑