Analisis no image

Publicado el 1 mayo, 2013 | por Sandor

2

Análisis PS3/PSVita: ‘Thomas Was Alone’

 Thomas-Was-Alone

En estos tiempos de juegos AAA, llevados a cabo por equipos de decenas o cientos de personas repartidos a lo largo de todo el mundo, resulta curiosamente frecuente seguir hablando de títulos desarrollados única y exclusivamente por una persona. En esta ocasión hablaremos de Thomas Was Alone, desarrollado por Mike Bithell y recién salido para PlayStation 3 y PlayStation Vita. ¿Tenéis ganas de probar algo diferente?

Jugabilidad e historia:

Thomas Was Alone es un juego tremendamente minimalista en absolutamente todos los sentidos, tanto, que llega a ser algo decepcionante en algunos aspectos. En el título controlaremos a Thomas, un rectángulo rojo que, de buenas a primeras, se despierta en un mundo artificial y sintético, con una única idea… está sólo. Ah, y que cada mundo esconde un portal que le permitirá llegar más allá… aunque conforme avance, cada vez lo tendrá más difícil.

Una de las mayores gracias del título es ver cómo se desarrolla la historia narrada casi en primera persona por cada uno de los cuadriláteros que nos encontremos. Thomas, John, Claire, Laura… cada uno de los ladrillos que nos encontremos en nuestras aventuras, y que tendremos que controlar con habilidad para encontrar la manera de llegar hasta el portal del nivel, cuentan con sus propios poderes y personalidades. Por ejemplo, a John, el divertido y larguirucho ladrillo amarillo, le encanta mostrar sus habilidades saltarinas a Thomas, que aplaude encantado con cada demostración de agilidad, mientras que nos partiremos de risa con las reflexiones metafísicas de Claire sobre el significado de ser la única inmune al agua del lugar, y las responsabilidades que conllevan este poder.

thomas-was-alone-03

En todo momento sentiremos que estas conversaciones entre los ladrillos, que se llevarán a cabo mientras seguimos avanzando y combinando sus poderes para llegar al final del nivel, forman parte de una trama mayor, haciendo incluso que esperemos un gran giro de guión a lo Portal una vez alcancemos el final. Lo cierto es que este giro de guión no llegará nunca, dejando a discreción del jugador imaginar que es lo que está sucediendo, que representa cada uno de los polígonos, o que es lo que está sucediendo.

Otro aspecto ligeramente decepcionante del título es su tremenda sencillez y corta duración: en apenas 2 horas lo habremos terminado, y sin haber llegado a sentir nunca que nos estemos enfrentando a un puzzle tan difícil que valga la pena volver a enfrentarse a él. El juego prácticamente se juega sólo, habiendo tan solo un par de momentos en los que nos encontremos con puzzles brillantes, coincidiendo sobre todo con la inclusión de los polígonos con las habilidades más extrañas dentro de un juego de plataformas, siendo el resto de los niveles bastante parecidos entre sí.

thomas-was-alone-01

Aspecto técnico:

Siguiendo este estilo de simplicidad, el juego resulta realmente parco en recursos gráficos. El juego de plataformas en sí se basa en formas totalmente rudimentarias para enseñarnos el nivel. Por ejemplo, sabremos que el color claro son las zonas en las que podremos movernos, los colores oscuros serán las plataformas sólidas que nos impedirán el paso o nos servirán de plataforma. Tendremos que evitar las zonas que parezcan pinchos o cualquier elemento que pudiera parecer que nos haga daño, y tendremos que ir buscando siempre el color blanco de los interruptores y los portales de salida. Un diseño tan simple permite que los protagonistas del juego, cada uno de su propio color, destaquen por méritos propios sobre el ambiente casi tétrico por el que se mueven, pero en más de una ocasión nos dará la sensación de estar jugando a una demostración técnica más que a un juego finalizado. En el mismo estilo, la banda sonora es puramente electrónica y de ambiente, sin que lleguemos a oír ninguna melodía característica o que destaque por si misma dentro de la humildad del título.

thomas-was-alone-02

Conclusiones:

Thomas Was Alone es un juego difícil de valorar en su conjunto, ya que aunque no podemos obviar el hecho de que ha sido desarrollado por una única persona, tampoco se puede ignorar la realidad de que Thomas Was Alone no es ningún Braid, un juego desarrollado bajo los mismos términos que el primero, pero que está a años luz de este en casi todos los sentidos. Una vez alcancemos el final, el juego nos ofrecerá más preguntas que respuestas, además de no ofrecernos ninguna motivación real para volver a pasárnoslo. No obstante, hay que reconocer que resulta lo suficientemente entretenido y original como para que no lo olvidemos tan fácilmente.

7/10

Share Button
The following two tabs change content below.

Etiquetas: , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑