Artículos no image

Publicado el 28 septiembre, 2010 | por Sandor

0

Primeras impresiones: Medal of Honor multijugador

Ha pasado algo más de una semana desde que EA nos invitó a sus oficinas para probar el nuevo Medal of Honor. Ya os habíamos hablado de su campaña y el evento que montaron, pero aún nos queda por contar lo que nos tuvo entretenidos a lo largo de toda la mañana: Su increíble modo multijugador.

Desarrollado por DICE (Saga Battlefield), el aspecto multijugador de Medal of Honor resulta ser casi un juego independiente de la propia campaña. Utiliza el mismo motor gráfico modificado que la campaña y sigue un hilo, en mi opinión, muy lineal con respecto al anterior juego de DICE, Battlefield: Bad Company 2, lo cual no es para nada malo.

Pero en un principio nos contaron las principales novedades y características de este modo multijugador. Serán partidas de 12 contra 12, haciendo un total de 24 jugadores en pantalla. Las posibilidades del motor gráfico dejan la puerta abierta a escenarios abiertos y detallados, y sobre todo, muy destructibles.

La jugabilidad promete ser muy variada. El juego saldrá a la venta con un total de 8 mapas en los que podremos jugar a 4 modos de juegos diferentes. Estos modos son el “Team Assault“, que es el típico deathmatch por equipos de toda la vida. También podremos jugar a “Sector Control“, su propia versión de las partidas de dominación en las que hay que proteger o asaltar un objetivo. En tercer lugar está “Objective Raid“, el modo de juego más rápido e intenso del título. Se juega por equipos, y el objetivo será atacar y defender dos emplazamientos, en cualquier orden. En último lugar, podremos jugar al modo “Combat Mission“, un modo de juego mucho más cinematográfico, en el que se nos contará una historia épica conforme completamos sus eventos y objetivos.

A todos estos modos, hay que añadir la opción de jugarlos en modo “hardcore“: Con fuego amigo, sin regeneración, sin munición, sin puntos de mira… En las versiones de consola, estos modos serán unas listas prefijadas con algunas de estas características activadas, pero los jugadores de PC podrán activar y desactivar a su gusto todas estas opciones, e incluso más, al contar también esta versión con servidores dedicados para el juego online.

De nuevo, Patrick Liu nos insistió en que la pasada beta multijugador de Medal of Honor no había sido una simple “demo” con un nombre diferente, y que habían recabado una gran cantidad de opiniones y sugerencias de los jugadores que la habían probado. Tantas, y algunas tan buenas, que han llegado al título final. Los principales cambios desde la beta han sido el reajuste del retroceso, daño y balanceo de las armas, la detección de los impactos, un cambio importante en el arte y diseño de los mapas y personajes (Tal y como quería la comunidad), se ha modificado el flujo de juego para dar prioridad a las peleas en corta distancia (En palabras de Liu, “Lo más divertido“)… Esta larga lista acaba con una especial mención al cambio de la interfaz (o HUD), algo que todos los jugadores veían demasiado vistoso e incluso que distrae de la acción en sí. Y DICE ha escuchado, y ha actuado en consecuencia, remodelándolo para que fuera mucho menos llamativo y más funcional. Seguramente haya habido más cambios desde la beta, que no nos haya contado, pero nos tendremos que dar cuenta de estos una vez el juego este en la calle y la comunidad vuelva a evaluarlo con puño de hierro.

Antes de dejarnos ya “pelearnos” por el título, Patrick nos volvió a recordar que no cometiéramos el error de pensar en el típico Afganistán desértico, con arena, arena… y alguna que otra cueva. Nos mostró varios ejemplos del juego para quitarnos esa idea, y que nos diéramos cuenta de la variedad que suponía esta localización geográfica. Algunos de los mapas que nos enseño fueron “Garmzir town“, un pueblo rural que combina zonas amplias y coberturas ligeras, “Snowy Tops“, un entorno montañoso y nevado, “Suburbs“, un entorno completamente urbano, y “Kunar base“, un viejo conocido de la beta, que emula a un campamento militar.

 

Antes de ponerme a jugar, busqué al jefe de producto para hacerle un par de preguntas más sobre el tema de moda: El “Project Ten Dollar“. Le pregunté sobre lo que más preocupa ahora mismo a los jugadores:

 “Ahora que 2K ha anunciado el cobro por el desbloqueo del modo online para quienes no posean un código de primera mano… ¿Se sabe ya si Medal of Honor continuará esa tendencia?

La respuesta fue un poco vaga, pero esperanzadora en un primer lugar. “Project Ten Dollar” seguirá presente en Medal of Honor, y seguirá presente de la misma manera en la que estuvo para Bad Company 2. La filosofía tras este código es la de premiar al jugador original, al que ha pagado más por lo mismo (O incluso el que ha pagado, dependiendo de la plataforma), ofreciéndole más contenido que a los demás de forma completamente gratuita. En un principio, no hay motivos para creer que mediante este código se desbloquee algo más allá que algunos mapas extras… Pero todavía queda un largo mes hasta que el título llegue a las estanterías, y nos podemos llevar una sorpresa. Por mi parte, cruzo los dedos para que EA no eche más leña al fuego.

Y al final, por fin, pude echarle la zarpa al juego. La versión que nos enseñaron fue una beta avanzada, para PlayStation 3, y tuvimos la opción de ir jugando una partida tras otra, probando diferentes mapas y modos elegidos por la maquina. Si queréis mi opinión resumida, es muy simple. Medal of Honor en multijugador es Battlefield Bad Company 2, pero mejorado a lo grande.

Jugaremos siempre por equipos, en entornos muy variados y, en general, bastante amplios. Seamos del equipo que seamos, apareceremos en la partida en uno de estos tres roles: Infantería, Comando y Francotirador. Cada uno de estos roles resulta excelente en un tipo de combate (Medio, corto y largo alcance, respectivamente), y es totalmente personalizable, pudiendo elegir entre una gran variedad de armas con diferentes opciones de ajuste. Podremos cambiar el punto de mira con el que apuntaremos, el tipo de munición que dispararemos, o incluso accesorios para el cañón, o diferentes gadgets. Es de suponer que toda esta variedad armamentística se vaya desbloqueando de la misma manera que en el Bad Company 2, conforme vayamos consiguiendo experiencia, y subamos de nivel.

El juego en sí resulta muy dinámico y divertido, incluso en los modos de juego más convencionales. Haciendo la obligatoria comparación con Bad Company 2, Medal of Honor ha sabido subsanar los mayores problemas del anterior juego de DICE. Se acabaron los francotiradores con morteros (Ahora estas armas especiales tendrán que adquirirse por tener una racha de bajas, y solo duraran un uso), y las porciones de nivel extensas y vacías. No hubo ni un solo mapa que probásemos que no tuviera mil maneras y recovecos para llegar al mismo lugar, sin tener que descubrirse o asomar la cabeza para regocijo de los francotiradores enemigos.

El juego también ha sido modificado con respecto a Bad Company 2 para ser mucho más agresivo y autojugable. Me explicaré: Si habéis jugado a Bad Company 2, seguro que recordáis que las partidas eran mucho más fáciles de ganar (O de perder), en el momento en el que uno de los equipos se organizaba mejor que el otro, y contaba con varios jugadores en roles de apoyo como médicos o ingenieros. Al eliminar estos roles en Medal of Honor, y dar una mayor independencia a los jugadores con respecto al resto del equipo, es mucho más sencillo ser un desastre, yendo cada uno por su lado, y pese a todo ganar la partida. Otro de los detalles que se han perdido entre el cambio de una saga a otra, ha sido el genial “muro de la vergüenza” de Bad Company 2, en el que se acumulaban los dog tags de los jugadores a los que habíamos acuchillado. Medal of Honor no resulta tan gratificante a la hora de matar a otro jugador por la espalda y con cuchillo… A no ser que formemos parte de un equipo concreto.

Si cuando juguemos como talibanes, intentamos acuchillar a otro, veremos que el arma que sacamos es… ¡UN HACHA! ¡UNA TREMENDA HACHA DE MANO! ¡Larga vida al hacha justiciera!

En conclusión, parece que EA ha dado en el clavo con su estrategia de dividir el juego en sus diferentes aspectos y mandar cada proyecto a desarrolladores independientes, para conseguir los mejores resultados posibles en cada campo en el tiempo que se les ha dado. DICE está consiguiendo pulir el modo multijugador que comenzó a desarrollar con los Bad Company, mejorándolo y adaptándolo a las preferencias de los jugadores, asegurando un producto completo y refinado, cuya calidad no se ha visto comprometida por las exigencias del calendario y la necesidad de trabajar en un modo historia. Estad muy atentos cuando Medal of Honor salga el próximo 14 de Octubre para PC, PlayStation 3 y Xbox 360, porque su modo multijugador promete darnos muchas, muchísimas horas de entretenimiento con nuestros amigos.

Share Button
The following two tabs change content below.

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑