Artículos Dark

Publicado el 20 noviembre, 2017 | por Chugo

0

Os recomendamos… Dark

Netflix está teniendo una estrategia de producción propia interesante. No sólo se limita a producir series de la industria norteamericana, sino que busca mirar más allá. Allí donde tiene presencia apoya las producciones locales, imagino que buscando algún éxito inesperado y otorgando a la plataforma variedad y sensibilidades más allá de las típicas anglosajonas.

Uno de los productos de esta apuesta más interesantes es Dark, la que muchos han definido ya como la “Stranger Things alemana”. Dark estrena su primera temporada de 10 episodios el 1 de Diciembre. Nosotros hemos podido ver gracias a Netflix los tres primeros episodios, y como siempre intentamos contaros que nos ha parecido sin desvelar detalles importantes de la trama.

Jugando con el tiempo

Primero hay que hablar un poco del argumento y la forma de contar la historia. Para empezar os dejamos con la sinopsis:  La serie está ambientada en una ciudad alemana en la actualidad, donde la desaparición de dos niños pequeños destapa las dobles vidas y las relaciones rotas entre cuatro familias. A lo largo de 10 episodios de una hora de duración, la serie dará un giro sorprendente que relaciona la historia con la misma ciudad en 1986.

Realmente sabemos poco más que estas líneas pese a ver visto los tres primeros episodios. Los tres primeros episodios han sido de presentación de personajes, para ponernos en contexto de la acción y por último nos dejan echar un breve vistazo a cómo se va a desarrollar la historia desde un punto de vista narrativo. En definitiva, estos tres primeros episodios han servido para abrir el apetito y ahondar nuestro interés en Dark.

La serie utiliza el tiempo como un recurso narrativo relativamente original. Toma como principio la idea de que el tiempo no sucede de forma lineal, y de ahí no sólo desarrolla el argumento, si no que da forma a la propia trama en sí. La historia comienza en nuestros días, pero para continuar avanzando debe volver atrás 30 años en el tiempo. Lo cierto es que funciona bastante bien, y es muy interesante conocer a nuevos personajes de los que ya sabemos su futuro.

El uso de la nostalgia

Como mencionábamos al inicio de este artículo, se ha dicho que Dark es “la Stranger Things alemana”, y nada más lejos de la realidad. El elemento fantástico es común a ambas, aunque Dark se mueve en el terreno de la ciencia-ficción más pura que Stranger Things que juega más en el terror y aventura juvenil. También el tono es muy distinto, ya que Dark es a todas luces mucho más adulta y oscura que la serie de los hermanos Duffer.

Esta comparativa entre las series parece sacada principalmente por el uso de la nostalgia. Ambas series se dejan llevar por esa nostalgia tan característica de los años ochenta, pero de formas muy diferentes. Mientras que Stranger Things la utiliza como un fin, para homenajear a ese tipo de cine con el que crecimos muchos de nosotros, para Dark es un medio para contar la historia.

También hay que añadir que no se siente ese mismo aire nostálgico, ya que como público en España estamos más cerca de los años ochenta americanos que de los de Alemania. Crecimos con las películas americanas, y los años ochenta alemanes salvo alguna canción de forma tangencial nos eran bastante desconocidos. También hay que añadir otro componente cultural, y es que Alemania en esos años estaba más cerca del bloque comunista de la URSS (no obstante medio país pertenecía a ese bloque), por lo que todavía más tenemos ciertas diferencias culturales.

Un producto europeo con aire americano

Mi principal objeción respecto a Dark era precisamente su origen germano. Las series alemanas que han llegado a nuestras televisiones no es que se encuentren entre las más interesantes. Algo parecido pasa con su cine, que no acaba de cuajar dentro de nuestras fronteras.

Tras echar un vistazo a los tres primeros episodios de Dark, he de decir que mis dudas y miedos se han disipado. La factura de la serie es muy americana, quizás los tonos son un poco más fríos y oscuros que otras producciones, pero lo cierto es que le hace un favor al tipo de historia que cuenta.

En cuanto al ritmo sí que parece que sigue una tradición un poco más europea. Es algo más lento que otras series de temática similar. Tened en cuenta que ha tardado tres episodios en presentar a los personajes y sentar las bases de su historia. Es más, la historia todavía le queda mucho por desarrollar, y es que en estos tres episodios todavía no queda muy claro hacia qué camino se dirigen.

He estado tentado de compararlo con la corriente nordic noir que triunfa de unos años a esta parte en Europa. Tiene algunos puntos en común como la temática de thriller, y una ambientación muy particular. También tiene cierto componente policiaco, pero de una forma muy tangencial. Pero salvo esos puntos no podría terminar de relacionarlo de una forma sólida más allá de su plano estético.

En definitiva nos encontramos ante un producto europeo muy sólido, que no tiene miedo de tomar ciertos elementos y maneras de las producciones anglosajonas. Pero no pierde su identidad germana por el camino.

¿Os recomendamos Dark?

Con estos tres episodios que hemos podido ver de la serie, os diría que ha despertado nuestro interés. Creo que es recomendable si te gusta el género fantástico, la ciencia-ficción en general y los viajes temporales en particular. Mínimo se merece una oportunidad, además creo que si sigue por la línea que ha empezado, puede convertirse en una de esas series insignias dentro del catálogo de Netflix.

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki.

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑