Cine no image

Publicado el 14 abril, 2014 | por Vicky

10

Crítica: ‘The Amazing Spider-man 2: El Poder de Electro’

the-amazing-spider-man-2-teaser-poster

Por Spidey-Man.

Dos años después del “reboot” de la franquicia Spider-Man tras la trilogía de Sam Raimi, Sony vuelve a la carga con su secuela, subtitulada “El Poder de Electro”, dispuesta a plantarle cara a las producciones realizadas desde Marvel, con Iron Man, el Capitán América y Thor a la cabeza.

Dirigida de nuevo por Marc Webb, la historia nos muestra a un Peter Parker (Andrew Garfield) que siente remordimientos por no haber sido capaz de cumplir la promesa hecha al Capitán Stacy, padre de Gwen (Emma Stone) de alejarse de su hija, algo que no le impide disfrutar por otro lado del reconocimiento y la popularidad que disfruta con su alter ego, Spider-Man.  A su vez, Peter continúa en su búsqueda de respuestas sobre lo que les pasó a sus padres, a la vez que se enfrenta en esta ocasión a nuevos villanos, Electro (Jamie Foxx), un trabajador ignorado de Oscorp que sufre un accidente que le confiere poderes eléctricos y el Duende (Dane DeHaan), encarnado en esta ocasión por Harry Osborn, hijo del dueño de Oscorp y amigo de la infancia de Peter, que se hará cargo de una compañía llena de numerosos (y peligrosos) secretos tras la muerte de su padre. Es cierto que el villano Rino también aparece brevemente en la película (interpretado por Paul Giamatti), pero es más un cameo que sirve de prólogo para la película ya confirmada sobre el grupo de supervillanos conocidos como Los Seis Siniestros.

amazing-spider-man-2-comic-con-teaser-trailer-header-2

Los 140 minutos de metraje se hacen entretenidos e incluso lleva a la pantalla de forma acertada en algunos momentos la socarronería y humor del que hace gala el trepamuros en los cómics. De hecho, el incluir diversas escenas de acción con Spider-Man repartidas a lo largo de la cinta evitan caer en el tedio y en ocasiones aburrimiento que sufrimos en la anterior, centrada más en Peter y en sus dilemas adolescentes. Y es que el mayor lastre de la película es el presentar y mezclar numerosos sub-argumentos (los remordimientos de Peter, los sentimientos de Gwen, el abandono de Harry por parte de su padre, el rechazo y humillación de Max Dillon o la frustración de Tía May…), algunos innecesarios, en los cuales no se termina de profundizar lo suficiente, sirviendo únicamente como excusa para dar un respiro a las alucinantes escenas de acción de Spidey, el apartado donde la saga ha mejorado más (a pesar de un exceso de uso del slow motion). Solo la genial química entre Andrew Garfield y Emma Stone y el buen hacer de Dane DeHaan salvan del desastre la mayoría de estos momentos, no así las de la Tía May, interpretada nuevamente por la doblemente ganadora del Oscar Sally Field, que no terminan de aprovechar o destacar el importante papel de este personaje en la vida de Peter (al menos en los cómics).

the-amazing-spider-man-2-rhino

Si hablamos de los villanos, Jamie Foxx cumple lo justo con un personaje que, tanto antes como después del accidente que le da poderes, no tiene la profundidad suficiente como para que nos importe demasiado (de hecho, parece más una mala copia del villano Enigma interpretado por Jim Carrey en la inefable Batman Forever de Joel Schumacher). Dane DeHaan (a quienes muchos recordamos de la estupenda Chronicle) da vida aquí a Harry Osborn, amigo de Peter e hijo de Norman Osborn (el Duende Verde original en los cómics y en la trilogía de Raimi), que cumple a la perfección como Harry pero que pincha como Duende, ya que la presencia de dicho villano solo sirve aquí para resolver una situación concreta que no termina, a mi entender, de funcionar. El mejor de los tres sin duda es Paul Giammatti, que con su a veces cómica interpretación del villano ruso Aleksei Sytsevich / Rino nos deja con ganas de más.

the-amazing-spider-man-2-duende-verde

Destacan solo como cameos el ya obligatorio de Stan Lee, más flojo de lo normal (el hombre está mayor, qué le vamos a hacer) y el de Felicity Jones, que interpreta a Felicia (Hardy), más conocida en los cómics como La Gata Negra, aunque dicho cameo sea más bien sosete.  Ni referencias cruzadas con el universo fílmico de Marvel, ni más personajes conocidos invitados (perdiendo a mi entender una gran oportunidad) ni secuencia post-créditos.

Resumiendo, Spider-Man 2: El poder de Electro, a pesar de sus carencias, es una secuela mejor que su antecesora y bastante entretenida en ocasiones. Por encima de las aventuras fílmicas de Thor, sin duda, pero por debajo del resto de producciones marvelitas.

spider-man

A favor:

  • Las escenas de acción y la recreación del humor típico de Spidey en los cómics
  • El 3D
  • La química entre Garfield y Stone

En contra:

  • No hacían falta 3 villanos
  • Demasiadas sub-historias sin profundidad
  • El ritmo

8/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Mi vida ha ido ligada al cine, si hubiese nacido dentro de una película seguramente sería una Rebelde que lucha contra el Imperio. Se puede decir que mi afán por coleccionar merchan de Star Wars va más allá.Me siento una afortunada por haber tenido una infancia rodeada de Pokémon y videojuegos que hoy en día llaman "Retro".

Etiquetas: , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑