Analisis no image

Publicado el 22 agosto, 2012 | por Chugo

0

Análisis PS3: ‘Saints Row: The Third’

Los Saints han llegado otra vez a Steelport, los “gangstas” mas gamberros, brutos, soeces y divertidos han vuelto en la tercera entrega de ‘Saints Row: The Third‘. La saga en un principio surgió como prácticamente un clon de los GTA, pero poco a poco ha ido consiguiendo su propio estilo, así como toda una legión de fans que les entusiasma el estilo Saints.

Historia

Tampoco es que su narrativa sea una obra maestra, si tuviéramos que buscarle un símil, sería un chiste grosero. Divertido, soez, de mal gusto… es lo que promete ‘Saints Row: The Third’ y es precisamente lo que nos gusta del juego. El juego comienza precisamente donde lo dejó su segunda parte, los Saints se han convertido en una banda criminal de éxito, tienen su propia linea de ropa, refrescos, e incluso van a hacer una película sobre ellos. Gobiernan Steelport a su manera, y parece que nadie puede hacerles frente en su ciudad ni a su imperio mediático. Pero las cosas cambian, todo empieza con el asalto a un banco propiedad de una banda criminal internacional conocida como El Sindicato. Los Saints cabrean a el Sindicato por intentar robarles el dinero, y después de secuestrar a sus lideres les ofrecen una rendición, en la que los Saints deberán pagarles el 60% de sus ingresos y trabajar para el Sindicato. Obviamente se niegan y se arma la gorda.

La trama del juego será acabar con Phillipe Loren, el belga que controla el Sindicato, para ello hay que reconquistar la ciudad pateando unos cuantos culos. Hay un claro intento en ‘Saints Row: The Third‘ por que Johnny Gat y el resto de Saints tengan algo más de profundidad y nos importen un poco sus destinos, pero al igual que su predecesor la trama cojea y no es su punto fuerte. Para solventar esto contamos con un ridículo y brutal sentido del humor, totalmente irreverente que hace que apaguemos el cerebro y nos olvidemos de todo lo demás.

Jugabilidad

Como habéis podido adivinar, ‘Saints Row: The Third‘ también tiene una jugabilidad a medida del tono del resto del juego. En ‘Saints Row: The Third‘ como en otros muchos sandbox, aparte de nuestra libertad absoluta, tenemos una serie de misiones que cumplir. Las misiones principales sirven para avanzar en la trama principal, mientras que tenemos unas secundarias que sólo sirven para nuestro gozo y disfrute personal, pero que le dan mucha variedad al juego. Si completamos solamente la campaña principal tendremos unas 10 horas de juego, pero si optamos aparte de hacer el resto de misiones, y perdernos por la ciudad haciendo el cabra, tranquilamente podemos alcanzar las 20 horas. Los dos tipos de misiones son bastante divertidas y entretenidas, teniendo algunas memorables como robar un tanque y causar el caos, o atropellar a un numero determinado de gente, etc…

En muchos aspectos como bien decimos puede parecer un sandbox más, a saber, robar coches, asesinar a gente, controlar la ciudad… nada nuevo bajo el sol podríamos decir. Pero mientras que otros sandbox se centran en el realismo, en mantener controlado al jugador para que avance en la trama. ‘Saints Row: The Third‘ no, nos dan un buen surtido de armas, vehiculos, una completa falta de moral y unas ganas salvajes de crear el caos. Bien sea contra la policia, o bandas rivales, las matanzas en Steelport son algo bastante normal, seremos capaces de enfrentarnos a docenas de enemigos, gracias a una sorprende resistencia de nuestro protagonista.

El juego en su vertiente de un solo jugador es muy entretenido, pero jugando con un amigo la cosa mejora todavía aún más. Con un gran acierto han decidido abandonar la modalidad multijugador competitiva y centrarse en la cooperativa. Bien a pantalla partida localmente, o por internet podemos jugar con un amigo, y creerme, es toda una experiencia conducir a toda velocidad, cuando el co-piloto se dedica a disparar creando el caos.

El juego tiene una curva de evolución bastante ajustada y bien equilibrada. Gracias al respeto (puntos de experiencia) y al dinero, podremos desbloquear y comprar nuevas habilidades tanto para nuestros personajes como para toda la banda. Y es que es otro de los atractivos del juego, controlar la sociedad criminal de los Saints. Hay que comprar negocios, equipar a nuestros muchachos, echar a las bandas rivales del barrio… Se podría decir que es todo un juego dentro del propio juego.

Apartado Técnico

Para empezar, ‘Saints Row: The Third‘ en su apartado técnico ha tenido el buen acierto de dotar a todo el título de un aspecto más cercano a la estética cartoon, casi auto-parodiándose. El nivel de detalle de los personajes hace gala desde un primer momento, cuando entramos en el editor para hacer nuestro propio Saint. Podemos hacerle completamente a nuestro gusto, y ya no solo en lo referente a su fisionomía, tenemos un montón de complementos y ropas con las que se pueden hacer unos conjuntos someramente bizarros, todo para ser únicos e inimitables.

Los diseños de vehículos, aunque no cuenten con una licencia para las marcas reales, si que se parecen sospechosamente a los “reales”. Con un buen nivel de detalle, dada la circustancias de un juego de estas características. Por otro lado lo que no se porta tan bien son sus físicas, el coche no sufre daños correspondientes con los golpes recibidos, y a la hora de volcar o explotar no es que haya mucha variedad en cuanto a los golpes. Por otro lado los diseños de los edificios y de la ciudad que nos rodea tiene sus pros y sus contras. Por un lado la ciudad no tiene ese aspecto bullicioso que uno se espera en un sandbox de hoy día, y el nivel de los diferentes barrios no es que sea muy elevado, y ni siquiera cambia demasiado la estética de unos a otros. Por otro lado los edificios en los que hay algún hecho clave en la campaña si que están tratados como se merecen, hechos hasta el mínimo detalle.

‘Saints Row: The Third‘ cuenta con una BSO con temas bastante conocidos, que los podremos oír a través de las emisoras de radio de los coches, y gracias a nuestro smartphone en el que podremos hacer nuestra propia lista de reproducción. Por otro lado las voces vienen en inglés, todas ellas con el tomo de mofa y coña que impera en el juego, y los subtitulos y menús llegan en un perfecto castellano muy bien adaptado.

Conclusión

Saints Row: The Third‘ es uno de esos juegos honestos que tanto nos gustan, no tienen pretensiones de ser más de lo que realmente son. Con una jugabilidad muy robusta, situaciones hilarantes y un apartado técnico compacto y solvente es toda una experiencia de juego, tanto para neofitos como para los fans de la saga. Los cuales encontraran en este sin lugar a dudas la mejor entrega de todas. En Psicocine creemos que tiene una merecida nota de :

8.5/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki. Nunca me canso de hablar de cines, series, videojuegos o cómics. Siempre intentando estar al día de las últimas novedades.

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑