Analisis no image

Publicado el 25 septiembre, 2011 | por Chugo

0

Análisis PS3: ‘BodyCount’

En la actual generación de consolas, podríamos decir que el shooter es el género predominante dentro de la industria. Así que entre tanto juego de disparos en primera o tercera persona, la innovación y la originalidad es una forma de desmarcarse del resto. BodyCount, cuando empezó con su desarrollo hará tres años, de la mano del creador del shooter de culto BLACK, Stuart Black, prometía ser toda una revolución dentro del género. Pero mucho puede pasar en tres años, problemas con el juego, el director creativo Stuart Black deja el proyecto sin haberlo terminado, etc… A continuación os contamos en Psicocine lo que nos ha parecido BodyCount.

Jugabilidad.

Normalmente antes de entrar a hablar de la jugabilidad de un juego, damos un pequeño repaso a su argumento, damos detalles de los personajes y repasamos un poco su modo campaña. Como bien podéis observar con BodyCount no va a ser así, ya que su modo campaña no tiene hilo conductor alguno, no va más allá de ir a zonas de guerra para solucionar conflictos bélicos. Y eso se traslada a su jugabilidad, los objetivos a cumplir en las misiones son poco más que acabar con un general enemigo, poner cargas explosivas para cargarse algún objetivo o encontrar algunas instalaciones. Para saber que hacer en cada misión tendremos  una contacto que nos explicará un poco que hacemos ahí, que tenemos que hacer y en definitiva poner la acción con un mínimo contexto para que no sean tiros a lo loco.

Respecto a la experiencia puramente jugable poco hay que decir, es un shooter actual, con rifle, fusil de asalto, las granadas, etc… Lo más destacable, en mi opinión, ha sido el punto de mira, normalmente en esta generación acostumbran a ser más grandes, para bajar la precisión y adecuarse a las consolas. Pero con BodyCount me ha parecido incluso especialmente grande, haciendo algo engorroso incluso apuntar a algún enemigo y no saber si le estas acertando.

Otro de los puntos interesantes, y que quizás no hayan sabido explotar del todo bien es la IA del juego. Como bien decimos en BodyCount nos metemos en medio de zonas de guerra, así que normalmente hay por lo menos dos facciones en conflicto. Así que a lo largo de los niveles será habitual ver tiroteos entre soldados, esto sería interesante con una buena IA que hiciera las cosas un poco más difíciles. Pero en la realidad los soldados corretean de un lado a otro disparándose entre sí, haciéndonos las cosas más fáciles.

Así que como bien podéis imaginar, el modo campaña se presenta bastante soso, en cuatro o cinco horas cualquier jugador puede acabárselo sin problemas. Al menos, la cosa remonta un poco en cuanto hablamos de su experiencia multijugador. Por un lado tenemos un modo cooperativo de hasta dos jugadores (solamente on-line) en el que hay que sobrevivir a legiones de soldados enemigos. No tiene mayores complicaciones, pero la experiencia resulta bastante entretenida. Por otro lado tenemos la vertiente competitiva, que serían los clásicos DeathMatch y Team DeathMatch con hasta 12 jugadores, entretenido y mejor que la experiencia off-line, pero tampoco nada rompedor.

Apartado Técnico.

Probablemente en cuanto a su apartado visual no deslumbra, es correcto, pero no consigue impactar como debería. Los diseños carecen de carisma, y los diseños de los escenarios e incluso de los propios enemigos se antoja bastante monótono. Donde realmente vislumbra BodyCount es el apartado tecnológico, siendo un juego realmente robusto. Su tasa de imágenes por segundo apenas tiene caídas, siendo de lo más estable. Y esto es todo un logro, ya que prácticamente la totalidad del escenario es destruible, desde la cobertura, hasta las paredes, todo puede acabar hecho añicos. Todo este caos hace que realmente pensemos que estamos en mitad de una zona de guerra. Tampoco hay que olvidar a las físicas del juego, que se portan de una manera sobresaliente sobretodo en lo referente a los objetos del entorno.

BodyCount llega a nuestro país doblado al castellano, cosa que sería de agradecer si los diálogos fueran más allá de unas pocas frases para indicarnos los objetivos. Por lo demás el resultado es bastante notable, las armas rugen con fuerza, las explosiones ensordecedoras e impresionantes como nos tienen acostumbrados los shooters. E incluso con una banda sonora, que aunque no sea brillante, si que acompaña muy bien a lo largo de toda la experiencia de juego.

Conclusión

BodyCount tiene buenas ideas, de hecho muchas veces estaremos jugando y se nos antoja como un “quiero y no puedo”. Un modo campaña con algo más de historia sería muy de agradecer, así como un apartado artístico que dotara de algo de carisma al título. Sus puntos fuertes son los escenarios casi totalmente destruibles así como el entretenimiento que aportan sus modos online. En Psicocine le damos un

6.5/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki. Nunca me canso de hablar de cines, series, videojuegos o cómics. Siempre intentando estar al día de las últimas novedades.

Etiquetas: , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑