Cine no image

Publicado el 28 abril, 2011 | por Sandor

5

Crítica: ‘Thor’

El próximo viernes 29 de abril llega a las pantallas españolas Thor, la última adaptación al cine del tremendo universo de los comics Marvel. En esta ocasión, la película adapta los comienzos de la historia del alter-ego del dios nórdico del trueno y el relámpago, Thor. Y curiosamente, pese a su temática y estética joven y atrevida, en realidad nos encontramos ante una versión de una de las historias más clásicas del mundo del cine y de la narrativa.

La película comenzará poniéndonos un poco al día en mitología nórdica. Aunque no desesperéis, nos bastará con que recordemos que Odín (Anthony Hopkins) es el rey de los dioses de Asgard, que es el padre de Thor (Chris Hemsworth) y Loki (Tom Hiddleston), y que su tarea más importante de su existencia es mantener el equilibrio en el universo, en cada uno de los nueve reinos que se interconectan entre sí mediante las ramas el Árbol Sagrado Yggdrasil. Este equilibrio se ve amenazado, sobre todo, por el afán bélico y destructivo de los Gigantes de Hielo, unos seres de pesadilla a los que Odín arrebató la fuente de todo su poder y logró frenar su expansión militar.

La historia de Thor comienza el mismo día en el que va a ser coronado rey, con el fin de darle un tiempo de merecido descanso a su padre Odín. La ceremonia de coronación se verá interrumpida por la incursión de unos pocos Gigantes de Hielo, que intentan recuperar sin éxito esta fuente de poder para su raza.

El carácter bravucón  y vanidoso de Thor, alimentado por los comentarios de su hermano Loki, provocarán que tome una de las peores decisiones de su vida: Intentar tomarse la justicia por su mano y pedir explicaciones al líder de los Gigantes de Hielo, lo que desembocará en la ruptura de la frágil tregua entre ambos reinos, y en el mismo destierro de Thor a la Tierra.

Allí, el gran dios, ahora convertido en mortal, tendrá que aprender a domar su carácter y darse un baño de humildad, ayudado por una mortal llamada Jane Foster (Natalie Portman), y así demostrar que vuelve a ser digno del gran poder del martillo Mjölnir.

Dejando de lado esta breve sinopsis, resulta difícil hablar del argumento de Thor, y es que como toda película palomitera que se precie, su historia es breve, concisa y directa. En el fondo, la historia de Thor no es más que una versión de la clásica historia de Caín y Abel, dos hermanos que buscan la aprobación de su padre de maneras muy diferentes, hasta llegar a un punto en el que la envidia de un hermano por el otro lo empujará a hacer autenticas barbaridades.

Sin embargo, aunque seamos capaces de prever toda la historia de la película pasados unos minutos, el largometraje hace gala de un ritmo en la acción bastante singular. Esto provoca que muchos de los personajes que aparecen en la película apenas tengan un peso real en el argumento, concediendo la mayoría del tiempo de película al conflicto entre los dos hermanos o a las espectaculares escenas de combate, pero sin llegar a ahondar en ningún aspecto y tratando siempre todos los aspectos de la historia de forma superficial. Esto incluso se llega a notar en el propio transcurso del conflicto entre los dos hermanos, habiendo un momento concreto en el que un personaje cambia repentinamente debido a un giro de guión, provocando que sus motivaciones se vuelvan confusas y difícilmente explicables a partir de ese momento.

La sensación que tuve al terminar de ver la película (Y sobre todo, la comprobar que curiosamente, los títulos de inicio se encuentran al final del largometraje, en lugar de nada mas comenzar) es que Thor no es sino una película “puente” entre otras. Está claro que las adaptaciones al cine de los cómic Marvel son productos capaces de dar un gran beneficio, y esto no va a acabarse de un día para otro. Sin embargo, la inmensa cantidad de personajes que pueblan este multiverso, por no hablar de sus innumerables spin-offs y cross-overs, hacen que sea necesario el presentar de alguna manera los personajes que sin lugar a dudas tendrán muchísimo más peso en futuras historias. Y, en mi opinión, esto es lo que vemos en los algo más de 120 minutos que dura Thor, una película introductoria que nos presentará al personaje, su mundo, su folclore, su némesis y su amor platónico, y que seguramente sea una pequeña pincelada en el cuadro que es el mundo que poco a poco está creando Marvel en el cine.

Por este mismo motivo, la película por si sola da la sensación de quedarse coja, resulta entretenida pero sin llegar a ser del todo satisfactoria, planteando conflictos reales, o una historia tan épica como las que narran otras cintas del género. De hecho, el detalle de que los créditos de inicio al final de la película no hace sino remarcar esta idea: Lo que acabas de ver es solo el principio, lo bueno viene después.

En los demás aspectos, la película es sobresaliente, mostrándonos una fotografía y unos efectos especiales y generados por ordenador tremendos. El místico mundo de Asgard combina a la perfección la magia y la tecnología, las leyendas de bravos guerreros y eternos banquetes con sofisticados dispositivos de viaje interespacial y construcciones que desafían toda ley física. En un mundo así, es muy fácil agradar a la vista con planos espectaculares y lugares excepcionalmente bonitos. Además tuvimos la ocasión de ver la película en 3D, y aunque no pueda decir que haya sido de las películas más sorprendentes usando esta tecnología, no deja de ser un punto más a la espectacularidad de la película.

En conclusión, Thor ofrece poco más o menos lo que cabe esperar de ella: Dos horas de acción, una historia sin demasiadas complicaciones y sobre todo, mucha espectacularidad.  Eso sí: Cuando digo historia sin demasiadas complicaciones, es literal.

Lo mejor:

  • La película es todo un espectáculo visual
  • Es la típica película para ver y pasar un rato entretenido
  • Las escenas de acción son muy intensas, toda una delicia para los fans del comic.
  • Ver como las diferentes películas de Marvel se entrelazan entre sí. Ojo, quedaos en la sala hasta que los créditos terminen.

Lo peor:

  • Su historia es muy simple, y algún que otro giro de guión resulta desconcertante.
  • Esa sensación de que lo mejor está por llegar y no en esta película, y que el largometraje no es sino un aperitivo para los Vengadores, o sea cual sea el gran proyecto que tiene preparado Marvel.
Share Button
The following two tabs change content below.

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑