Analisis no image

Publicado el 18 julio, 2011 | por Chugo

2

Análisis Xbox 360: ‘Duke Nukem Forever’

Los jugones hemos esperado más de una década para ver el retorno del Duke a nuestras consolas y ordenadores, han sido 14 años de retrasos, cancelaciones, rumores, etc… Pero al fín ha llegado Duke Nukem Forever, listo y dispuesto para derretir a las nenas y salvar la Tierra de la enésima invasión alienígena. ¿Habrá conseguido convencer a todo el mundo? Tarea difícil, ya que el Duke se enfrenta a su propia leyenda, pero si alguién puede intentarlo ese es El Rey.

Salvando a las nenas de los aliens

Ha pasado más de una década desde que el Duke salvara la humanidad de los extraterrestres, durante este tiempo nuestro héroe se ha convertido en toda una estrella, la más prominente y grande figura de todos los tiempos. Todas las chicas se pierden por sus huesos, y todos los niños aspiran a ser como El Rey algún día. Pero todo se echa a perder, los alienígenas engañando al gobierno han vuelto a invadir y secuestrar a todas chicas y solo un hombre puede salvar la situación, el Duke tiene que volver de su retiro a patear unos cuantos culos alienígenas.

Como veis Duke Nukem Forever no pretende revolucionar nada a nivel argumental, es una simple y llana escusa para acabar con docenas de enemigos a lo largo de las 12 horas que nos ofrece el juego. Tampoco pretende ser revolucionario ni puntero en cuanto a su jugabilidad, es un shooter en primera persona como los de hace años, con un peculiar toque gamberro y sentido del humor. Los escenarios estarán plagados de enemigos, donde tendremos que liquidarlos sin piedad con una asequible variedad de enemigos. Para ello tendremos que utilizar la mas variopintas armas, desde las clásicas escopetas o lanzacohetes, hasta rifles de plasma o rayos reductores o congeladores. Esto añade una gran variedad y entretenimiento, pero hay que destacar que al contrario de los juegos a los que pretende hacer homenaje, solo podremos tener una o dos de estas armas, y la munición es más bien escasa, lo que se hace bastante engorroso y empaña la diversión. También disponemos de las conocidas granadas y minas de proximidad, sirven para hacer más de un estropicio.

Pero no es un shooter al uso, en cada nivel tiene sus fases de puzzle, que están llevadas con un mejor o peor acierto. Estas fases de puzzles son en su mayoría conseguir una batería para utilizar una máquina que nos sirva abrir una puerta o pasar al siguiente nivel. O también esquivar a los enemigos cuando nos encogemos para llegar a ciertos sitios que si no no podríamos llegar. Estos puzzles están bien para descansar de tanta matanza, pero cortan todo el ritmo del juego. Otro de los elementos que aligera la repetitividad son sin duda los momentos en los que el Duke tiene que subirse a un coche. Bien sea por el desierto de nevada en un enorme buggy, o en un pequeño coche teledirigido en el casino de Las Vegas, nos divertiremos lo suyo. No es que sea un estupendo simulador, de hecho su control es demasiado duro y tosco, pero es tremendamente divertido ir chocando y explotando todo lo que hay alrededor. También el juego premia la exploración y la interacción otorgando más Ego, que vendría a ser algo así como la vida del Duke, asi que estaremos intentando probar toda clase de objetos para acabar subiendo nuestro Ego para aguantar muchos más golpes y disparos.

En cuanto al multijugador tampoco ha apostado innovar, 3D Realms ha cogido los modos más clásicos multiplayer y los ha “dukenizado“, teniendo DukeMatch como el DeathMatch, Team DukeMatch en vez de Team DeathMatch, su propia versión de El Rey de la Colina con Hail to the King y por último Capture The Babe, sí, lo habéis adivinado, en vez de capturar la bandera capturamos a una chica y la llevamos hasta nuestra base.

Duke Nukem Forever tiene cantidad de guiños y homenajes a películas y videojuegos, un claro ejemplo puede ser como se rie de una armadura casi calcada a la de Jefe Maestro diciendo que “Las armaduras son para mariquitas” o después de matar a algún alienígena o boss particularmente grande suelta la frase “si sangra se le puede matar”, recordando a la conocida frase de Depredador.

Apartado técnico de lo más irregular

Aqui es donde parece que nos encontremos ante un juego de hace años de verdad. La calidad de los interiores es bastante considerable, todo bastante bien diseñado y con un nivel de detalle aceptable, incluso la calidad de las texturas aunque normalita, es lo esperable. La desolación llega cuando salimos al exterior, pasamos de texturas con un buen nivel a otras practicamente planas y que parecen de relleno, los escenarios parecen desiertos por muchos enemigos que pongan en pantalla. Todo esto se maquilla un poco con unos efectos de luces, como los rayos o explosiones moderadamente elaboradas, pero nada del otro mundo.

Los enemigos y personajes principales no están mal diseñados, de hecho están bastante cuidados algunos, sobretodo los enormes jefes finales. Pero los enemigos comunes o personajes que no tienen relevancia como militares o civiles, parece que estén hechos deprisa y sin ganas, desde luego en este punto podrían haberse esmerado un poco mas. Tambien sería mejorable una IA un poco más activa, ya que apenas supone un reto teniendo en cuenta los estándares de la actual generación de consolas.

Por último y lo más reseñable de su apartado técnico es que viene completa y absolutamente doblado al castellano, que provocará más de una carcajada por los continuos chistes o burradas que suelta el Duke a lo largo de Duke Nukem Forever, y creedme que son unos cuantos. El resto del apartado sonoro tambien tiene un nivel razonablemente bueno, las explosiones o los sonidos de como se “espachurran” los enemigos está bastante conseguido, una lástima que este trabajo lo empañe unos gráficos tan irregulares.

Conclusión

Duke Nukem Forever ha intentado contentar a los fans de la saga con una formula que funcionaba hace años, desde ese punto de vista lo han conseguido, ya que el juego da lo que promete. Pero por otro lado han intentado llegar a otro público añadiendo ciertos elementos, que aunque saca al título de la repetitividad puede que no convenzan del todo tanto a fans como a no fans. En definitiva se queda como un juego entretenido y divertido, al que no se le puede pedir más de lo que nos ofrece, por que si no fallaran nuestras espectativas. Después de haber disfrutado del título en Psicocine creemos que la vuelta del Duke tiene un más que merecido…

7/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki. Nunca me canso de hablar de cines, series, videojuegos o cómics. Siempre intentando estar al día de las últimas novedades.

Etiquetas: , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑