Artículos no image

Publicado el 2 febrero, 2013 | por Sandor

0

Analizamos el rendimiento de ‘Call of Duty Black Ops 2’ en PC

Desde hace unos meses, vivimos una situación bastante excepcional con respecto a los videojuegos, y sobre todo, al hardware. La longevidad de esta generación de consolas, que se acerca ya a los 8 años de vida sin un hardware novedoso que sea capaz de volver a ilusionarnos como jugadores (Lo sentimos NintendoWii U está demostrando por méritos propios que no se puede considerar como “next gen”) ha hecho que los jugones vuelvan la vista al PC, buscando nuevas experiencias, y sobre todo, más espectaculares que las ofrecidas por las actuales consolas de sobremesa.

Sin duda, Battlefield 3 supuso un punto de inflexión en esta situación, enseñándonos que había vida más allá de las consolas, y que EA, por una vez, parecía estar más dispuesta de hablar de los compatibles como plataforma con futuro, en lugar de como “ese lugar de piratas sin sentimientos”. Este cambio pilló con las defensas bajas a Activision, que nos obsequió con una nueva entrega de Modern Warfare que, en el terreno del PC, no tenía ni punto de comparación con la sinfonía de destrucción visual que nos ofreció EA. Sin embargo, ha pasado un año, y dejando ya atrás la locura de la temporada navideña, poco a poco el tiempo pone a cada uno en su lugar. Por un lado, EA ha reconocido el tremendo fracaso que ha supuesto el renacer de la saga Medal of Honor, siendo el actual Warfighter un ejemplo de ejercicio inacabado de cómo hacer un videojuego de segunda categoría, incapaz de mantener el nivel que se autoimpuso la compañía con Battlefield. Tan solo nos queda una pregunta por resolver… ¿Ha aprendido Activision de los pecados cometidos por Modern Warfare? ¿Tienen los jugadores de PC motivos para pensar que su nuevo Call of Duty es algo más allá de un port rápido de consola?

Antes de meternos en harina, conviene confirmar el hardware sobre el que hicimos funcionar el juego para nuestras pruebas. Las capturas de pantalla que acompañan este artículo corresponden a como se ve el videojuego en PC con las opciones de sombras en calidad alta, las texturas en calidad extra, incluyendo un filtrado de alta calidad y antialiasing CSAA x16, aplicando también FXAA y habilitando las opciones de oclusión ambiental y un nivel alto del efecto de profundidad de campo, a la vez que “maltratabamos” nuestra potencia de cómputo al indicarle al motor del juego que nos generase la mayor cantidad posible de cadáveres y otros elementos en pantalla. Esta configuración ha estado funcionando sobre un ordenador con un procesador Intel i5 2500k, una tarjeta gráfica Nvidia GTX570 y 16 gigas de memoria.

En primer lugar, cabe destacar que en ningún momento notamos ningún bajón en el rendimiento. Si bien puede resultar una obviedad, teniendo en cuenta que Black Ops 2 sigue utilizando el mismo motor gráfico que el primer Modern Warfare, hay que señalar que siempre experimentamos una tasa de frames superior a 60, llegando incluso a picos de más de 100 frames, permitiéndonos ver siempre una imagen fluida a 1080p, una realidad muy lejana de los 30 fps que se obtienen en las versiones de consola (incluyendo la más reciente versión de Wii U) a su resolución “cuasi-HD” de 880×720 píxeles. Esto también garantiza que los usuarios de PCs más humildes tengan un amplio margen de maniobra para ajustar la configuración del juego para sacar lo máximo posible de sus equipos, evitando así la sensación de necesitar un supercomputador para obtener unos resultados aceptables en el apartado gráfico.

El año pasado, con Modern Warfare 3, quedó claro que Infinity Ward eran unos maestros de las apariencias, sabiendo perfectamente en dónde concentrar sus esfuerzos para dar una sensación de calidad gráfica excepcional, a cambio de bajar el nivel de otros elementos, una técnica tremendamente efectiva en las versiones de consola, pero que en cuanto subíamos la resolución del título y lo poníamos a funcionar en nuestros compatibles, se ponía de relieve… y no en el buen sentido. No obstante, queda claro que los chicos de Treyarch aprendieron de la técnica, además de los errores cometidos en las anteriores versiones, ofreciéndonos una nueva visión sobre esta manera de hacer videojuegos.

Si tuviéramos que quedarnos con un sólo detalle de entre todas las mejoras que incluyen esta versión para PC, sería la calidad de sus texturas. Resulta simplemente impresionante el nivel de detalle que se ha alcanzado, sobre todo, en los personajes, consiguiendo una caracterización perfecta de los actores que interpretan a los soldados de la familia Mason, o al malévolo Menéndez. Es cierto que esto provoca un efecto muy extraño en algunos momentos, visible incluso en las capturas que incluimos en este artículo, ya que no nos costará ningún es fuerzo encontrar elementos del escenario que no tengan ni un cuarto de la definición y calidad que uno solo de los ojos del personaje que tenemos delante: Piedras compuestas por un par de triángulos, paredes de ladrillos planos… Basta con congelar la acción para darnos cuenta de hasta que punto llega la maestría de Treyarch a la hora de hacernos mirar a donde quieren que miremos. Esto se repetirá a lo largo de todo el juego, siendo especialmente llamativa por ejemplo la distancia de dibujado del nivel. En algunos momentos, como el nivel de infiltración en una fortaleza controlada por Cordis Die, seremos capaces de ver con todo detalle prácticamente todo el castillo, coincidiendo precisamente con los momentos en los que nosotros, como personaje en el juego, queramos asomarnos para ver a qué nos estamos enfrentando. En otros momentos, sin embargo, como la misión en el desierto, esta distancia de dibujado se verá drásticamente recortada en forma de una sutil niebla… pero, estando a lomos de un caballo, y siguiendo a nuestros compañeros mientras cargamos contra un tanque, ¿quién tiene tiempo de ponerse a buscar detalles en el horizonte?

Como conclusión, personalmente, sigo prefiriendo la inversión que ha realizado EA y Dice en su motor Frostbite. La calidad gráfica de Battlefield 3 (y cabe esperar de las sucesivas iteraciones que utilicen este motor) no se basan en las simples apariencias y en el cálculo milimetrado del foco de atención del jugador, sino que es tecnología pura y dura, toda una garantía de futuro, y a la larga, una mejor calidad global, pero no se puede negar el gran salto que ha dado Treyarch en esta nueva iteración de Call of Duty, manteniendo su espectacularidad sin defraudar a los usuarios de PC. Ya lo decíamos en su análisis, y es que Black Ops 2 ha tenido la valentía de poner la primera piedra de un camino lleno de cambios, y que seguro que acabará transformando a la franquicia en su totalidad. Y su versión de PC es uno más de estos cambios… esta vez, a mejor.

Share Button
The following two tabs change content below.

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑