Analisis no image

Publicado el 18 noviembre, 2011 | por Sandor

0

Análisis PC: ‘Call of Duty: Modern Warfare 3’

Un año más, un nuevo Call of Duty para acompañar a la temporada navideña. Como viene siendo ya tradición, este es el año de Infinity Ward y su saga Modern Warfare, responsable en gran medida de la popularidad de la franquicia. Tras un periodo de desarrollo marcado por la ausencia de sus “padres”, Jason West y Vince Zampella, y los ataques por parte de otras compañías, el juego ya está en la calle. ¿Mantendrá el rey de los FPS su trono?

Historia: Bienvenido a la Tercera Guerra Mundial

La trama de Modern Warfare 3 comienza exactamente donde termina la de Modern Warfare 2. El sacrificio de Soap y Price no ha servido de nada, ya que aunque Shephard esté criando malvas, el conflicto que ha creado junto con su compañero de fechorías Makarov es algo ya inevitable. El mundo tiembla desde Nueva York hasta Sierra Leona, sacudido por las explosiones y las balas, y siempre bajo la terrible amenaza de una bomba nuclear, y nosotros como jugadores seremos espectadores en primera persona de todos estos terribles acontecimientos.

Modern Warfare 3 continúa el mismo estilo de narración de Modern Warfare 2, centrando la acción en dos personajes: Por un lado conoceremos a Frost, un soldado norteamericano que batallará por defender su patria, y Yuri, un soldado ruso independiente que acompañará a los repudiados Price y Soap en todo tipo de misiones de infiltración a lo largo de todo el mundo, siempre intentando acabar con el escurridizo Makarov.

Una de las mayores críticas de Modern Warfare 2 era su trama, mal explicada y mal llevada, provocando que perdiéramos por completo el interés por lo que sucedía a nuestro alrededor, ya que, en primer lugar, ni siquiera comprendíamos por qué estábamos allí. Modern Warfare 3 resuelve este problema, ofreciéndonos una experiencia mejor explicada e hilada, y ofreciéndonos momentos dignos de las mejores películas de acción.

Jugabilidad: El mismo Call of Duty de siempre

A la hora de tomar el control de nuestro soldado, comprobaremos que la mecánica de juego es exactamente la misma que en los juegos anteriores: Para completar el juego tendremos que ir completando misiones lineales, cumpliendo cada uno de los objetivos que se nos encomiende. Llegar hasta el siguiente punto, acabar con un enemigo concreto o correr hasta donde esté un personaje relevante para la historia serán los objetivos más habituales en todas las misiones.

No obstante, el juego introduce la cantidad justa de novedades como para que nos resulte interesante explorar un poco el mundo del juego. Por un lado, hay que alabar la variedad de las misiones, incluyendo de forma relativamente frecuente misiones que podremos completar (O al menos, en la mayor parte) de forma silenciosa, acompañando a nuestro superior y cumpliendo sus órdenes. Aunque siempre podemos no hacerle caso y liarnos a tiros con todo el que veamos, cosa para nada recomendable si jugamos en el temido modo de dificultad Veterano.

El otro componente novedoso del juego radica en los escenarios que visitaremos, y en las propias armas. Y es que la campaña se desarrolla en lugares tan dispares como África, Siberia o París, teniendo en cada una de estas localizaciones un tipo diferente de enemigos, y una variedad diferente de armas con todo tipo de añadidos como miras híbridas o punteros láser, ofreciéndonos decenas de maneras de afrontar los tiroteos.

Operaciones Especiales: Once more, with feeling!

Dejando de lado la campaña, el otro componente para un solo jugador del título, el modo Operaciones Especiales, ha recibido una mejora muy sustanciosa que se traducirá en horas y horas de juego.

Este modo, que debutó en Modern Warfare 2, nos ofrecerá la opción de jugar un total de 16 misiones, siendo algunas de ellas basadas en la campaña. Sin embargo, a diferencia de su predecesor, esta vez contaremos con un fantástico sistema de matchmaking para jugar a estas misiones en modo cooperativo online. Desde secuestrar a un VIP hasta limpiar de enemigos una zona lo más rápido posible, estas misiones nos darán algo con lo que entretenernos y rejugar hasta la saciedad una vez acabemos la campaña y no queramos jugar online.

No obstante, el mejor añadido de este modo es el modo Supervivencia. Basado claramente en el modo Horda de otros juegos, en el modo Supervivencia podremos jugar en 16 niveles diferentes, enfrentándonos a oleadas sucesivas de enemigos de todo tipo: Infantería, perros, juggernauts blindados… ¡Hasta nos las tendremos que ver con algún enemigo realmente temible como un helicóptero! Conforme acabemos con ellos, obtendremos dinero con el que cambiar y mejorar nuestras armas, obtener explosivos, o por ejemplo, comprar y usar algunas de las ventajas por rachas que se usan en el modo multijugador.

Además, el modo Operaciones Especiales también contará a partir de ahora con un sistema de experiencia similar al visto en el multijugador. Conforme acumulemos más experiencia, podremos optar a contar con mejor equipo, y así hacernos la vida más fácil, además de darnos nuevas maneras para jugar a estos modos. Sin duda, un gran añadido que hará las delicias de los jugadores menos competitivos.

Multijugador: El más grande de la saga

Sin duda, uno de los principales reclamos de la saga Call of Duty siempre ha sido el tremendo modo multijugador, uno de los más jugados en todas las plataformas.  En esta ocasión, los fans se alegrarán de saber que el modo multijugador abandona el sistema de “puntos” que instauró Treyarch en Black Ops, para volver a los modos clásicos y las armas desbloqueables por nivel.

El juego en sí cuenta con la increíble cantidad de 16 mapas, bastantes más que otros juegos de la competencia, en los cuales podremos jugar una tremenda variedad de modos, además de diferentes listas que combinarán automáticamente varios de estos modos. Empezando por el clásico Duelo a Muerte por Equipos, y acabando por el más táctico Demolición, todos los modos de juego presentes en anteriores entregas no faltan a la cita con este nuevo Call of Duty. No obstante, encontraremos dos modos de juego público nuevos que vale la pena destacar:

  • Defensa por equipos: Este modo es una mezcla entre el duelo a muerte por equipos y el captura la bandera, pero con una peculiaridad: Solo existe una bandera en todo el mapeado, y el equipo que la controle anotará el doble de puntos con cada una de sus bajas, dándole una ventaja brutal sobre el adversario. Además, la bandera no se quedará en un punto fijo, sino que será un jugador concreto el que la lleve y la tenga que proteger, dándole más dinamismo al juego.
  • Muerte Confirmada: Este modo es una ampliación del duelo a muerte por equipos también, ya que jugaremos de forma exactamente idéntica, pero con una peculiaridad: Cada vez que muramos, dejaremos caer una chapa de identificación (dog tag), que será decisiva para dar el punto al equipo contrario. Si un enemigo consigue llegar hasta esta chapa, se anotará un punto, pero si un aliado la recoge antes que él, se lo denegará. De esta manera, se potencia la utilidad del uso de armamento a corta distancia, mientras que la efectividad de los francotiradores se reduce varios enteros, ya que por muchas muertes que hagan en la partida, si no hay nadie para recoger las chapas que dejen detrás, su equipo no se anotará ningún punto.

El sistema de experiencia del juego, aparte de volver a los orígenes, también ha sido ampliado. Y es que ya no solo desbloquearemos armas y accesorios por llegar a un determinado nivel, sino que cada arma que utilicemos contará con su propio nivel de experiencia, dando nuevos objetivos para desbloquear los accesorios más allá del típico “Consigue X muertes con este arma”. También ha sido retocado el sistema de rachas, dejando de lado las barbaridades que se pudieron ver en Modern Warfare 2, en beneficio de un sistema más equilibrado basado en la cantidad de puntos que obtengamos, y no solo en las muertes que consigamos.

Pese a todo, el juego una pequeña gran pega digna de mención. Y es que resulta criticable (Al igual que pasaba con Black Ops y con Modern Warfare 2) que se siga utilizando en PC el sistema de matchmaking P2P de consola, en lugar de permitir el uso de servidores dedicados de juego. Esto se traduce en partidas en las que nuestra latencia dependerá casi única y exclusivamente de la calidad de la conexión y del PC del jugador que esté haciendo de anfitrión, aparte de las incomodidades añadidas como lo que sucede cuando este jugador decide desconectarse, y la necesidad de volver a buscar jugadores y decidir un nuevo host entre cada partida, en lugar de seguir jugando tal cual termine el mapa actual.

Aspecto Técnico: Detalles convincentes

Es difícil hablar del nivel gráfico de Modern Warfare 3, y es que, lamentablemente, el motor utilizado por Infinity Ward empieza a mostrar su edad, sobre todo al ser jugado con la máxima calidad en un PC reciente. Sin ir más lejos, todas las capturas que acompañan a este análisis están realizadas en nuestro PC de prueba, un Intel i5 2500K equipado con una Nvidia GTX 570 y 8 gbs de memoria DDR3, un equipo que nos permitió jugar con la máxima calidad sin que en ningún momento bajásemos de los 115 FPS.

Los nuevos detalles gráficos, como la cuidada iluminación y sombras, la cantidad de detalles y de objetos que nos encontraremos desperdigados por el mapeado o la calidad de los modelos en algunas escenas scriptadas son increíbles, y ayudan a esconder muy bien otros detalles no tan geniales, como los skybox de baja resolución, la “planicie” de casi absolutamente todas las superficies en el juego, o la baja carga poligonal de algunos elementos del nivel.

Esta “contradicción” se mantiene a lo largo de todo el juego, encontrándonos con niveles absolutamente increíbles, como es “Regreso a la Parrilla”, un nivel ambientado en Sierra Leona con un nivel de detalle fantástico e hiperrealista, para de repente vernos las caras con detalles como puertas con pomos planos (Aunque si aparezcan en la textura) o cielos completamente pixelados. No me cabe duda alguna de que los poseedores de un PC más humilde, o los jugadores de consola, pasarán por completo todos estos detalles al no apreciarse tanto en resoluciones menores, quedándose tan solo con la calidad de sus escenas y la cantidad abrumadora de detalles que encontraremos a lo largo del juego. Pero no deja de ser un punto digno de mención.

También cabe destacar la tremenda calidad del doblaje al castellano del juego, siempre acorde a la situación, y sin que haya ninguna voz que suene fuera de lugar en ningún momento, metiéndonos por completo en la acción, y haciendo que disfrutemos a lo grande de algunas de las interpretaciones de los personajes en el juego.

Conclusiones.

Parece que la marcha de las principales cabezas de Infinity Ward no ha afectado a la calidad de Modern Warfare 3, demostrando que la saga de Activision todavía tiene cuerda para rato. Con una historia mejor contada y más trepidante que la de su antecesor, modos para un jugador y cooperativos que nos darán infinidad de horas de juego, y un sistema multijugador que, aunque incluya la cantidad justa de novedades, tiene todos los ingredientes para mantener su hegemonía en las plataformas online de juego, Call of Duty: Modern Warfare 3 será, seguramente, el juego preferido por las masas aficionadas al género de los juegos de acción en primera persona. En Psicocine le damos una nota de

9.3/10

Share Button
The following two tabs change content below.

Etiquetas: , , , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑