Analisis no image

Publicado el 25 diciembre, 2012 | por Sandor

0

Analisis PC: ‘The Dark Eye: Chains of Satinav’

Los fans del género de las aventuras gráficas estamos de enhorabuena, ya que aunque siempre se dice que es un género anclado en el pasado, sin futuro, en el que pocas compañías se atreven a apostar, en los últimos años estamos viviendo un nuevo renacer del género gracias a internet. Sin publishers “iluminados” que decidan si el juego merece o no merece compartir estantería virtual junto a Call of Duty o Uncharted, los fans encontramos en empresas como Daedalic el entretenimiento que tanto ansiamos, lejos de la banalidad y sencillez tanto argumental como intelectual que ofrecen la mayoría de títulos que aparecen en el mercado, sin ánimo de ofender a ninguno de ellos.

Sin más preámbulo, vamos a conocer una de las últimas producciones de Daedalic Studios, conocidos recientemente en nuestro país gracias a la distribución por parte de FX Interactive de “La Fuga de Deponia“, la aventura que todos quisieron asemejar a Monkey Island. En esta ocasión, el título no será tan cómico como las aventuras de Rufus, si bien no dejará de ser una delicia visual. Señores, esto es Chains of Satinav, un juego enmarcado en el trasfondo del juego The Dark Eye.

Argumento y jugabilidad:

The Dark Eye: Chains of Satinav nos cuenta la historia de Geron, un desdichado chaval de Andergast. Extrañamente repudiado por prácticamente todo el pueblo, siendo siempre objetivo de burlas y abusos, el pobre Geron no se deja machacar por la suerte que le parece haber sido impuesta, y no se rendirá hasta conseguir la aprobación de aquellos que le odian. Con este motivo, tendremos que ayudarle a ganar la competición de la hoja de roble, y ser el protagonista de los festejos que se están celebrando en honor de la paz con Nostria, la nación enemiga de Andergast. No obstante, algo trocará los planes de Geron, al conocer que en realidad, es el portador de una antigua maldición que pondrá en peligro no solo a él mismo, sino al mundo entero. La única esperanza de Geron reside en un hada de nombre ininteligible, Nuridarinellavanda (Nuri para los amigos), viéndose obligado a partir en su busca, esperando solucionar su maldición, a la vez que aprende más sobre sí mismo y el mundo que le rodea.

Con este telón de fondo, Daedalic nos ofrece una aventura gráfica de un corte sin duda mucho más serio y dramático que el reciente Deponia, basado en el celebérrimo juego de rol The Dark Eye, un juego de rol tradicional de tremendo éxito en Alemania, y que ha inspirado diversos juegos ya aparecidos en nuestras fronteras, como el antiguo “La Sombra sobre Riva” o el más reciente Drakensang. A diferencia de estos dos títulos, ambos juegos de rol sin lugar a dudas, Chains of Satinav tan sólo aprovecha el propio trasfondo del juego ideado por Ulrich Kiesow, dejando fuera de la mesa la posibilidad de introducir componentes de juego de rol en el título, centrándose única y exclusivamente en la mecánica habitual de una aventura point and click, a la vez que nos cuenta una historia rica y profunda.

Los puzzles, al igual que en otros juegos de Daedalic, están bien planteados en la mayoría de las ocasiones, si bien, al igual que pasaba en Deponia, en alguna ocasión nos frustraremos ante la falta de indicaciones sobre cuál es el siguiente paso a completar, o incluso, señas que nos indiquen que nos enfrentamos ante un puzzle o la manera de afrontarlo. No obstante, el juego no deja de ser un pasatiempo realmente entretenido, además de original, al incluir entre el repertorio de acciones realizables por el protagonista la llamada a su “mala suerte”, permitiéndole romper todo tipo de artefactos, una habilidad que se complementará a la perfección con la habilidad de Nuri de sanar y restaurar el estado de esos mismos artefactos, dando de sí para escenas y puzzles realmente memorables.

Aspecto técnico:

Si en algo sobresale Chains of Satinav es, sin lugar a dudas, su apartado artístico y técnico. Tan solo tendréis que echar un vistazo a las imágenes que acompañan a este análisis para daros cuenta de que no estáis frente a un juego normal y corriente. Cada escena de The Dark Eye: Chains of Satinav cuenta con una calidad tal que parece que más que un videojuego, estemos ante un cuadro viviente. Dejado de lado cualquier tipo de implementación de las 3D, el juego funciona totalmente en 2D, mostrándonos escenarios realmente fantásticos, tremendamente preciosistas y de corte oscuro, recordando a los cuadros y las obras de arte que han perdurado el paso de los años desde la Europa romántica y barroco.

No obstante, este nivel visual acaba siendo una espada de doble filo para el juego. Si bien en capturas de pantalla estáticas se aprecia el nivel impresionante de dibujo, en movimiento nos daremos cuenta de lo tremendamente complicado que es conseguir que ilustraciones tan trabajadas cobren “vida”, pareciendo más robots, o incluso recordando a los libros recortables para niños, en los que gracias a una lengüeta conseguíamos que el perro abriera y cerrara su boca, por ejemplo. Claramente, Daedalic ha invertido el presupuesto del título en conseguir este estilo único, no dejando demasiado para la animación en sí de los escenarios y personajes, ya que excepto por los personajes protagonistas y algún que otro momento puntual, el juego se animará de forma parecida a una película “stop-motion” pero de manera bastante más burda, recordando a otro material audiovisual como South Park… Por insultante que pudiera parecer en un primer lugar la comparación, teniendo en cuenta la diferencia visual entre ambos materiales.

La banda sonora también resulta excelente, de un tono lúgubre y melancólico, aportado una tremenda epicidad al conjunto, y ayudando a introducirnos en la historia de Geron, llegando incluso a conseguir que nos conmovamos ante la tremenda historia que se nos presenta. Las voces del juego, así como los textos, estarán en completo y perfecto inglés, un detalle a tener en cuenta por aquellos con dificultades para comprender este idioma.

Conclusión:

The Dark Eye: Chains of Satinav es una aventura gráfica que ningún fan del género debería perderse, al mismo tiempo que supone la demostración de que para ofrecer una buena aventura, no es necesario que sea una comedia, pudiendo resultar igualmente entretenido usando temáticas más complejas y serias. No obstante, los jugadores menos duchos encontrarán en la falta de ayudas un tremendo escollo que seguramente no les motive a continuar el juego sin tener una buena guía a su lado. En definitiva, todo un espectáculo audiovisual que merece la pena disfrutar, si bien no puedo evitar plantearme… ¿Cómo hubiera sido este Chains of Satinav, si Daedalic hubiera dispuesto del dinero necesario para animar a este juego como se merecía?

Por otro lado, cabe destacar que si queremos disfrutar de este juego, tendremos que recurrir a las estanterías virtuales de plataformas como GOG o Steam. Aunque, personalmente, ojalá FX Interactive haya tomado nota de la tremenda calidad de las producciones de Daedalic, y se decida a obsequiarnos con un lanzamiento en condiciones de este título en nuestro país.

8/10

Share Button
The following two tabs change content below.

Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑