Analisis no image

Publicado el 5 abril, 2012 | por Chugo

1

Primeras impresiones de la Beta de ‘Diablo III’

Han tenido que pasar 12 añazos hasta que Blizzard se decidiera a continuar con una de sus sagas más míticas: Diablo. Ya vimos que la espera para con Starcraft II mereció la pena, solo falta ver si seguirán cumpliendo las expectativas con Diablo III. A continuación pasamos a hacer un análisis de lo que nos ha parecido su versión beta, no sin antes recordaros que saldrá a la venta el próximo 15 de Mayo.

Por Mauser

Historia.

Con ‘Diablo 3‘, Blizzard nos devuelve una vez mas tras una larga y esperemos que merecida espera al antiguo y tétrico mundo de Santuario. La acción nos sitúa cerca de Nuevo Tristam 20 años después de los hechos ocurridos en Diablo 1 y 2 tras la derrota de Baal en el monte Arreat. El viejo conocido de la saga, Deckard Cain, último humano de la orden mágica Horadrim, destinada proteger el mundo del mal y su ahijada y sobrina Leah se encuentran en las ruinas de la antigua catedral de Tristam. Deckard, convencido de que el mal resurgirá pronto, se haya investigando en antiguos manuscritos en busca datos que le iluminen ante el inminente advenimiento del mal. Leah por su parte se mantiene un poco escéptica hasta el momento en que la primera señal les cae literalmente del cielo. Un meteoro al que se conocerá como “la estrella caída” impacta contra la catedral, hundiéndose en las profundas criptas que antaño albergaron la prisión del mismísimo Diablo, arrastrando consigo a Deckard. Leah consigue salvarse y huye a Nuevo Tristam en busca de ayuda, es ahí cuando nuestro héroe entra en accio. Habiendo visto la estrella caer del cielo nuestro intrépido héroe se dispone a investigar adentrándose en un mundo cada vez más peligroso, teticro y misterioso. La caída del cometa a despertado a las oscuras criaturas que yacían adormecidas en es estos oscuros páramos. No-muertos, abominaciones, demonios y demás entes sobrenaturales comienzan a emerger de las profundidades asolando cuando encuentran a su paso y asediando Nuevo Tristam con una terrible plaga que transforma a los hombres en bestias putrefactas.

Como veis el universo Diablo se presenta más extenso que nunca, siendo este primer párrafo una mera introducción de lo que en el juego apenas son 15 minutos y dejando entrever lo que nos planteara más adelante. Cada personaje que nos encontremos tendrá una pequeña historia que contarnos que dará más carisma si cabe al juego. Además, cuando nos encontremos una nueva criatura se nos abrirá un pequeño icono que mediante audio nos narrara brevemente el origen y características de esa criatura de la mano de algunos sabios como el propio Deckard. También encontraremos algunos libros que podremos leer para saber más sobre ciertas zonas como la catedral o el propio cementerio.

Como de costumbre los entornos están bien trabajados creando la atmosfera tétrica y oscura tan peculiar de la saga, acompañado con una buena y muy adecuada banda sonora a la altura de lo que suele conseguir Blizzard en sus juegos. Los veteranos de anteriores entregas se encontraran a sus anchas con esta ambientación, muy similar a las anteriores pero actualizada a nuestros tiempos incluyendo gran variedad de detalles que dan aun más personalidad al mapeado. Por ejemplo encontraremos muertos que trepan desde profundas grietas en el suelo, que emergen de entre los arbustos para emboscarnos o incluso capaces de salir de sus tumbas y rodearnos de forma masiva.

Las misiones se sucederán de una forma muy similar al Diablo 2, pero con una carga bastante más amplia a nivel de trasfondo, en la cual nos iremos adentrando en misterios tales como el pasado de los padres de Leah, la locura del antaño Rey de Tristán, o los entresijos de la antigua guerra entre el bien y el mal dando en conjunto una historia muy rica e interesante.

Jugabilidad.

En cuanto a la jugabilidad aunque a primera vista pueda parecer un juego sencillo no lo es cuando se profundiza. Blizzard hace gala de uno de sus principales lemas “La jugabilidad lo primero” y nos presenta un juego muy ágil e intuitivo. Comenzando por la creación de personajes podemos elegir entre 5 tipos distintos tanto masculinos como femeninos:

  • El bárbaro: Conocido de la segunda entrega. Un coloso del combate cuerpo a cuerpo que hara las delicias de todos cuantos recuerden las palabras “aplastar enemigos, verlos destrozados, y oír el lamento de sus mujeres”.
  • El monje: La una de las nuevas clases jugables orientado también al combate cuerpo a cuerpo pero de una forma diferente.
  • El mago: Otro viejo conocido de la saga muy similar a su anterior versión, lleno de poderes arcanos con los que destrozar masivamente a nuestros enemigos.
  • El cazador de demonios: Otra de las clases nuevas y quizás una de las más atractivas. Esta especializado en acabar con los enemigos mediante el uso de ballestas dobles, arcos y trampas.
  • El médico brujo: Otra más de las nuevas incursiones. Especializado en magia oscura, esbirros y venenos. Aporta un toque fresco y original.

 

 

 

Quizás para algunos sea una pega pero en este punto la personalización es prácticamente nula, nuestro personaje mantendrá su aspecto predefinido igual que ya hiciera en anteriores entregas. Como mucho podremos cambiar nuestro estandarte, que será nuestra insignia cuando entremos en una partida multijugador y tiene una variedad de personalización bastante extensa y ampliable mediante logros. Una vez dentro tendremos.

Una vez dentro del juego nos encontraremos varias peculiaridades. La primera de ella es el método de combate y movimiento. Lejos de los típicos juegos actuales no usaremos ni las flechas ni el WSAD para movernos, si no el ratón, mantenemos clicado el botón izquierdo del ratón y nuestro personaje se moverá y hará los giros inmediatamente hacia esa dirección.

Para combatir tendremos 2 ataques básicos, correspondientes a ratón izquierdo y derecho ( al pulsar sobre un enemigo atacaremos en vez de movernos) y 4 ataques secundarios. Para cada uno de estos “slots” tendremos una rama especializada de magias y habilidades y luego para cada una de ellas tendremos una gran variedad de runas que cambian totalmente su uso. Durante el combate podremos cambiarlas en cualquier momento pero al seleccionar una nueva, esta entra en tiempo de reutilización, tardando unos segundos que se pueden hacer eternos en los combates más intensos. Este sistema en cierto modo nos obliga a escoger la mejor combinación de habilidades, pasivas, defensivas y ofensivas para cada tipo de encuentro. Además podremos elegir hasta 3 habilidades pasivas de entre un total de 15. Si a esto sumamos las partida multijugador la cantidad de posibilidades a la hora de preparar tus ataques y las de tus compañeros en sintonía es inmensa, dando al juego una profundidad estratégica notable.

Añadido a esto durante los combates cada vez que derrotemos a un enemigo habrá una posibilidad de que nos deje una pequeña pócima de sanación que al pasar por encima nos curará nuestras heridas. Esto nos ayudará mucho ya que las pociones de sanación que nosotros llevemos encima tienen un tiempo de reutilización de 30 segundos. Para ayudarnos en nuestra lucha contaremos con mercenarios que poseen habilidades propias únicas y a los cuales podremos equipar con objetos de nuestro inventario.

Por otra parte saliendo de los combates tendremos profesiones para desarrollar como la herrería para crear armas y armaduras, o la joyería para engarzar nuestras armas como ya se hiciera en Diablo 2 : Lord of Destruction. Estos objetos creados tendrán cualidades aleatorias en muchos casos siendo generalmente distintos entre sí. Además tendremos el apartado que mas interes ha suscitado entre ciertos sectores, la casa de subastas. Fuera del juego, en la pantalla de selección de nuestro personaje, además de funciones sociales, revisar logros equipamiento y demás, tendremos la casilla que se corresponde con la casa de subastas. En ella podremos vender nuestros objetos tanto por dinero del juego, como por dinero real que luego podremos canjear por productos de la Blizzard Store.

En cuanto al multijugador, en cualquier momento podremos abrir una de nuestras partidas al público, dando cabida para hasta 4 jugadores en total. Como de costumbre la dificultad irá en aumento con cada nuevo jugador añadido. Para dar más aliciente a este tipo de juego nos encontraremos eventos en las típicas dungeons que tendremos que solventar con éxito para obtener recompensas de gran calidad y abundante oro. El reto irá en aumento según incrementemos los niveles de dificultad hasta un total de 4: Normal, Pesadilla, Infierno y Averno.
También contaremos con arenas jugador contra jugador, pero esta característica no se implementará en el lanzamiento y tendremos que esperar a un no lejano parche.

Por último contaremos con un rico sistema de logros que nos irán acompañando durante el progreso de las partidas añadiendo un hándicap extra a la hora de enfrentarnos a los enemigos.  Esto no es más que un esbozo de todas las posibilidades que nos presenta ‘Diablo 3‘, pero es mejor resumirlo un poco y dejar ciertas sorpresas para los jugadores.

Apartado Técnico.

El apartado técnico de Diablo 3 quizás resulte para muchos su parte más floja. La sensación al primer golpe de vista cuando entramos al juego es más bien pobre. Texturas poco coloridas y con escasa nitidez además de unas animaciones a primera vista algo pobres. Hay que ir avanzando cada vez más para darnos cuenta de la potencia visual del juego, que sin ser técnicamente una maravilla nos da entornos sumamente ricos en pequeños acabados y detalles sin los cuales la ambientación no estaría tan lograda.

La cantidad de polígonos en pantalla aumenta según avanzamos en la historia llegando a tener numerosos objetos con los que interactuar tales como tumbas o jarros que se rompen, lámparas o muros que derribar contra nuestros enemigos. Junto con este aumento llegan los detalles, sus texturas son sumamente ricas así como la decoración. Grandes estatuas, puentes, columnas sumamente bien trabajados amenizaran nuestras masacrares en los oscuros y laberinticos subterráneos de Santuario.

Las animaciones también van mejorando según ganamos habilidades y magias cada vez más espectaculares. Hay ataques tan llamativos como lanzar jarros llenos de arañas, novas que congelan todo a su paso, torbellinos de hielo etc. Esto sumado a los asaltos masivos de nuestros enemigos que pueden emerger de entre la tierra, las paredes, trepar, correr, teletransportarse o invocar aliados ( por nombrar una pequeña cantidad de sus posibilidades) crean combates muy espectaculares y emocionantes.

Finalmente el motor cumple a la perfección uniendo impresionantes efectos, magias, enemigos a los combates con un rendimiento óptimo en todo momento. Acompañando a esto tendremos sus clásicas y siempre sorprendente cinemáticas y la ya mencionada banda sonora que resulta un apoyo imprescindible e idóneo a la ambientación.

Conclusión

En coclusion Blizzard recupera con fuerza uno de sus clásicos mas intemporales el cual hará las delicias tanto de los jugadores veteranos que hace ya 12 años se engancharan a él, como de los jugadores que se introduzcan en la saga por primera vez. Desde el sistema de juego hasta la ambientación y la historia han sido respetados y tratados con mucho cuidado y mimo por parte de sus desarrolladores para darnos una experiencia jugable tan agradable como la que nos dio Diablo 2.

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki.

Etiquetas: , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑