Analisis no image

Publicado el 22 noviembre, 2010 | por Chugo

0

Analisis Xbox360: Fable III

¡Que viva la Revolución!

Fable III retoma la historia 50 años después de los hechos sucedidos en el Fable II, en una Albión sumergida en un importante proceso de industrialización. A diferencia de entregas anteriores, en Fable III no empezamos a manejar a nuestro héroe desde su tierna infancia, si no que la acción empieza con él algo crecidito. Somos el hijo pequeño del antiguo Rey, el protagonista de Fable II, que una vez muerto ahora reina, nuestro hermano mayor, Logan con puño de hierro toda Albión.

Una mañana después de sufrir en carne propia la crueldad de nuestro tiránico hermano, y con ayuda de Walter, un veterano soldado, y nuestro fiel e ingenioso mayordomo Jasper, decidimos huir del castillo y tomar la firme decisión de derrocar a Logan. Empezamos con pocos aliados, pero a lo largo de nuestra aventura reuniremos hombres y mujeres que nos ayuden a luchar por la libertad y la justicia en todo el reino. En eso se basará el juego, haremos misiones para todos y cada uno de los potenciales aliados para la revolución. Pero Fable III no trata solamente de derrocar a nuestro malvado hermano e instaurar la paz y la justicia, si no que como en todo buen juego de aventuras nos tendremos que enfrentar a un mal más poderoso de lo que podamos imaginar y salvar el reino.

De primeras puede parecer la típica historia, de tinte épico y llena de drama, pero nada más lejos de la realidad. Fable III sigue la estela de Fable y Fable II, gozando de un sentido del humor soberbio, que en más de una situación hará que esbocemos alguna sonrisa y que incluso nos lleguemos a reir a carcajadas. El sentido del humor se ve sobretodo en las misiones secundarias, pondré como ejemplo una en la que acabé encontrando un “Condón Legendario de los Dioses +5” con la descripción “Forjado en los fuegos del infierno para su inmenso placer“. Personalmente me pareció una de las misiones más divertidas, tres personajillos utilizan un hechizo con el héroe y acabamos en una partida de rol a la antigua usanza. Rescatamos a la princesa, acabamos con el malvado barón y todo ello con un gran sentido del humor.

El Héroe

Desde que oimos hablar por primera vez del nuevo Fable recalcaron mucho en que todas nuestras acciones tienen consecuencias. Podemos ser un héroe o un villano, traer la esperanza al reino o ser un tirano todavía peor que nuestro hermano. Para medir toda esta evolución tenemos un camino místico llamado el Camino al Reinado, donde nos enseñan los aliados que hemos reclutado, lo que nos falta para llegar a gobernar e incluso las habilidades que vamos adquirdiendo.

Estas habilidades vienen en forma de cofres, y se pueden comprar con Sellos del Gremio. Éstos se consiguen eliminando a enemigos, completando las misiones y con las relaciones sociales, con ellos podemos comprar nuevos “paquetes” de expresiones sociales, más potencia en las armas de cuerpo a cuerpo o disparo, nuevos hechizos, etc… Los Sellos del Gremio que no hayamos invertido en el Camino al Reinado podemos perderlos si nos derriban en un combate, en Fable III no existe la muerte, así que como castigo avanzamos más lentamente. Peter Molyneux ya declaró que no le gustaba la idea de la muerte en los videojuegos, pero para añadir un poco de dificultad quizás debería haber castigado más duramente el caer en combate, ya que ni tenemos que volver a un checkpoint ni hay que reiniciar el combate, simplemente perdemos los Sellos del Gremio y nos volvemos a levantar.

No es indispensable, pero las relaciones en Fable III son un gran aliciente para el juego. Como en los anteriores podemos casarnos, tener hijos, establecer amistades, etc… A nivel de juego las grandes amistades solo se traducen en que de vez en cuando te dan regalos, como ropa, pociones, tatuajes, objetos secundarios que nos ahorraran un dinero. Con la familia (mujer o marido e hijos) sucede lo mismo, pero con un poco más de trabajo. Para casarnos hay que comprar el anillo, y antes de que te den el “si quiero” hay que comprar una casa, como anécdota tambien decir que hay que asegurarse de que la “afortunada” nueva esposa sea heterosexual. Por que estuve un buen rato intentando casarme con alguna de las del Pueblo de los Moradores al principio del juego, con la suerte de que cada una con la que lo intentaba era lesbiana.

Una vez enamorad@ nuestro objetivo y casados y con casa, siempre podemos ir a la cama a pasar un buen rato, sin protección tienes probabilidades de acabar con un churumbel. Tanto con las amistades, como con la familia, te darán algunas Misiones de Relación, que suelen consistir en ir a algun lugar a entregar un paquete, o a buscar alguna joya perdida a algún páramo desierto lleno de enemigos. Te dán Sellos del Gremio y mejoras tu relación con esa persona, haciendo que te dé regalos más a menudo. Con los hijos es algo más complicado, como consejo os diré que nunca os deshagáis de los juguetes que encontréis en vuestras aventuras, si tenéis un hij@ os pedirá cada poco un nuevo juguete. En definitiva tener mujer e hijos acaba significando que tendrás que gastar dinero en ellos para pagarles la manutención y que tendrás que hacer bastantes Misiones de Relación con los hijos para darles regalos.

El Refugio

Otra de las novedades del Fable III es la original y completa desaparición de la “pausa” tal y como la conocemos. Al pulsar el botón Start nuestro Héroe será teletransportado a una serie de habitaciones que hará las veces de menú de pausa. En la sala principal de El Refugio podemos acceder a un nuevo y mejorado mapa, que nos permite viajar por todo el mundo, ver las misiones disponibles y es una forma rápida de gestionar nuestras propiedades inmobiliarias (tiendas y casas). En la sala principal de El Refugio, aparte del mapa hay algún que otro apartado, por ejemplo en las paredes están las promesas que hemos ido haciendo a nuestros aliados durante la partida. También el pequeño rincón donde nuestra fiel mascota descansa y un atril para los regalos que hemos recibido. Por ultimo un pequeño panel donde podemos configurar las opciones del juego y grabar partida.

Por otro lado tenemos la habitación que podríamos llamar “el vestidor”. Todo lo relacionado con el aspecto de nuestro Héroe podemos modificarlo en esta habitación. No sólo la ropa y artículos, si no que hay toda una variedad de tatuajes, peinados, tintes para la ropa y el pelo. Todo ello está expuesto en una serie de maniquíes, y todo lo que nos probemos como siempre estará bajo la atenta mirada de nuestro querido mayordomo Jasper, que no dudará en mofarse de nosotros si nuestro aspecto es algo ridículo. El mismo funcionamiento tiene la armería, allí se puede escoger el conjunto de armas que queremos llevar, en las de cuerpo a cuerpo podemos escoger entre la espada y el martillo, y de disparo la pistola o el trabuco. Las armas van evolucionando a medida que vayamos jugando y su aspecto dependerá de nuestras acciones, si ayudamos a los demás y hacemos buenas acciones nuestra espada refulgirá con una hermosa luz, sin embargo si somos los chicos malos la cosa cambia y mucho. En la armería tambien se utiliza para escoger los hechizos que llevaremos con nosotros. Ya no llevaremos toda una lista de hechizos durante el combate, si no que podemos escoger dos y combinarlos según nos convenga.

Otra sala importante es la del Tesoro, una sala donde se van acumulando las riquezas que vayamos obteniendo, junto con un detallado libro de contabilidad que hace un seguimiento de nuestros gastos e ingresos durante la partida. También en esta sala están todos los trofeos que hemos acumulado a lo largo de las partidas, por norma general suelen ser la recompensa de misiones importantes, no tienen un valor real, son algo meramente testimonial. Por último tambien podemos ver en la pared la lista de Logros realizados, no es que sea muy relevante ya que podemos verlos en el menú habitual del dashboard de la Xbox 360, pero es un detalle de agradecer. En la última habitación tenemos la sala para el multiplayer, donde se puede buscar a otro héroe con el que interactuar y jugar la historia en cooperativo.

Salvando el reino

Sencillez es la palabra más apropiada para describir el sistema de combate en Fable III. No lo veo como algo malo, pero como jugador de RPG habitual habría agradecido algo más de complejidad en el control. Simplemente con la X atacas, si dejas el boton apretado te cubres, y si mueves el stick mientras lo aprietas haces una floritura. Al igual pasa con el combate a distancia apretando la Y, con el añadido de que si pulsas LT se activa la mira y puedes disparar a lo que quieras.

Al no haber una lista de conjuros como en los anteriores, en Fable III combinamos algunos de los que tenemos disponibles, por ejemplo si combinamos Vórtice y Fuego, acabamos con un tornado de fuego, cada conjuro tiene sus propias posibilidades. Simplemente hay que dar al botón B para cargar el hechizo de área, si lo dejamos apretado será más potente, y si movemos el stick en vez de área se le aplica solo a un enemigo. Por último en lo referente al manejo del combate hay que mencionar a la A, que es el botón para esquivar los ataques enemigos o para alejarnos de ellos. Tambíen tenemos la ayuda inestimable de nuestro perro, automáticamente nos ladra avisándo de tesoros ocultos y escondidos, además también remata a los enemigos caídos por nosotros, en el juego desde luego que es nuestro mejor amigo.

Si algo caracteriza en general a este juego es casi la ausencia de barras o menús durante el gameplay. En el combate solo aparece el menú de la cruceta si necesitamos utilizar alguna poción, y dado que morir es difícil y con pocas consecuencias yo personalmente no gasté demasiadas pociones. Esto conlleva a que no haya mucha variedad de pociones, y que los efectos de la comida, tan importantes en el aspecto físico de las entregas anteriores, no sean tan importantes. Por último en lo referente al combate, descataría un punto negro dentro del juego, la variedad de enemigos es bastante escasa. Nos enfrentaremos en su mayoría a Hobbes (una especie de goblins), a Huecos (esqueletos) y a los bandidos, cada uno de estos grupos de ataque suele componerse por un grupo de unidades débiles, otro de unidades de élite menor que el anterior, y uno o dos campeones que serán los “problemáticos”. Aparte de estas tres razas como mucho nos enfrentaremos a las sombras, furias de las arenas o balverinos, pero en misiones puntuales.

A la hora de las relaciones sociales olvidaros de las clásicas opciones cerradas para hablar, aquí sin más daremos a un botón para una acción. Normalmente la X será para una accion social grosera, la A para una agradable y la Y para algo divertido. Luego hay otras opciones como pulsar LT para coger de la mano o RB para dar limosna, aparte de esto no se ha enfatizado mucho más en el control para las relaciones sociales.

La Belleza de Albión

Con un toque continuista respecto a las dos entregas anteriores han remodelado toda Albión, produciendo un curioso efecto para los jugadores de las anteriores entregas, haciendo que sea algo nuevo y a la vez familiar. Escenarios muy elaborados, con un buen trabajo de iluminación y con efectos ambientales, sobretodo en las montañas, la nieve es espectacular. Los diseños de los personajes también están en la línea de Fable y Fable II, pero con el consiguiente salto tecnológico, con unas buena cantidad de animaciones faciales y una calidad en las texturas decente. Las ciudades y pueblos de Albión están repletas de gente, cada uno va y viene con sus quehaceres y siempre tienen tiempo para pararse a decirte algo sobre la ropa que llevas o sobre tu última hazaña.

El trabajo de doblaje es simplemente sobresaliente, yo soy de los que era reacio al trabajo de Carlos Latre, sustituyendo al mítico John Cleese para la versión española, pero desde aquí me retracto. El trabajo de Latre como Jasper es genial, convenciéndome que este actor tiene un registro de voces mucho mas amplio y mayor que el de las personalidades de la TV. También hay que descatar en el doblaje que el protagonista al fín tiene una voz, tiene sus propios dialogos y participa más activamente en la historia, ya no es simplemente un títere en nuestras manos, tiene sus propias motivaciones.

Alejándonos un poco del apartado artístico y profundizando un poco en la IA del juego, Fable III tiene algún “pero”. Los enemigos no suelen ser muy inteligenes y se guían siempre por los mismos patrones, bien es cierto que dependiendo del tipo de enemigo actuan de una u otra forma. Por ejemplo Hobbes y Huecos se lanzan al cuerpo a cuerpo sin pensar, mientras que las Furias de las Arenas o los Bandidos mantienen distancias o atacan cuando eres más vulnerable. Otro “pero” es que las emboscadas de los enemigos suelen sucederse siempre en los mismos puntos del camino, perdiendo todo factor sorpresa si has pasado dos o tres veces por ese mapa.

Conclusión

La saga Fable ha regresado mejor que nunca con Fable III. Lionhead Studios y Microsoft han vuelto a superarse con este action RPG, superando una vez más las espectativas. Con sus característicos toques de humor, con los que nos reiremos más de una vez, y con las difíciles e importantes decisiones que debemos tomar para salvar el reino logra que vivamos la aventura como nunca antes. Los pocos fallos que pueda tener se pasan totalmente por alto, ya que estamos ante un producto de categoría. Desde Psicocine os aseguramos que hemos vivido el juego, y lo volveremos a vivir por lo menos un par de veces, ya que su rejugabilidad es inmensa. Por todo esto creemos que este juego es una pequeña obra de arte que se merece un:

9.5/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki. Nunca me canso de hablar de cines, series, videojuegos o cómics. Siempre intentando estar al día de las últimas novedades.

Etiquetas: , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑