Analisis no image

Publicado el 22 octubre, 2012 | por Chugo

2

Análisis PC: ‘Dishonored’

En los tiempos que corren en el mundo de los videojuegos es algo muy arriesgado traer algo nuevo, una nueva IP que intente innovar y traer algo de frescura al mercado. Pues bien, Bethesda y Arkane Studio han apostado fuerte con ‘Dishonored’, un juego de acción en primera persona muy distinto a lo que estamos acostumbrados en los últimos tiempos. A continuación pasaremos a analizar lo que nos ha parecido el juego:

En busca de la venganza

En ‘Dishonored’ encarnamos a Corvo, el Lord Protector del Imperio y guardia personal de la Emperatriz. Estamos en las horas más bajas de este imperio, una enfermedad asola las calles y nadie parece tener ni cura ni respuesta a esta peste. Así que la Emperatriz manda a Corvo por todo el mundo a buscar una cura o al menos alguien que sepa tratar con esta plaga, lamentablemente no encuentra respuesta y vuelve a Dunwall (la capital) con las manos vacías. A su regreso y tras una breve reunión con la Emperatriz sufre un atentado, resultando asesinada y su hija secuestrada. Todo apunta a que el ministro de inteligencia es el principal conspirador, pero echan la culpa a Corvo, el cual después de un periodo encarcelado, consigue escapar gracias a unos leales a la corona que quieren rescatar y poner en el trono a la joven heredera, y para ello necesitan de las habilidades únicas del Lord Protector.

A medida que avanza la trama todo se complica, y hay algún que otro giro argumental que nos mantendrá atentos por ver como evoluciona la historia. Cumple sobradamente con su cometido, amenizar toda la experiencia jugable, pero bien es cierto que la historia no es muy original e incluso predecible en algunos puntos. Así todo como bien decimos tiene unas estupendas 10 o 11 horas jugables, que se pueden multiplicar por dos si hacemos las misiones secundarias. El personaje principal, Corvo, pertenece a ese elenco de protagonistas en el mundo de los videojuegos que no sueltan una palabra, así que el principal conducto de la historia serán las conversaciones entre los diferentes personajes no jugables. Aquí se demuestra un buen trabajo respecto al guión, porque toda la trama está llevada estupendamente con los diálogos de unos personajes secundarios muy tridimensionales y bien construidos, ya que todos y cada uno tienen sus motivaciones y su rol en la historia que acontece.

El universo de ‘Dishonored‘ se muestra lleno de matices y de profundidad, para lograrlo en todas las misiones encontraremos libros, panfletos y pósters. En estos libros podemos encontrar lo mismo pistas para las misiones, como pequeños relatos que ayudan a dar forma a este mundo Steampunk, donde la ciencia-ficción y la época industrial se unen para formar un rico universo lleno de carisma y personalidad.

Pero lo más reseñable sería nuestra relación con el entorno y la importancia de la toma de decisiones. De primeras el argumento es bastante lineal, pero tendremos la oportunidad de cambiar ciertas cosas. Por ejemplo, si nos dedicamos a liquidar a todo guardia, civil, o cualquier individuo que nos encontremos, tendrá sus consecuencias. En posteriores niveles la guardia será más numerosa, aparecerán más ratas, con lo que el número de infectados por la peste (prácticamente zombies) crecerá, y las cosas se pondrán cada vez más difíciles, acabando la historia de una forma mucho más trágica y oscura. Sin embargo, si no vamos por el camino fácil y somos un asesino metódico que solo mata o incapacita cuando es necesario, el porvenir de Dunwall será mucho mas favorecedor, tanto en la trama como en las misiones.

Guerrero y Asesino

La libertad de elección de la que hace gala ‘Dishonored‘ es tal, que estamos ante un juego difícilmente clasificable, muy cerca del sandbox pero sin llegar a ello, ya que las zonas están más acotadas y tenemos un objetivo muy acotado en las misiones. Podríamos decir que estamos ante un juego de acción en primera persona con mucha libertad. La libertad llega a la hora de cumplir ese objetivo, en los escenarios tenemos multitud de posibilidades para llegar a nuestro objetivo, y casi un abanico de posibilidades igual de amplio para cumplirlo. Desde envenenarlos, liquidarlos sin piedad, o buscar otras alternativas un poco más complicadas para sacarlos de circulación sin necesidad de matar a nadie. La libertad también llega mientras nos movemos entre los guardias, podemos decidir actuar como un guerrero, bruto y poco sutil, con pistola y espada en mano entrando sin miramientos y acabando con todo, o por el contrario ser un asesino sutil y metódico, infiltrándose y teniendo a las sombras como aliadas.

Tendremos un equipo adecuado para afrontar las misiones, decidamos como decidamos resolverlas. Tendremos en nuestro arsenal una espada, que lo mismo sirve para rajar cuellos como para tensos y ruidosos combates de esgrima, con la que podremos bloquear y lanzar estacadas. El combate cuerpo a cuerpo quizás podría haberse profundizado un poco más para llenarlo con más acción, pero la mecánica de bloquear y contra-atacar es suficientemente satisfactoria. También contamos con ballestas por si queremos no hacer ruido, podemos cargarla con dardos no letales, virotes normales, y virotes que explotan en llamas. También contamos con una de las pistolas de la época, ruidosa, pero muy útil cuando nos quedamos sin alternativas. Por otro lado tenemos granadas, trampas, dispositivos para anular circuitos y trampas que hay por el escenario, etc.. vamos que estamos muy bien surtidos.

También contamos con ayudas de una índole más sobrenatural, por supuesto hablamos de los poderes. La mayoría de estos poderes hacen ver que el esfuerzo de los diseñadores es que ‘Dishonored‘ se juegue mediante el sigilo, ya que muchos de ello favorecen esta clase de juego. Podemos teleportarnos, poseer pequeños animales y personas, invocar ratas que devoren los cadáveres  o incluso una visión especial que resalta enemigos a través de las paredes. Estos poderes se consiguen y se mejoran mediante runas que tenemos que buscar por los escenarios. Para ello dispondremos de una herramienta muy especial, un corazón que nos indica donde están estas runas y los talismanes (que aportan ligeras ventajas al personaje, como mayor recuperación de vida, etc…), así como nos cuenta secretos de los personajes de nuestro entorno y del escenario. Es un detalle muy chulo y muy original.

El juego se divide por misiones, nuestros aliados nos pedirán que secuestremos, interroguemos, rescatemos o asesinemos a alguien, y así es más o menos como avanza toda la trama, en estas misiones. Esto nos lleva a visitar toda Dunwall, que la visitaremos por secciones, y si prestamos atención a las conversaciones de los personajes no jugadores, podremos encontrar misiones secundarias muy interesantes, así como pistas para resolver las principales. Así todo tendremos la libertad para movernos por unos escenarios bastante grandes, con muchos caminos secundarios . Es una verdadera gozada ser capaz de subirse a cada saliente o cornisa, y moverse por tejados y balcones sin que ninguno de los guardias sea capaz de verte.

Dunwall, oscura y decadente

Lo que más llama la atención de ‘Dishonored’ es su fantástico trabajo artístico. Todo, completamente todo, desde los edificios hasta los personajes tienen un nivel de detalle que roza lo enfermizo. Todo ello como bien dijimos antes, con una estética steampunk muy resultona, que da una sensación de frescura, ya que no es algo muy común dentro del mundo de los videojuegos. Pero estamos ante una estética steampunk decadente, en una Dunwall asolada por la peste, con edificios clausurados, con una fuerte presencia de la guardia, en un estado completamente opresivo y fascista que intenta controlar esta plaga mientras asienta las bases de su poder.

En el apartado puramente técnico estamos ante un trabajo muy robusto y solvente, aprovechando muy bien el motor Unreal Engine. Las animaciones de los personajes son muy fluidas, y para nada con esa sensación “pre-fabricada” que hay en muchos videojuegos. Y esto se nota sobradamente en las animaciones faciales, cada vez que tenemos una conversación clave el juego pone un primer plano del personaje, como para lucirse de lo que han sido capaces de crear. También especial mención al trabajo realizado con el agua y la iluminación del juego, de lo mejor que he visto en los últimos tiempos. Por otro lado destacar también unos tiempos de carga mínimos entre zona y zona, así como una IA que nos pondrá en apuros en más de una ocasión.

En el apartado sonoro lo más destacable es un trabajo de doblaje soverbio, que imprime aún más si cabe a los personajes de una mayor profundidad. Por otro lado, aunque tiene algún tema bueno, la BSO es algo repetitiva, y los efectos sonoros cumplen bastante bien con su cometido, aunque no estemos ante un juego de grandes explosiones.

Conclusión

Con ‘Dishonored‘ solo puedo decir que estoy ante una de las grandes sorpresas del año, de lo mejor y más original que he jugado últimamente. La temática Steampunk, una buena historia, una jugabilidad muy divertida y a la vez desafiante y con un apartado gráfico y de arte simplemente sublime es difícil no caer rendidos ante el juego. No nos extrañaría ver secuelas o precuelas en un futuro, ya que esta formula funciona muy bien, y todo el trasfondo que hay detrás da para todo esto y mucho mas. En Psicocine creemos que tiene una más que merecida nota de

9.5/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki. Nunca me canso de hablar de cines, series, videojuegos o cómics. Siempre intentando estar al día de las últimas novedades.

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑