Analisis no image

Publicado el 24 diciembre, 2012 | por Sandor

0

Analisis Xbox 360: ‘Halo 4’

Siempre me he considerado un gran fan de Halo. Bungie consiguió que me hiciera con una Xbox, me hypeara con la 360, y estuviera dispuesto a acabar la lucha. Incluso vi con buenos ojos los lanzamientos de ODST, aquella expansión que acabó convirtiéndose en un juego completo, y Halo Reach, la versión jugable del libro que contaba cómo empezó todo. Sin embargo, cuando se anunció Halo 4 en el E3 de 2011, no he podido sentirme más lejano al título. Yo fui de aquellos que se preguntaban “¿Pero no habíamos terminado ya la lucha?“. También fui de los que criticó enormemente el tremendo parecido entre Halo 4 y Metroid Prime. Además, no pude evitar reírme al ver que la frase seleccionada para la promoción del título era “An ancient evils awakens“, una frase sobada hasta la saciedad en determinados foros de internet como la típica frase lapidaria que se utiliza sin reparos para promocionar una película. Al final, la fecha de lanzamiento ha llegado, y no he podido resistirme a la compra del título, como tampoco me resistí a la compra de Resident Evil 6, aunque solo fuera para ver con mis propios ojos en qué había quedado aquello que tanto me gustaba…  Ahora es el momento de reflexionar. ¿Eran mis sospechas infundadas? ¿O no es todo tan negro como parecía?

Argumento y jugabilidad:

Halo 4 retoma la acción exactamente después (al menos, tras la perspectiva del Jefe Maestro) de lo sucedido en el final de la dificultad legendaria de Halo 3. John 117, el ¿único? Spartan vivo queda flotando en el espacio, entre los restos de la Forward unto Dawn, quedando criogenizado y al cuidado de Cortana, la IA, de la que se despedía con un lacónico “despiértame cuando me necesites“. Años después, el Jefe es despertado por una situación de emergencia: Están rodeados de naves del Pacto, y se aproximan a un extraño planeta llamado Requiem. John consigue repeler el ataque y sobrevivir, pero acaba cayendo al planeta. Armado únicamente con su rifle de asalto y su poderosa pistola magnum, explorará el planeta, intentando ponerse en contacto con algún vestigio de humanidad. Lamentablemente, el Jefe Maestro se las tendrá que ver con el mayor enemigo que haya podido tener hasta la fecha… un auténtico Forerunner.

En el aspecto jugable, Halo 4 a priori parece muy similar al resto de juegos de la saga, pero tal y como dice el dicho, el diablo está en los detalles. El juego es un shooter en primera persona, y contaremos con todos los elementos de los juegos anteriores: Posibilidad de llevar dos armas, el uso de granadas de fragmentación y las de plasma, el Covenant seguirá teniendo la misma variedad de enemigos y seguirá siendo tan mortal como siempre, contaremos con las mismas armas que teníamos en Halos anteriores como la mortal espada de luz o la tremendamente útil pistola de plasma… No obstante, ya desde el primer nivel, notaremos sutiles diferencias. En primer lugar, se ha añadido la opción de esprintar sin que esta sustituya la habilidad que poseamos, nos bastará con click del stick izquierdo para activarla (Casualmente, igual que en los Call of Duty). La función de agacharse se relega al botón B, mientras que el mítico ataque cuerpo a cuerpo permanece en el botón RB, y la selección de granadas pasa a ser parte de la cruceta de control… De forma parecida a los controles de Call of Duty.

No obstante, tendremos que esperar hasta el segundo nivel para que empecemos a ver las auténticas novedades del título. Una vez John-117 baje hasta el planeta Requiem, se encontrará con una nueva clase de enemigos, los Prometeos, una especie de alienígenas en armadura muy parecidos a los Chozo de Metroid Prime, contando además con el mismo tipo de habilidades como el teletransporte. Este nuevo tipo de enemigos, así como su armamento, es totalmente nuevo y supone un auténtico aliciente para jugar la campaña de Halo 4: Personalmente, opino que el juego daría una mejor primera impresión si hubieran dejado de lado los enfrentamientos contra el Covenant, y se hubieran centrado directamente en mostrar desde el primer momento las novedades del título, sobre todo cuando resultan tan satisfactorias como la potencia de fuego de los Prometeos. También contaremos con la aparición de los Flood, tal y como cabía esperar en cualquier Halo, perdiendo enteros en diversión, tal y como sucede en cualquier Halo.

La trama del título no llega más allá del nivel correcto. Nos plantea a un nuevo tipo de enemigo, a un tremendo villano, al mismo tiempo que nos cuentan bastante trasfondo sobre el universo de Halo y se sigue ahondando en el motivo de la existencia de los anillos de los Forerunner. No obstante, el juego peca de vago en algunos aspectos, dando a entender que en Microsoft y 343 Industries saben muy bien que se encuentran ante un producto que dará de sí para dos o tres entregas más, lo que les permite dejar partes argumentales completamente de lado (como por ejemplo, explicar apropiadamente lo sucedido con la tregua entre Covenant y humanos del final de Halo 3), sabiendo que tendrán tiempo de sobra en otros títulos para ampliar esta información y concretarla. Y, personalmente, es algo que no soporto. A la hora de la verdad, la historia de Halo 4 peca de lo mismo que pecaron otras historias de comienzos de trilogías, como Assassin’s Creed, en los que todo el juego venían a ser tan solo una excusa para plantear unas bases, y en lugar de solucionar los grandes conflictos que hay de telón de fondo, instarnos a comprar el siguiente juego de la saga. Demonios, si en la primera película de Star Wars ya destruyen la Estrella de la Muerte, ¿Por qué los videojuegos no se atreven a hacer grandes finales con acciones relevantes para la trama? Otros medios son capaces de crear trilogías en las que cada parte es autosuficiente y satisfactoria por sí misma. Habría que aprender de sus métodos.

El juego dispone además de un doble modo multijugador. Por un lado, tendremos los Juegos de Guerra, el nuevo nombre para el multijugador competitivo de toda la vida. Entre otros modos, contaremos con los clásicos Slayer, incluyendo sus versiones Team y Big Team, también se mantienen los modos de captura de banderas y sectores, y otros modos de gran éxito como el adictivo Griefball. Una vez escojamos el modo y comencemos a jugar, nos daremos cuenta de aun más cambios en el título con respecto a los anteriores. Por ejemplo, las puntuaciones no dependerán ya únicamente de las bajas que hagamos… sino que al realizar las bajas (entre otras acciones) conseguiremos puntos, que tal cual, se transformarán en puntos de experiencia. Estos puntos de experiencia servirán para desbloquear accesorios cosméticos, como ya sucedía en Halo Reach, y además podremos desbloquear perks, armas y diferentes configuraciones para el multijugador. ¿No os suena a nada? Por supuesto… De nuevo, unos cambios que acercan a Halo más que nunca a la mecánica que tan exitosa le resulta a la franquicia Call of Duty.

El otro modo multijugador son las Spartan Ops, que en planteamiento se podrían traducir como el equivalente a las Special Ops de Modern Warfare en el universo Halo. En esta sección se nos plantearán diversas misiones, todas ambientadas seis meses más tarde de los sucesos que acontecen en la campaña. Si bien estas misiones se alejan bastante del concepto inicial del modo horda del que hicieron gala Halo Reach y Halo, resultan ser mucho más accesibles y sencillas de completar, perdiendo el componente estratégico y de supervivencia, y convirtiéndose en un modo cooperativo multijugador que nos hará volver una y otra vez al juego.

Apartado técnico:

Otro de los cambios impresionantes de Halo 4 con respecto a los anteriores es su nuevo aspecto, más realista. Y con realista, me refiero a colores menos planos, más oscuros y marrones, además de una cantidad tremenda de destellos de luz y bloom. Ciertamente, si nos ponemos a comparar los modelos de los grunt o los élites de Halo 3 o Halo Reach con los de Halo 4, nos quedaremos impresionados por lo tremendamente detallados que parecen ahora, dando la sensación de algo así podría llegar a existir, en lugar de quedarse únicamente en nuestra imaginación. Y una vez lleguemos a ver el excesivo detalle de los Prometeos, además de las increíbles animaciones de sus armas, nos quedaremos simplemente prendados. En algunos momentos, dudaremos incluso de si lo que estamos viendo está siendo generado en tiempo real por nuestra antigua 360, con un hardware de 2005, o si en realidad es un video hábilmente camuflado.

Este cambio en la imaginería, unido al cambio de compositor, consiguen que Halo 4 parezca un juego con personalidad propia, destacando por sí mismo y aportando lo suficiente para diferenciarse de un primer vistazo, pero al mismo tiempo, dejando lo suficiente como para seguir reconociendo a una franquicia que lleva ya más de 10 años con nosotros. No obstante, este cambio supone algo de agradecer, ya que Halo 4 supone toda una ruptura con respecto a los anteriores: Nuevos desarrolladores, nuevo equipo… 343 demuestra en el apartado técnico que es capaz de coger Halo y hacerlo suyo, en lugar de limitarse a sacar una copia tras otra de la fórmula que dio éxito en el pasado, atreviéndose a hacer los cambios que Bungie no quiso hacer, tanto para bien, como para mal.

Conclusiones:

Si lees el texto, y lo comparas con su nota numérica, seguramente penséis que no soy nada consistente en mis juicios. A fin de cuentas, a lo largo de todas las líneas de este análisis me he quejado más del título de lo que lo he alabado, criticando sobre todo el que Halo 4 se merezca más ser llamado Halo of Duty. Pero no puedo evitar pensar al respecto de la gente que está jugando ahora mismo a Halo 4, y que les encanta. Hay una nueva generación de jugadores, bastante jóvenes la mayoría, que les importa un bledo que la lucha se haya acabado. A los que no les importa que esté peleando otra vez más contra el Covenant, y que lejos de criticar el parecido con la saga de Activision, se alegran de poder jugar un shooter pseudobélico en una ambientación de ciencia ficción tan genial como es Halo. Y la conclusión que saco de todo esto es que el problema no es del juego. Realmente es mío. No quiero decir con esto que los antiguos fans de Halo no tengamos cabida en la nueva manera de hacer las cosas que está demostrando 343 Industries. Solamente digo que el cambio es inevitable, y cuando todos saben apreciar ese cambio menos tú, tienes que saber ser lo suficientemente maduro como para reconocer que esto ya no es para ti, y pensar en la cantidad de horas de puro disfrute que dará a la siguiente generación de fans.

9/10

Share Button
The following two tabs change content below.

Etiquetas: , , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑