Analisis

Publicado el 11 agosto, 2016 | por Chugo

0

Análisis PC: ABZÛ

La industria de desarrollo independiente de videojuegos nos está brindando estupendas experiencias. Alejarse de los productos de mercado triple A, les hace aventurarse en nuevos planteamientos, trayendo nuevos aires a la industria del videojuego. Hoy analizamos ABZÛ, uno de esos juegos independientes que teníamos en nuestra lista de pendientes y que hemos podido jugar gracias a una clave para STEAM que nos ha proporcionado 505 Games.

Narrativa ambiental submarina

ABZÛ llega de parte de los creadores de títulos como Journey y Flower, y la experiencia bebe mucho de estos dos trabajos. Estamos ante un título contemplativo, que busca que te pierdas en su entorno y tocar la fibra sensible mientras sutilmente trata de contarte una historia. A través de la acción y el escenario nos cuentan una historia, desde las acciones de la fauna marina, hasta escenas en viejas ruinas se forma ante tus ojos. Cabe decir que el juego no tiene ni un sólo diálogo, así que la experiencia es bastante “íntima”.

ABZU 02

ABZÛ (del antiguo sumerio, AB- Agua y ZÛ – Conocimiento) nos presenta un mundo submarino roto, tóxico que hay que arreglar, con un marcado mensaje ecologista. A la vez que lo arreglamos, iremos respondiendo preguntas de dónde viene el personaje, su cometido y que está pasando para haber llegar a ese punto. No vamos a entrar en las interpretaciones o conclusiones que he sacado de la historia, ya que creo que debe jugarse para tener una experiencia completa.

ABZÛ, jugabilidad contemplativa

ABZÛ no está pensado para ser un reto. Las propias mecánicas de juego tienen la intención de crear una experiencia de juego junto al arte y a la trama. Es un juego de exploración con algunos pequeños y muy sencillos puzzles. Las comparaciones con Journey son inevitables, ya que tienen conceptos muy parecidos. Aunque las mecánicas bajo el agua cambian, ya que te mueves mover en todas direcciones, y el salto se sustituye por uno de cambiar dirección y el de correr por otro de nadar más rápido, es prácticamente el mismo concepto. El control al principio es bastante caótico y me costó mucho hacerme a ello, aunque me pasa en todos los juegos que hay que nadar y bucear. Creo que es un punto a favor de Journey respecto a ABZÛ, su manejo es más inmediato e intuitivo.

ABZU 03

Tenemos una serie de objetos coleccionables como caracolas, o puestos en los que meditar, y desbloquear y descubrir una impresionante variedad de especies sub-acuáticas. Le añaden bastante vida al juego el desbloquear estos elementos. Yo me he acabado el juego en casi dos horas, y ha sido una experiencia bastante satisfactoria. Hay que decir que puedes tardar más o menos, depende de lo que quieras recrearte y buscar en cada recoveco para completarlo. En cuanto a los puzzles para avanzar son sencillos, activar un par de palancas que hay que buscar por el escenario, encontrar un pequeño dron submarino que te quite las barreras de coral, etc. Como bien he mencionado al principio no está pensado para ser un reto.

Otro elemento en el que sale ganando Journey es su modo multijugador. El poder encontrarte con otro jugador aleatoriamente, y compartir parte del viaje comunicándote solo con los “pitidos” me pareció un excelente y original añadido. En ABZÛ no tenemos esa posibilidad, y habría sido un muy buen añadido para mejorar un poco más la experiencia ya de por sí bastante positiva.

La belleza del fondo marino

Si en la jugabilidad Journey aventajaba solo un poco a ABZÛ, en el apartado artístico tengo que rendirme totalmente ante los pies del último. Los diseños son espectaculares y preciosistas, hay una escena en la que nadas junto a unas inmensas ballenas que te quita el aliento. Las criaturas del fondo marino están recreadas con un arte estupendo, con una vibrante variedad de colores. No hay ningún tipo de interfaz, nada que afee la pantalla, todo integrado orgánica dentro del escenario.

Los escenarios tienen un estupendo juego de colores y luces. Como bien os podéis imaginar lo que predominan es una paleta de azules, pero los corales y peces van desde el azul brillante, hasta el rojo intenso. Las ruinas con una estética de la antigua sumeria son preciosas, de quedarte embobado mirando los frescos sumergidos.

ABZU 01

La banda sonora completamente instrumental llega de Austin Wintory, el encargado de Journey y Flower. Hay temas suaves y ligeros, ideales para la contemplación de los preciosos escenarios, y tenemos otros épicos para los momentos de mayor tensión. Un acompañamiento perfecto para este viaje bajo las aguas.

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki. Nunca me canso de hablar de cines, series, videojuegos o cómics. Siempre intentando estar al día de las últimas novedades.
Análisis PC: ABZÛ Chugo

No logra ser tan emotivo como Journey, creo que por la falta de ese multijugador o por "no se qué" que no sabría explicar. La jugabilidad al principio me supuso un problema para vivir la experiencia, pero su arte es para dejar boquiabierto al jugador. Una experiencia muy redonda, muy rejugable, y es un juego ideal para dejarse llevar por la corriente y disfrutar sin complejos.

3.5

Evocador


Voto del público: 3.5 (1 votos)

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑