Analisis no image

Publicado el 17 octubre, 2012 | por Sandor

0

Análisis PC: ‘La-Mulana’

Vivimos tiempos interesantes, sobre todo en el mundillo del videojuego. Seguro que en más de una ocasión hemos oído alguna de estas frases sentenciosas: “Ya no hacen juegos como los de antes”. “Hoy en día solo se hacen shooters 3D”. “Los juegos cada vez se casualizan más”. “Japón no es ni una sombra de lo que fue”. ¿Os suena?

Y ciertamente el panorama actual te hace pensar así… hasta que te topas con algo tan diferente como es La-Mulana, de Nigoro, un juego que, sencillamente, no os dejará indiferentes. Y quizá os hará estampar vuestro teclado o mando contra la pared.

Jugabilidad e historia:

En La-Mulana encarnaremos a Lemeza Kozugi, un profesor de arqueología de universidad ataviado con una molona chaqueta de cuero, un látigo y un estiloso fedora, recién llegado a la mítica ciudad de La-Mulana, unas ruinas en las que, según dice la leyenda, se encuentra un legendario artefacto que dio origen a toda la vida en la Tierra. No llevamos ni 5 minutos de juego, y La-Mulana ya nos deja bien claro que es un juego que parece sacado de otra época, con claras referencias y homenajes a personajes, situaciones y elementos de la cultura popular que tan solo sabremos apreciar si tenemos una cierta edad. Pero estos homenajes no son solo a nivel argumental o visual…

Nuestros primeros minutos de juego nos recordarán al desafío que suponían en su día juegos como Castlevania en NES o SNES: Saltos milimetrados, muertes frustrantes tras caer por un precipicio por culpa del retroceso que nos supone un golpe contra un enemigo, o algo tan simple como lo laborioso que nos resultará recuperar la vida que perdamos tras los incesantes ataques de los animales salvajes y diversas criaturas fantásticas que nos iremos encontrando. Si esto ya os parece suficiente dificultad… Aun no habéis visto nada de La-Mulana.

Conforme empecemos a aventurarnos dentro de las ruinas, nos daremos cuenta de una terrible verdad: Al igual que en los juegos de antes, no habrá ninguna mano que nos guie. Prácticamente ninguna ayuda sobre que hacer a cada momento. Y lo que es peor, cada habitación de las ruinas que nos encontremos esconderá en sí misma un puzzle que tendremos que desentrañar. A veces nos enteraremos de la existencia de dicho puzzle por una pista que podremos encontrar en la misma habitación. A veces, encontraremos estas pistas en localizaciones que poco o nada tienen que ver con el puzzle al que hacen referencia. En otras ocasiones, simplemente, tendremos la suerte de realizar lo necesario para obtener el siguiente objeto que nos permitirá llegar más allá en nuestra exploración por las ruinas… Suponiendo, claro está, que seamos capaces de volver a salir de la habitación, ya que el juego no tiene ningún problema en llenar nuestro camino de trampas capaces de matarnos instantáneamente, o que simplemente nos impidan salir de la sala. ¿Os parece ya un juego lo suficientemente vil? ¿Y si le sumamos que para encontrarnos con los diferentes jefes del juego, hemos de encontrar un ankh, la joya que casa con dicho ankh, y llevarlos a una habitación concreta de las ruinas… sin que obtengamos ninguna pista de ello?

Creo que a estas alturas será redundante, pero el mayor problema (Por no decir el único) de La-Mulana es su excesiva dificultad. En concreto, su curva de dificultad, ya que una vez comencemos a jugar, no nos encontraremos con un desafío… nos encontraremos con un muro infranqueable. No sabremos qué hacer, nos aburriremos increíblemente rápido, no entenderemos el objetivo del juego ni por que ciertas mecánicas del juego funcionan como lo hacen. Derrotados, quitaremos el juego, volveremos a internet, y quizá, con algo de suerte, encontraremos una wiki, un video en youtube, una guía… En ese momento, comprenderemos para que sirven esas lápidas. Por qué no conseguíamos avanzar. Que ese charco en el suelo era la única manera de curarse. Y poco a poco conseguiremos ir avanzando, descubrir las maravillas que esconde La-Mulana, y sobre todo, disfrutar como enanos con un juego de plataformas y acción de los que ya no se hacen.

Aspecto Técnico:

La-Mulana destaca por esta vuelta y guiños al pasado en todos sus componentes, el apartado técnico no iba a ser menos. No obstante, cabe decir que esta versión de La-Mulana es un port de la versión de WiiWare, por lo que contaremos con gráficos que nos recordarán a la época de SuperNintendo y, posteriormente, los 32 bits. Nos moveremos por entornos realmente variados y con un diseño artístico muy variado: En las ruinas de La-Mulana hay lugar para todo tipo de mitologías: Mesoamericana, europea, egipcia… Cada vez que cambiemos de zona, nos maravillaremos con los nuevos entornos que nos encontraremos.

A nivel sonoro, el juego nos ofrece una sólida y animada banda sonora de estilo chiptune, que si bien no resulta agradable de oír a un volumen fuerte, o que contribuirá a la larga a la desesperación que puede suponer intentar resolver un puzzle, siempre nos empujará a continuar un poco más antes de dar por terminadas nuestras aventuras.

Conclusiones:

Es muy sencillo hablar de lo que es La-Mulana comparándolo con otro juego muy similar: La-Mulana viene a ser el primo cabrón de Cave Story. Un juego de plataformas y acción que, si somos capaces de aguantar al principio, y nos sometemos a la brutal dificultad que nos impone, se hará un hueco en nuestro corazón. Un juego excelente, y completamente recomendado para todos aquellos que quieran probar algo realmente nuevo, más allá de lo que ofrecen los juegos AAA actuales, además de volver a una época en la que terminar un nivel realmente te resultaba gratificante.

9/10

Share Button
The following two tabs change content below.

Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑