Cine no image

Publicado el 10 octubre, 2014 | por Jose Mellinas

3

Crítica: ‘The Signal’

the-signal-cartel

Una pequeña apreciación para empezar. El que The Signal sea la segunda película de William Eubank y éste ya demuestre un potencial altísimo para ofrecer como el que nos ocupa quiere decir que lo mejor está por llegar. Ésta no es una historia redonda pero es la carta de presentación perfecta para que, qué sé yo, titanes como (pensando en fantasía y en grandes presupuestos) Marvel o DC Comics barajen el nombre del director en un futuro próximo.

Una de las cualidades de The Signal es su portentosa capacidad para ir mutando a medida que avanza la trama. Arranca presentándose como una historia más de hackers adolescentes, aquellos que pican código a destajo mientras se recolocan las gafas y cuyos portátiles no paran de sacar humo –ojo a ese simpático guiño a Phillip K. Dick-. El interés por encontrar a Nomad (una leyenda del hackeo capaz de cargarse los servidores del MIT) les llevará a caminos oscuros, permitiéndose así el relato una deliciosa escapada al found footage tradicional en una de las escenas más potentes. Para cuando aparezca el científico interpretado por Laurence Fishburne y las preguntas empiecen a surgir, seguro que de forma gradual nos vendrán a la cabeza obras como Cube o La dimensión desconocida. A partir de ahí, vienen las sorpresas, los giros argumentales; hablar más de la última capa de la cebolla cinematográfica de Eubank sería echarla a perder. Para endulzar la situación tenemos una historia de amor, la de los dos protagonistas principales, que sirve de comodín para dejar atrás las inconsistencias argumentales. La historia, flashbacks inclusive, fluye de forma eficaz, que es lo importante.

The-Signal-02

Hay química en el triunvirato formado por Brenton Thwaites, Olivia Cooke y Beau Knapp, algo que ayuda bastante a la hora de acompañarles en –y a través de- su periplo por los inesperados escenarios que nos presenta el film. Fishburne, el mítico Morfeo de la trilogía Matrix, defiende aquí un registro sobrio e inquietante capaz de sacarnos de las casillas. Brillando con luz propia, tenemos a Lin Shaye (recuperada recientemente gracias a a la franquicia Insidious) en un pequeño pero entrañable papel hecho a su medida: una suerte de Lina Morgan en medio de no-sabe-qué.

Eubank ha parido con The Signal una enérgica pieza sci-fi que, si bien no inventa la rueda, sabe aguantar el tipo durante sus 95 minutos de vida. Otras producciones han intentado lo mismo y han fracasado estrepitosamente. Damas y caballeros, esto es material alucinante.

the-signal-01

Nos Gusta:

  • El talento de Eubank tras las cámaras.
  • Un trío protagonista con mucho juego.
  • Visualmente, una joya.

No Nos Gusta:

  • Leves agujeros de guión que, aunque no molesten, están ahí.

8/10

Share Button

Etiquetas:




Back to Top ↑