Analisis no image

Publicado el 22 septiembre, 2011 | por Chugo

0

Análisis PC: ‘Warhammer 40.000: Space Marine’

Space Marine es uno de los muchos títulos que han salido a la luz basados en el conocido juego de estrategia de miniaturas de Warhammer 40.000. Estos juegos, suelen tener en común, que parece que solo gustan a los incondicionales fans de la franquicia, y que los que no conocen el juego de miniaturas les deje bastante fríos. Space Marine parece que tiene los elementos para entretener tanto a los fans como a los profanos, ¿conseguirá convencer a todo el mundo? En Psicocine intentaremos desvelarlo.

Historia. En el Futuro solo hay guerra

En el año 40.000 solo hay guerra, la humanidad se ve constatemente amenazada por hordas alienígenas y las malvadas fuerzas del Caos. Y sólo hay un cuerpo capaz de traer luz en este oscuro futuro, los Marines Espaciales, dioses entre los hombres normales, adiestrados para la guerra y para defender a toda la humanidad. Esta vez nos metemos en la servoarmadura de Titus, capitán de los Ultramarines, uno de los más honorables y distinguidos cuerpos de los Marines Espaciales. Junto con otros dos Ultramarines llegamos al mundo forja de Graia, un planeta de importancia estratégica que ha sido invadido por una horda de salvajes Orkos. A lo largo del juego, junto con Titus iremos descubriendo que el planeta tiene más importancia de la que aparenta a primera vista, y que los Orkos no son los únicos interesados en lo que se cuece en el planeta.

Uno de los mayores puntos fuertes de Space Marine es toda su rica ambientación, los chicos de Relic han sabido adaptar maravillosamente las toneladas de historia y trasfondo que rodea al universo de Warhammer 40.000, haciendo que para los fans sea una verdadera maravilla, y que logre interesar a los novatos. Así todo quien disfrutará realmente son los conocedores de la franquicia, que verán como uno de los iconos más importantes del universo Warhammer cobra vida, por supuesto hablo de los Marines Espaciales, los grandes protagonistas del juego.

En definitiva la historia conseguirá hacernos mantener el interés a lo largo de las 7-8 horas que dura el juego. Además deja con un final lo suficientemente abierto para una segunda parte, que por cierto ya están desarrollando, y que por lo menos yo espero con bastante interés.

Jugabilidad. El honor acaba con la muerte.

Space Marine ha sido definido por muchos como el Gears of War del universo Warhammer 40.000. En un principio puede ser cierto, atravesar zonas plagadas de enemigos, desde estrechos pasillos o tuneles, a grandes espacios abiertos que sirven como campo de batalla. Pero ahi se acaban sus similitudes, son juegos muy diferentes. Para empezar, en Space Marine no existen las coberturas, sí, nos podremos poner detrás de una columna o escombros para no recibir fuego enemigo, pero no habrá un botón para pegarnos y disparar a cubierto. También es cierto que lo de andar cubriéndose y escondiéndose no es propio de un Ultramarine, estos afrontan la batalla y buscan la gloria o la muerte. Esto han debido de pensar para el sistema de salud, olvidaros de la vida que se regenera sola o los botiquines, la vida solo podremos recuperarla en el fragor de la batalla. Solo habrá dos formas, una, es cuando después de matar muchos enemigos entramos en el Modo Furia, en el que recuperamos salud, damos golpes más fuertes y rápidos, o acercándonos al cuerpo a cuerpo, aturdiendo a un enemigo y ejecutando un espectacular combo final. Ni que decir tiene que cuando estás a punto de morir, lanzarse al cuerpo a cuerpo para recuperar salud es toda una temeridad y algo frustrante si no lo consigues, pero es un sistema por lo menos muy original.

El arsenal es bastante variado y como viene siendo la tónica continua siendo fiel a todo lo relacionado con Warhammer. Tenemos Bolters, Rifles de Plasma, de Fusión, Cañones Láser, Espadas Sierra, Hachas de Energía, etc… a la mayoría puede que les suene a chino, pero más de un fan seguro que está deseando coger un Bolter Pesado y acabar con unos cuantos Orkos. Tan solo podremos llevar cuatro armas, que iremos adquiriendo a medida que vamos avanzando en el juego, por esa parte es lo normal en cualquier shooter de accion en tercera persona. Como mencionamos antes, el cuerpo a cuerpo es bastante importante para recuperar salud, así que contaremos con armas a tal efecto como la Espada Sierra, Hacha de Energia o Martillo de la Tormenta. El cuerpo a cuerpo es bastante limitado, aunque habiendo combos diferentes para hacer, el combate se limita a dos botones, uno de ataque y otro para aturdir, se hecha en falta poder bloquear los ataques y hacer golpes más elaborados.

La IA aunque no es brillante si que es bastante correcta, depende del tipo de enemigo se portarán de una manera u otra. Unos utilizan su enorme superioridad numérica para rodearte y obligarte a entrar en cuerpo a cuerpo, otros  utilizan su potencia de fuego superior para acabar contigo desde la distancia, etc.. Digamos que cada uno tiene su propia personalidad a la hora de atacar. Respecto a los Jefes Finales, aunque hay varios retos como abatir algún vehículo o soportar hordas de ataques Orkos, es cierto que enemigos finales, como tal, se antojan pocos y demasiado fáciles. Apenas nos enfrentamos a dos Jefes Finales importantes, y son demasiado seguidos y casi al final del juego.

El apartado de multijugador de momento se presenta bastante discreto, aunque con posibilidades. Solo podemos jugar a Duelo por Equipos, en el que el primer equipo de Marines que llega a 41 muertes gana, o a capturar y mantener puntos de control. Podremos escoger entre tres clases de Marine Espacial, el Táctico, con el armamento básico de disparo y cuerpo a cuerpo, el Apoyo Pesado, que tiene armamento pesado de gran calibre, y el Soldado de Asalto, que va con su jetpack, pistola y arma de cuerpo a cuerpo. A medida que vayamos superando ciertos desafios en este multijugador iremos desbloqueando nuevas armas o el editor de personajes, con el que podremos caracterizar a nuestro Marine como nosotros queramos.

Apartado Técnico. Bajo la Luz del Emperador

El apartado gráfico de ‘Warhammer 40.000: Space Marine‘ se podría definir como discreto pero efectivo. Probablemente su motor gráfico no es de lo más potente en el mercado, pero esta recreado todo con tanto detalle y tan bien aprovechado que no tiene nada que envidiar a otros grafismos. Por ejemplo las armaduras de los Ultramarines están recreadas con todo lujo de detalles, cada uno de ellos tiene una distinta, con diferentes grabados, condecoraciones, etc… y los efectos de luces y sombras sobre ellas tienen un acabo bastante notable. Parecido pasa con los enemigos, aunque a veces se antojen escasos los diferentes tipos de Orkos o soldados del Caos, y no se halla prestado tanta atención como con los protagonistas tienen un buen acabado. Ya no se puede decir lo mismo de algunos escenarios, sobretodo los más grandes, aunque cumplen, alguna calidad de las texturas no es la esperada. Pero luego tienes algunos escenarios como el Manufactorum, una enorme fábrica que parece una catedral gótica, con la luz entrando por las cristaleras y que te deja sin habla.

El juego llega con las voces y textos completamente en castellano, y con un buen nivel. Desde las voces de los Ultramarines o Guardias Imperiales que te acompañan a lo largo de la aventura, hasta las voces por megafonía que instan a los civiles a trabajar y dar sus vidas por el Sagrado Emperador, han hecho un estupendo trabajo trayendo a nuestro idioma Space Marine. Y todo ello manteniendo la fidelidad del universo, hasta los Orkos hablan con su particular y cómico ceceo. Los FX de disparos, explosiones, etc… al igual que con las voces cumple muy bien con su función, ayudando a una inmersión completa dentro del videojuego.

Conclusión

Warhammer 40.000: Space Marine‘ es un juego entretenido, con una historia amena (aunque algo predecible) que seguro que proporciona diversión a los que nunca hayan oído hablar de los Ultramarines. Por otro lado los conocedores de este universo le sacarán todo su jugo a la historia y a los infinitos pequeños detalles que enriquecen mucho la experiencia jugable. Por otro lado tiene algunos fallos de jugabilidad, como el tema de recuperar salud o el no haber un sistema de coberturas, que aunque le hacen ser un juego original y distinto, se echan en falta ciertas mecánicas de juego más actuales. El apartado técnico es discreto, pero muy bien aprovechado y explotado, con un trabajo en los diseños impecables. Esperemos que la segunda parte resuelvan esos pequeños fallos que hacen que no sea un juego excelente. Después de haber matado a unos cuantos miles de Orkos (literalmente, enserio) y salvado a la humanidad una vez más, en Psicocine le ponemos una nota de

7.5/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki. Nunca me canso de hablar de cines, series, videojuegos o cómics. Siempre intentando estar al día de las últimas novedades.

Etiquetas: , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑