Analisis no image

Publicado el 11 marzo, 2012 | por Sandor

0

Analisis Xbox Live: ‘I Am Alive’

Parece que fue ayer aquel E3 de 2007, en el cual flipamos como nunca viendo los primeros minutos jugables de Assassin’s Creed, y las promesas de un extraño pero prometedor juego, I Am Alive. Cinco años han pasado desde entonces, y muchos dimes y diretes al respecto del título. Tras una renovación de pies a cabeza del título, por fin tenemos ante nosotros I Am Alive en forma descargable. ¿Se notará el tiempo de desarrollo?

Historia:

Hace ya un año del Evento, un cataclismo de proporciones épicas que destruyó todo atisbo de civilización y diezmó a la población humana, envolviendo el mundo en una nube de polvo y cenizas tóxicas y mortales de carácter desconocido. Ahora, solamente los más fuertes, o los más despiadados han sido capaces de adaptarse a este nuevo mundo y sobrevivir. Adam Collins, protagonista de I Am Alive, es uno de estos supervivientes.

Adam no tuvo ninguna suerte. El Evento le pilló de viaje al otro lado de los Estados Unidos, justo tras bajarse del avión. Tras sobrevivir al caos inicial, Adam se embarca en el viaje de su vida: Volver a Haventon, la ciudad en la que vivía, y buscar a su mujer e hija, las cuales son el único atisbo de luz que le queda en este apocalipsis terrenal. El título nos permitirá jugar como Adam en la última etapa de su viaje: Tras un año de viaje a pie, y haber conseguido sobrevivir a toda costa, por fin tiene a tiro de piedra los primeros edificios de Haventon. ¿Habrán sobrevivido su mujer e hija? ¿Cómo habrán sobrevivido sus habitantes? ¿Cómo habrá cambiado Haventon en todo este tiempo?

El juego no se preocupa en contarnos mucha más historia más allá de los eventos que vivamos en primera persona, dependiendo de la realización de “sidequests” para obtener más información sobre el Evento, Haventon y el mundo en el que nos moveremos. Estas sidequests serán siempre del mismo estilo: Encontraremos a un superviviente (La mayoría de las veces, no hostil) en una situación delicada, o que precisa de nuestra ayuda, recompensándonos con una perla de trasfondo tras acabar con sus preocupaciones.

Si bien la ambientación del título es digna de alabanza, y los escenarios y niveles están tan bien planteados que nos resultarán increíblemente veraces, a la larga, nos quedaremos con bastantes preguntas sin respuesta y con ganas de saber mucho más del mundo después del Evento.

Jugabilidad:

I Am Alive se presenta como un juego de acción y exploración en tercera persona, en la que la supervivencia es un factor fundamental. Tanto es así que el juego en sí es bastante simple, permitiéndonos tan solo cuatro o cinco acciones fundamentales, pero conseguirá mantenernos siempre en tensión, temiendo lo que nos podamos encontrar a la vuelta de la esquina.

Esto se consigue añadiendo un parámetro más a la “vida” del personaje. No solo tendremos que vigilar nuestra barra de salud, la cual no se regenerará con el tiempo y nos hará depender de los escasísimos items de recuperación que encontraremos en nuestro viaje, sino que también tendremos que tener bien vigilada nuestra barra de energía. Esta energía bajará siempre que estemos realizando algún esfuerzo físico como correr, trepar o saltar, además de irse vaciando lentamente cuando nos encontremos bajo los efectos de las nubes de polvo tóxicas del Evento. Aunque acabar con esta barra no es del todo preocupante… Lo que realmente nos mantendrá en tensión es que podremos realizar un “último esfuerzo” y acabar la acción que estemos realizando en ese momento, a costa de perder parte de esta barra de energía de forma permanente (O hasta que encontremos algún objeto que nos permita recuperarla). De esta forma, el escalar una tubería o unas escaleras deja de ser algo trivial para convertirse en un auténtico desafío, en el que tendremos que valorar si tendremos tiempo suficiente para llegar hasta el final, y sobre todo, si nos compensa perder parte de nuestra valiosa energía a cambio de llegar hasta el final.

El otro componente del juego que no nos dejará ni un momento de respiro serán los vestigios de humanidad que nos encontremos por las calles de Haventon. Si bien a veces nos encontraremos con supervivientes amistosos o que requieran de nuestra ayuda, la mayoría de ellos no serán tan amables con nosotros. Nos encontraremos supervivientes hostiles de dos tipos: Estarán los que tan solo quieren proteger su propiedad, y que nos dejarán en paz en cuanto nos alejemos, y los que querrán aprovecharse de nosotros y nos vendrán a atacar, superándonos en número. Aunque contaremos con un machete y una pistola para evitarlos, cada enfrentamiento supone un auténtico desafío, ya que las balas de nuestra pistola serán uno de los elementos más difíciles de encontrar de todo el juego, utilizar el machete contra más de un enemigo será misión imposible, y no podemos olvidar que los matones irán igual de bien armados que nosotros, o mejor.

Pero I Am Alive tiene, en conjunto, detalles que hacen desmerecer al título a la larga. Por ejemplo, jamás nos quitaremos de encima la sensación de estar jugando a algo realmente injusto con el jugador. En los combates, el juego concederá munición ilimitada a nuestros enemigos, mientras que sus cadáveres solamente nos darán una única bala… Bala que seguramente tengamos que gastar de forma inmediata, porque aun tenemos 3 o 4 enemigos con los que acabar. Aunque podremos utilizar la pistola (Incluso descargada) como medida disuasoria, eso no impedirá que los enemigos se vuelvan a lanzar sobre nosotros en cuanto guardemos el arma, como si hubieran olvidado súbitamente nuestra amenaza. Esta dificultad “a posta” la notaremos también en las partes de juego puramente de exploración, al encontrarnos con muros invisibles, o saltos que si bien podríamos realizar sin ningún problema, nos harán morir de forma inmediata al no ser el camino a seguir. Este último punto resulta especialmente molesto cuando tenemos en cuenta que el juego no cuenta con ninguna manera clara de indicarnos el camino a seguir, pudiendo atrancarnos con algo tan simple como ser incapaces de ver un punto en el que poder engancharnos para seguir escalando.

En definitiva, aunque I Am Alive consigue lo que se propone, y nos da un sistema de juego de supervivencia que no tiene nada que envidiar a la tensión que nos producía Resident Evil o Silent Hill en sus días buenos, bastantes detalles del título nos harán pensar una y otra vez que estamos jugando una especie de prototipo, una versión descafeinada de lo que podría haber sido realmente I Am Alive, tomando decisiones de diseño simples e injustas con el jugador con el fin de simplificar el juego, y dejando pistas de sistemas que se antojan un poco dejados “a medias”, y que podrían haber sido más efectivos con un poco más de trabajo.

Aspecto Técnico:

Gráficamente, I Am Alive opta por el uso de un gran diseño artístico frente a la potencia gráfica bruta con el fin de destacar entre los demás títulos y ofrecernos algo que seamos capaces de recordar e identificar de forma unívoca con el juego. Y es que el título, prácticamente, se dibujará utilizando tan solo una escala de grises, y “ensuciará” nuestra visión para que no seamos capaces de distinguir demasiados detalles más allá de la destrucción general, motivando esa sensación de estar moviéndonos por un mundo destrozado por la neblina blanca.

Lamentablemente, este diseño artístico es parcialmente culpable de algunas de las pegas del título, ya que al movernos en un entorno prácticamente monocromo nos costará más de lo habitual identificar los puntos “importantes” del entorno por el que nos movemos, los puntos por los que podremos descolgarnos o escalar, o simplemente, encontrar el camino a seguir.

El aspecto sonoro cumple, ya que aunque no encontraremos ninguna melodía en el juego que sea especialmente memorable, o incluso digna de ser escuchada por sí sola, nos meterá en situación y aumentará esa sensación de agobio que debe sentir Adam al moverse por las calles desiertas y destrozadas de Haventon. Además, el sonido se verá influenciado por el estado de nuestro personaje: Por ejemplo, conforme nuestra barra de energía se vaya reduciendo, comenzaremos a oír una melodía agobiante que nos apremiará a encontrar un sitio en el que descansar, así como notaremos la vibración de los latidos del corazón de nuestro personaje en nuestras manos mediante el mando.

Conclusiones:

I Am Alive es un título que, al final, nos dejará una sensación de insatisfacción curiosa. Y es que no nos dejará insatisfechos por sus mecánicas de juego, por la tensión que nos ha conseguido hacer sentir jugándolo, o por su veracidad a la hora de mostrarnos un mundo post-apocalíptico que se desvía ligeramente de la media. No. Nos dejará insatisfechos pensando lo que podría haber sido I Am Alive y no es, nos hará preguntarnos donde se quedó esa historia épica y personal de supervivencia y en qué momento del desarrollo los chicos de Ubisoft se conformaron con terminar de completar el prototipo que tuvieran y ofrecerlo como juego completo. I Am Alive hace un buen trabajo ofreciéndonos una experiencia de supervivencia, pero es inevitable pensar que podría haber sido bastante más.

7,5/10

Share Button
The following two tabs change content below.

Etiquetas: , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑