Analisis

Publicado el 10 septiembre, 2015 | por Jose Mellinas

1

Análisis PS4: Metal Gear Solid V: The Phantom Pain

¿Cuántas sagas de videojuegos pueden mantener el tipo durante casi treinta años? Difícil pregunta, pero si analizamos la de Metal Gear al detalle salta a la vista la tremenda energía de su creador Hideo Kojima entrega tras entrega, más teniendo en cuenta el hit que supuso Metal Gear Solid para PlayStation allá por 1999. Que el lanzamiento de cada capítulo marque un evento importante en el mundo de la dimensión lúdica no es pura casualidad; los jugadores de todo el mundo han reservado un lugar importante en sus corazones a la familia Snake. Con The Phantom Pain, Kojima se despide a lo grande del universo que concibió en 1987. Damas y caballeros: nos encontramos ante el espectáculo del año.

Metal gear solid V the phantom pain 02

Este quinto episodio arranca nueve años después de lo sucedido en el prólogo Ground Zeroes; nos encontramos en 1984 y Big Boss (ahora Kiefer Sutherland) despierta del coma sufrido durante el ataque a la Madre Base por parte de la organización XOF. Bajo la atenta mirada de sus dos hombres de confianza, Kaz (Robin Atkin Downes) y Ocelot (Troy Baker), el héroe legendario iniciará un infernal camino hacia la venganza que le convertirá gradualmente en el villano de Outer Heaven, ese al que terminará enfrentándose Solid Snake en un futuro no muy lejano. Los giros de guión made in Kojima siguen estando ahí, si bien esta vez la narrativa es algo diferente debido a su naturaleza episódica y el exceso de secuencias de vídeo se ha abandonado a favor de cassettes con información crucial. Huelga decir que éste es el Metal Gear más oscuro y maduro de todos, algo que la crudeza del prólogo ya deja bien claro.

Enfrentarse al mundo abierto de The Phantom Pain resulta abrumador, acostumbrados a la linealidad de anteriores títulos; las posibilidades de completar una misión son casi infinitas y a gusto del jugador, siendo las mecánicas una evolución de lo visto en Peace Walker. Después de estar encerrados en la pequeña base de Ground Zeroes, resulta liberador poder recorrer Afganistan a caballo mientras escuchas éxitos de los 80 como The Man Who Sold the World, Maneater o Kids in America. Podemos asegurar que los mejores momentos de este último Metal Gear no se encuentran en las cinemáticas ni en los cassettes, sino en las decisiones del jugador y en las consecuencias de sus acciones. La correcta elección del compañero a elegir entre el caballo D-Horse, el robot D-Walker, el perro DD y la francotiradora Quiet jugará un papel importante en el éxito de la misión. Si vienes de Ground Zeroes, el control de Big Boss no te resultará difícil, pero si no es el caso tendrás que tomarte un tiempo para acostumbrarte a las nuevas mecánicas.

Metal gear solid V the phantom pain 04

Entre misión y misión nos tocará gestionar nuestra nueva Madre Base, una enorme plataforma totalmente personalizable y que nos permite actualizar nuestro equipamiento antes de partir hacia el campo de batalla. Las mejoras de la base se manifiestan de forma física, lo que quiere decir que a medida que se haga más y más grande, tendrás que recurrir al jeep o al helicóptero para moverte libremente por ella. A los soldados que reclutes vía Fulton les alegrará verte de tanto en cuanto por allí, e incluso hablarán entre ellos sobre lo que hiciste en el pasado. Colocar a cada hombre en el departamento ideal supondrá una mejora sustancial que agradecerás conforme avances en el juego. Por si no fuera poco, la Madre Base es el escenario de un curioso modo multijugador: Forward Operating Base (FOB), donde otros jugadores pueden invadir tu base y atacarla robando todos tus recursos. Este pequeño divertimiento es opcional, por lo que uno puede completar el juego sin mayores preocupaciones.

Como puntos negativos destacamos una traducción algo mejorable (tranquilos, no es tan terrorífica como la de Metal Gear Solid 2), algunos detallitos gráficos como popping en algunas áreas o la “dificultad” (por llamarlo de algún modo) de acceder al auténtico final del juego. Tampoco nos termina de entrar la nueva voz de Big Boss, dándonos la sensación de que la presencia de un actorazo como Kiefer Sutherland podría haber dado mucho más de sí.

Metal gear solid V the phantom pain 03

Aunque de poco sirven las palabras. The Phantom Pain es el juego de sigilo definitivo, una experiencia sin igual que reinventa la franquicia y cambia las reglas forjadas hasta ahora. No es perfecto, pero poco le falta: una vez más, Kojima y su equipo han dado en el clavo.

Share Button
Análisis PS4: Metal Gear Solid V: The Phantom Pain Jose Mellinas

Kojima y los suyos se despiden de Metal Gear Solid a lo grande. The Phantom Pain ofrece horas y horas de diversión, deliciosa rejugabilidad y un buen número de extras que harán que no sueltes el mando. Aunque si quieres ser Big Boss tendrás que currártelo. ¿Estás preparado para el Metal Gear definitivo? La espera ha merecido la pena.

4.5

Lo mejor de Kojima


Voto del público: 4.3 (7 votos)

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑