Analisis God of War

Publicado el 24 enero, 2019 | por Chugo

0

God of War, un cambio inesperado y necesario

God of War ha tenido el honor de ser galardonado con el premio Juego del Año durante The Game Awards. Aunque he jugado a la saga, no soy un gran aficionado, y tanto ese premio, como las críticas positivas, como una buena oferta, han hecho que me haga con el juego y le di una merecida oportunidad.

Ahora os vengo a contar mis impresiones respecto a este renacer de Kratos que tanto ha dado qué hablar.

La narrativa más potente en años

Y es que es la única palabra que se me ocurre para describir la narrativa: potente. Es interesante que la premisa no sea épica ni grandilocuente, si no una historia mucho más íntima y personal. Los primeros pasos de esta historia comienzan con el funeral de la madre de Atreus, el hijo de Kratos. Un arranque lacónico, sin apenas diálogos, que evidencian el abismo entre un padre y un hijo cuando se ha ido su principal puente: la madre del chico y la mujer que amaba Kratos. Se nota la madurez de los creadores del juego, que han pasado de contar historias de hijos furiosos, a la de padres preocupados.

God of War

Este nuevo God of War presenta una historia sobre la madurez, es un viaje entre un padre y un hijo que apenas se conocen. Pese a que el personaje que controlamos sea Kratos, el verdadero protagonista y motor de la historia es Atreus. A través de sus ojos es gracias a quien conocemos los entresijos de la historia, el misterioso pasado de sus padres y toda la mitología nórdica que se despliega ante nosotros.

A medida que avanza la historia ves cómo evoluciona la relación padre e hijo. No con grandes discursos o diálogos, si no con pequeños detalles y gestos. En los primeros momentos el espartano apenas se atreve a poner la mano en el hombro para reconfortar a su hijo, y ver cómo la situación cambia es un triunfo casi más importante que haber acabado con el más grande de los jefes finales.

Y es que otro de los aciertos de God of War es el cambio de aires. Dejamos al viejo panteón griego para acercarnos al de los dioses de Asgard. Han sabido encajar a los personajes muy bien en este panteón. Digamos que no es el punto de vista tradicional y popular en el que los dioses nórdicos son los buenos de la historia, si no que han buscado otro punto de vista menos convencional.

Renovando las mecánicas de juego

La saga God of War tradicionalmente ha sido siempre un hack and slash, un “machacabotones”. Y es precisamente por esto que no he sido un seguidor fiel de la saga, no es de mis géneros favoritos. Y el cambio que ha hecho esta nueva entrega también ha tenido su alcance en la manera de jugarlo.

Hay que aclarar que sigue siendo un hack and slash, pero con ligeros cambios. La cámara baja hasta el hombro del protagonista, tiene un sistema de progresión a base de puntos de experiencia y árbol de habilidades más cercano al RPG. También contamos con un nutrido elenco de equipamiento y mejoras para personalizar a nuestros protagonistas  para que se adapte a nuestra manera de jugar.

Sin llegar a ser un mundo abierto, God of War si que deja bastante libertad de exploración. Partimos de un “cluster” central desde el que podemos visitar varias zonas, e incluso varios reinos de la mitología nórdica. Pero no encontraremos muchos personajes no jugadores o inabarcables zonas para explorar. Si que es cierto que los distintos caminos tienen muchas ramificaciones y atajos, podríamos decir que tiene más elementos de metroidvania que de mundo abierto. Pero quiero recalcar que el mapeado es muy grande y plagado de detalles, lo suficiente como para perderse horas recorriendolo.

Otra de las virtudes de las mecánicas de juego de God of War es Atreus. El hijo del espartano se une al club de “compañeros no molestos en un videojuego”. Atreus se aparta de tu camino para no interrumpir tu avance, a medida que sube de nivel y avanza el juego es más y más útil en combate. Te avisa cuando  te intentan flanquear, derriba enemigos y puede abatir a los rivales a flechazos. Además es clave para resolver puzles que nos permitan avanzar.

God of War no es un juego fácil, no voy a venir con que esta entrega es el “Dark Souls” de los God of War.  El juego exige al jugador que domine los diferentes combos, y que haya hecho un correcto trabajo a la hora de pertrechar tanto a Kratos como a Atreus. Pese a lo que pueda parecer Kratos es bastante frágil, y en el momento que no dominas la situación de un par de golpes puede morder el polvo. De hecho hay enemigos no particularmente fuertes que de un golpe acaban contigo. Así que el juego no perdona los errores, aunque tampoco es injusto ni frustrante porque una vez aprendido los patrones de movimientos y con un poco de pericia, no hay enemigo imbatible.

Las luces del norte

Desde ciertos sectores del mundo del videojuego se ha criticado bastante el aspecto gráfico de God of War. Se ha hablado de downgrades, que no es lo que se prometía, etc. Yo solo puedo hablar desde mi experiencia personal respecto al juego. He jugado con una PS4 normal, y no he sufrido ningún problema de rendimiento, ni bajada de framerate y ni tiempos de carga especialmente largos.

El equipo de Santa Monica Studios ha puesto especial cuidado en el detalle. El modelado de personajes es particularmente bueno, y es que fijarse en los pliegues de la ropa, o las arrugas del propio Kratos es un verdadero despliegue de buen hacer técnico. El mismo buen hacer han tenido con los escenarios, y es que aun sin ser un mundo abierto, tiene suficientes zonas muy variadas entre ellas para que no se hagan monótonos los parajes nórdicos.

En cuanto al apartado artístico no se han limitado a lo clásico. Los Aesir no van con armaduras y cascos con cuernos, se han decantado por un aspecto un poco más tribal pero sin perder la esencia de los mitos en los que se inspiran. Kratos con unos cuantos años más, con la barba y su mirada, que otros tiempos albergó furia, ahora está cansada, encaja muy bien con este cambio de panteón.

En cuanto al trabajo de localización llega tanto con textos como con voces en español. El trabajo de los actores de doblaje es particularmente bueno, desde la voz cascada y seca de Kratos, hasta la infantil de Atreus pasando por los divertidos tacos y excentricidades de los dos hermanos enanos. La música está muy inspirada, como no podía ser de otra forma, del folclore escandinavo, con coros y percusión que le vienen como anillo al dedo.

God of War

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki. Nunca me canso de hablar de cines, series, videojuegos o cómics. Siempre intentando estar al día de las últimas novedades.
God of War, un cambio inesperado y necesario Chugo

Después de darles vueltas, creo que no tengo nada negativo relevante que decir de God of War. Me parece que tiene más que merecido el título de Juego del Año. Funciona muy bien como juego independiente, e incluso como inicio para una nueva saga. Si no has jugado a los otros God of War, no te preocupes que lo vas a disfrutar, y si los has jugado, ya deberías estar jugando.

5

Juego del Año


Voto del público: 0 (0 votos)

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑