Analisis no image

Publicado el 17 noviembre, 2011 | por Chugo

3

Análisis PS3: ‘Batman: Arkham City’

Está claro que para nosotros, en Psicocine, esta secuela es bastante importante, no sólo por que un servidor sea fan del hombre murciélago, si no por que el Batman: Arkham Asylum fué el primer videojuego que analizamos en Psicocine. Aparte de todo el hype creado alrededor de Batman: Arkham City, es de justicia decir que es más que merecido, no obstante su primera parte fue uno de los juegos del año de 2009 teniendo un gran éxito entre gamers y crítica. Rocksteady nos prometía algo mucho más grande y espectacular, y el trabajo era realmente difícil, ya que anteriormente habían dejado el listón muy alto. Así que para eso estamos aquí, para comprobar si han conseguido cumplir con las expectativas que teníamos puestas en el juego.

Yo soy la Noche, Yo soy la Venganza, Yo soy Batman

Batman Arkham City nos sitúa 6 meses después de Batman Arkham Asylum. El anterior alcaide del Asilo Arkham se ha hecho con la alcaldía de Gotham, y ha ayudado al Dr. Hugo Strange a tomar el control de la institución psiquiátrica. El cual ha conseguido llevar a cabo el proyecto de Arkham City, en el cual se ha destinado todo un distrito de la ciudad para encerrar tanto a los presos comunes como a los que sufren graves trastornos mentales a su libre albedrío. Con el tiempo no han tardado en formarse bandas alrededor de algunos de los grandes villanos de Gotham, como El Pingüino, El Joker o Dos-Caras, que mantienen una cruenta guerra de bandas.

El Dr.Hugo Strange consiguió llevar a cabo este proyecto gracias a apoyos muy importantes, contra los que Batman se ve incapaz de hacer frente, pero decide hacer uso de su imagen pública como Bruce Wayne, haciendo una campaña en contra de Arkham City. Pero el Dr. Strange, gracias a complejas herramientas psicológicas y criminalísticas ha descubierto que quien está detrás de la máscara de Batman es el propio Bruce Wayne, así que al comienzo del juego, durante un acto público Bruce Wayne es capturado y encerrado en Arkham City.

Y así comienza nuestra aventura, enfundados con el esmoquin de Bruce Wayne y no con el manto del murciélago. Durante los primeros minutos, y hasta que consigamos el traje, estar como Bruce Wayne nos sirve para hacernos con el control del personaje con un pequeño tutorial. Después de estar armado con todos los gadgets y con el traje de Batman ya es momento para que salvemos una vez más la ciudad de Gotham.

Hablando en líneas generales el argumento de Batman Arkham City es mucho mas completo que el de su predecesor. Disponemos de varias tramas que se entrecruzan, como detener el misterioso “Protocolo 10” del Dr. Strange o conseguir la cura de la enfermedad del Titán del Joker. El numero de personajes carismáticos del universo de Batman se ha multiplicado, contamos con muchos más villanos, e incluso algunos viejos conocidos compañeros de armas como Robin o Alfred (a través del intercomunicador). Siguiendo hablando en líneas generales, y sin querer hacer ningún spoiler, solo podemos contar que la historia es mucho más redonda que predecesor, en muchos aspectos más fiel al Batman original de los cómics (no obstante se sigue notando la mano de Paul Dini como guionista del juego) y por último tiene un final que no va a dejar indiferente a nadie.

La eterna lucha contra el crimen

La primera sensación al comenzar a jugar a Batman: Arkham City es lo enorme que es todo. Tenemos un distrito de Gotham City para nosotros solos, en el que han encerrado a toda la flor y nata de la vida criminal de la ciudad. A diferencia de Batman Arkham Asylum no tendremos que ir desbloqueando las zonas del mapa, si no que contaremos con una libertad absoluta para ir de un lado a otro desde el primer minuto. Aparte de lo enorme que es, también es abrumador, hay mucho por ver, y cantidades de misiones secundarias que llevar a cabo. Principalmente tenemos la historia principal, suficientemente elaborada y atractiva como para ser el mayor atractivo del juego, pero eso no es todo. Contamos con un buen puñado de historias paralelas que dan mucha variedad al juego, haciendo que para nada nos resulte repetitivo. Estas misiones van desde los trofeos y acertijos de Riddler (que sirven para desbloquear nuevos desafíos y materiales adicionales), hasta otras con algo más de sustancia como detener a Zsasz o a Deadshot.

Para movernos por la ciudad utilizaremos el famoso gancho de Batman, uno de sus múltiples bat-gadgets. El gancho al igual que en su predecesor nos sirve para acercarnos a cornisas y puntos elevados, con la salvedad que ahora tiene un modo turbo, que nos “lanza” a las alturas, donde ya podremos planear con la capa y correr grandes distancias en poco tiempo. A medida que avanza el juego obtendremos una ayuda con algunos gadgets extras, como el lanzacabos para llegar a zonas de difícil acceso, las granadas de hielo del Dr.Fries para crear plataformas en el agua o tapar conductos de vapor, etc… Además también contaremos con algunas novedades para enfrentarnos a los enemigos en materia de gadgets, como puede ser un dispositivo que inutiliza las armas. El clásico armamento de gadgets y herramientas no sólo lo obtendremos por eventos en la trama, si no que también los podemos desbloquear a medida que ganamos experiencia. Entre las mejoras que podemos conseguir están desde una mejor armadura, un dispositivo que impiden que las gafas térmicas puedan vernos o incluso algunos combos especiales, todo ello cortesía de WayneTech.

El control del juego sigue siendo tan intuitivo como su predecesor, basándose en los combos fáciles y fluidos una vez más, a los cuales se les ha añadido algunas mejoras como poder bloquear a dos y tres atacantes a la vez. Como bien hemos comentado antes algunos de los gadgets sirven de gran ayuda durante los combates cuerpo a cuerpo, sobretodo los que se consiguen con experiencia adicional, como rematar varios atacantes a la vez o destruir las armas de los enemigos con una llave. Pero tampoco nos engañemos, Batman no solo pega mamporros a diestro y siniestro, si no que tiene un importante componente de estrategia y de sigilo. Y siendo sinceros, para mi no hay nada mas satisfactorio que ir eliminando uno a uno los matones de una sala, mientras aterrorizados maldicen al murciélago. Tampoco nos olvidamos de las fases de investigación, a veces tendremos que seguir pistas o analizar escenas del crimen, en la que una vez más, la Vista de Detective, será una herramientas indispensable.

El juego en su modo historia ya tiene suficientes horas de juego para dar por satisfechos tanto a jugones como fans, pero la cosa no termina ahí. Después de terminar el juego todavía podremos continuar en Arkham City completando esas misiones paralelas que no habíamos tenido oportunidad de terminar o para continuar con los puzzles y acertijos de Riddler. Además, se desbloquea el modo Historia Plus, que será bastante más difícil, con los enemigos aguantando mucho más, teniendo mejores armas, etc… Todo un detalle, ya que el juego aunque entretenido, no es que suponga ningún gran reto, eso sí, el Jefe Final del modo historia, es bastante más difícil y con mucho más sentido que el de Batman Arkham Asylum. Y también, para añadir incluso más horas de juego y rejugabilidad, hay que añadir los ya conocidos retos y desafíos.

La gatita saca las uñas

Uno de los mayores aciertos en Batman Arkham Asylum ha sido incluir a la felina favorita de Gotham, la sensual y peligrosa Selina Kyle a.k.a. Catwoman. Hay cuatro capítulos independientes de la historia principal, pero que de alguna manera llenan algunos agujeros de la historia. En estos cuatro capítulos controlamos a Catwoman, que tiene una jugabilidad sensiblemente diferente a la del Caballero Oscuro. Es más ágil y rápida, aunque menos contundente a la hora del combate. Así mismo no tiene tantos gadgets, tan solo contamos con el látigo, unos abrojos y poco más, nada que ver con el cinturón multiusos de Batman. Catwoman tampoco tiene la Vista Detective, si no que en su lugar dispone de la Vista de Ladrón, es más incómoda que la de Batman, y da menos datos de los enemigos, pero estos se resaltan en pantalla y muestra el camino a seguir para lograr nuestro objetivo.

También su manera de moverse por Arkham City es diferente, no puede planear, y utiliza su látigo para asirse a las cornisas y gárgolas, y salta mucho más que el murciélago. Pero como bien decimos, por mucho que salte no puede planear, así que para llegar hasta su destino, la gata saca las uñas y va saltando entre las paredes y superficies lisas, gracias a un QTE sencillito iremos de un punto a otro hasta llegar al destino de una manera entretenida.

Una vez terminado por primera vez el juego, podemos intercambiar a Catwoman y a Batman en el momento que queramos, lo cual nos sirve para conseguir trofeos de Riddler exclusivos para la gatita y resolver algunos puzzles que sin su ayuda sería imposible. Además también puede acceder a los desafios y retos al igual que el hombre muciélago.

En el Callejón del Crimen

El principal protagonista de Batman: Arkham City es precisamente eso, Arkham City. A diferencia de su predecesor el escenario es sorprendentemente grande, tenemos una gran variedad de situaciones y lugares, dejando de lado la monotonía del Asilo Arkham. Aparte de ello sigue en la línea de Batman: Arkham Asylum, apuesta por unos colores grises y oscuros, dando un toque lúgubre a todos los escenarios, muy del estilo de los cómics o las películas. Y es otro punto a su favor, la ambientación, una vez más destaca por que parece que ha cogido lo mejor de la estética de una novela gráfica, pero a su vez, mantiene ese toque cinematográfico tan característico, formando un videojuego con una estética única e inmejorable. Los personajes estan en la misma línea que la ambientación y en los escenarios, con un toque de realismo mezclado con la estética de cómic, y no solo hablamos de los matones (los cuales ahora hay una gran variedad) si no que también hablamos de los villanos, yo sobretodo destacaría a Dos-Caras (el cual nada tiene que envidiar al interpretado por Aaron Eckhart en El Caballero Oscuro) y a El Pingüino (que el detalle del monóculo-culo de botella es simplemente magnífico)

El juego aunque gráficamente es muy redondo, no está exento de fallos. Es muy destacable sobretodo algún pequeño y problema bug a la hora de cargar algunas texturas en el exterior. Aunque está muy bien llevado y el fallo es mínimo, es comprensible que el motor Unreal Engine le cueste cargar espacios tan abiertos como en esta ocasión. Así todo es sorprendente los buenos tiempos de carga, así como en la fluidez de algunas animaciones, como por ejemplo las de los combates cuerpo a cuerpo, en la que tranquilamente podemos tener una veintena de enemigos en pantalla.

Y ahora vengo con el que probablemente sea uno de los puntos más destacables dentro del apartado técnico del juego: su sonido. Para empezar, destacar la impecable BSO, que acompaña a la perfección en cada momento, así como logra una inmersión dentro del título inmejorable. La música está muy en la línea de lo que Hans Zimmer y James Newton Howard han traído para las películas de Nolan sobre Batman. Tampoco un nada desdeñable trabajo de doblaje, que supera en cuanto a calidad y cantidad de voces a Batman Arkham Asylum. La calidad como bien digo es bastante superior, y sobretodo destacar la voz del propio Batman, que es la misma del actor que dobla a Christian Bale. Puede que no esté a la altura del equipo de doblaje original, solamente por las voces de Mark Hamill o Kevin Conroy, pero desde luego su trabajo es de lo mejor en el mundo de los videojuegos.

Conclusión

Batman: Arkham Asylum fue un juego en lineas generales muy redondo, tenía algunos fallos que debían de ser pulidos, y parece que Rocksteady ha tomado nota. En pocas palabras podríamos decir que Batman: Arkham City es mejor y mas grande, con una libertad de movimientos increible y con una historia que realmente cuenta con uno de los mejores finales que he visto en mucho tiempo. Sigue sorprendiendo lo que se puede exprimir a un motor gráfico como el Unreal, y apoyado por unos diseños de personajes y de escenarios sencillamente admirable. Se sigue notando que es un juego hecho por y para fans, y precisamente estos últimos son los que más lo van a disfrutar. Así que como fan yo creo que le voy a poner una de las notas más altas que hace tiempo que no pongo a un videojuego, creo que tiene un merecido

9.5/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki. Nunca me canso de hablar de cines, series, videojuegos o cómics. Siempre intentando estar al día de las últimas novedades.

Etiquetas: , , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑