Analisis no image

Publicado el 12 abril, 2011 | por Sandor

0

Análisis PS3: ‘Warriors: Legends of Troy’

Hay algunas verdades sobre el mundo de los videojuegos que son inamovibles. Como por ejemplo, que la gente comprará religiosamente cada versión anual de un juego de deportes, por pocas diferencias que este incluya. O que hay una serie de juegos marcadamente nipones que pese a vender como churros en su país de origen, lo suelen tener muy difícil en el mercado internacional, como algunos juegos de rol, o la saga ‘Dynasty Warriors’. Sin embargo, de vez en cuando, es sano plantearse si estas verdades son realmente tan inamovibles, y parece que ‘Warriors: Legends of Troy‘ quiere poner este hecho a prueba. ¿Será ‘Warriors: Legends of Troy‘ lo que necesitaba la saga Musou para vender más en América y Europa?

Combatiendo en la Guerra de Troya

Comenzaré siéndoos sinceros. Al ver que el juego era de Koei, creadores de Dynasty Warriors y sus innumerables spin offs (Samurai Warriors, Dynasty Warriors: Gundam…), bromeé con la idea de que Warriors: Legends of Troy no sería sino otra vez el mismo juego, pero ambientado en la guerra de Troya. E, irónica y lamentablemente, no anduve muy desencaminado.

Pese a estar desarrollado por Tecmo Koei Canadá, el juego cumple punto por punto con la jugabilidad que cabe esperar de un juego de la saga Musou. Utilizando la Guerra de Troya como telón de fondo, iremos controlando a héroes tanto del bando troyano como del bando griego de forma alterna con, en esencia, una única misión en mente: Acabar con todo el que tengamos por delante.

El juego en este aspecto se comporta como un hack’n’slash clásico. Moveremos a nuestro héroe por el campo de batalla en busca de enemigos que quieran conocer nuestro acero justiciero, o en busca de aliados que requieran que les echen una mano. El juego también nos propondrá objetivos más complejos que estos, como defender una posición, custodiar un convoy y ayudarlo a llegar a su destino, o asaltar una posición estrategia infestada de catapultas. Pero en el fondo, estaremos siempre haciendo lo mismo: Machacar el botón de ataque para acabar con todos los enemigos con los que nos encontremos.

No obstante, el juego aporta algún que otro elemento para darle algo de variedad a nuestra matanza. Por un lado,  si somos capaces de mantener un buen timing en nuestros combos, y mantenerlos hasta que se conviertan en cifras realmente obscenas, obtendremos kleos, una especie de moneda que podremos utilizar en obtener mejoras para nuestros héroes y hacernos la vida más fácil en los siguientes niveles. Por otro lado, conforme vayamos acabando con más y más soldados enemigos, nuestro personaje se irá enfureciendo, pudiendo activar un modo especial en el que, durante unos segundos, tendremos una fuerza y velocidad superior a la habitual, lo que nos ayudará a vaciar la pantalla de enemigos más rápidamente.

Otra de las características del juego es que aunque nos pasemos la mayoría del tiempo combatiendo con soldados rasos sin ningún tipo de fuerza o resistencia, de vez en cuando nos encontraremos con guerreros excepcionales, líderes del ejército, o incluso héroes del bando contrario. Estas peleas llegaran a ser lo suficientemente importantes como para que nos tengamos que batir en duelo cara a cara con el enemigo en cuestión y dejar de lado nuestra manía de machacar botones: La mayoría de las veces nos compensará estudiar al enemigo y esquivarlo y encontrar el momento adecuado para contraatacarlo, en lugar de lanzarnos a jurarle muerte sin ningún orden.

Con respecto a la saga ‘Dynasty Warriors’, ‘Warriors: Legends of Troy‘ aporta una novedad interesante, y es que podremos recoger del suelo las armas de los enemigos y utilizarlas para acabar con ellos de una forma espectacular y bastante cinematográfica. Ideal para dar un respiro al mando de vez en cuando.

Conforme vayamos jugando la campaña principal, iremos desbloqueando niveles extra en forma de retos, misiones breves en las que intentar batir nuestra mejor marca cumplieando todo tipo de objetivos: Batirnos en duelo contra un ejercito de enemigos o que nuestro personaje vaya muriendo poco a poco y que tan solo recupere vida cuando acabamos con un enemigo son algunos ejemplos de estos retos.

Lamentablemente, las novedades y diferencias con un ‘Dynasty Warriors’ tan solo llegan hasta aquí. Por lo demás, queda poco de la jugabilidad del juego que no se haya dicho ya. De hecho, ‘Warriors: Legends of Troy‘ hereda la mayoría de críticas y problemas que encuentran los jugadores al ponerse a jugar a los títulos de la saga Musou. Escenarios sin vida, gameplay repetitivo, poca variedad de enemigos…

Es fácil pensar que Tecmo Koei ha querido intentar reinventar la fórmula de una de sus sagas más prolíficas en el mercado nipón, e intentar adecuarla a los gustos occidentales. Sin embargo, a la hora de la verdad, nos encontramos con que nos están vendiendo casi exactamente el mismo juego, pero con una piel diferente. Y las posibilidades de la mitología griega y del propio conflicto que representan dan para mucho más que eso. Una gran oportunidad desaprovechada.

La belleza del combate

Warriors: Legends of Troy‘ destaca por mostrarnos a centenares de enemigos en pantalla de forma simultánea, mientras nuestro héroe arrasa con todo el que se atreve a acercarse a él con preciosos movimientos y todo tipo de efectos especiales (Siendo el más destacable el de la sangre).

También queda patente desde el primer momento del juego que parte de la inspiración de Tecmo Koei para desarrollar este juego ha sido, seguramente, la película de Zack Snyder, 300. Con una dirección artística similar, abusando de los colores grises y marrones, nos moveremos por entornos amplios y ciertamente opresivos por su elección de colores.

Aunque en conjunto no es un juego que desmerezca gráficamente, el juego cuenta con ciertas taras en este aspecto, siendo la más preocupante la ralentización ocasional del juego. Es cierto que solo sucede cuando hay bastantes enemigos en pantalla, o cuando estamos haciendo movimientos especialmente espectaculares. Pero resulta curioso que en un juego que precisamente parte de la idea de pegarnos contra centenares de enemigos no se haya intentado cuidar más este aspecto.

Conclusiones:

Warriors: Legends of Troy‘ es un titulo difícil de valorar. Tecmo Koei sabe que su saga Dynasty Warriors no es una de las preferidas del mercado occidental, a diferencia de en su propio país, y este juego parece partir de una buena idea: Si no les gusta, adaptémoslo para que sea de su agrado. Sin embargo, a la hora de la verdad, este cambio no llega a ser tan profundo como tendría que ser, dando lugar a un juego que no acaba de ser algo realmente nuevo e interesante, ni alcanza las cotas de epicidad y carácter propio de los Dynasty Warriors originales. Y todo esto pese a haber seleccionado un contexto más que capaz de dar lugar a un buen hack’n’slash.

Los fans de la saga Musou seguramente se encuentren más cómodos si esperan al inminente Dynasty Warriors 7, y mi recomendación para el resto de jugadores es esperar a una rebaja del precio de lanzamiento. Solamente los más fanáticos del hack’n’slash y de la bélica griega deberían echarle un vistazo. Por esto en Psicocine creemos que merece un…

6/10

Share Button
The following two tabs change content below.

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑