Cine no image

Publicado el 13 abril, 2011 | por Vicky

6

Crítica: Soy el Numero Cuatro

Por Txema Marín.

Llevaba tiempo queriendo ir a ver ‘Soy el número cuatro’, especialmente porque los ingredientes que se incluían en la receta parecían de lo más atractivos: extraterrestres con aspecto humano camuflados entre la población pero con poderes especiales. Sin embargo, durante los primeros minutos de proyección de la película, uno ya huele el tufillo extraño que le rodea, y acaba por confirmarse cuando finaliza, dejándonos con la sensación de haber perdido algo más que el tiempo.

‘Soy el número cuatro’ está basada en la novela homónima del dúo Pitacus Lore, y se presenta como una película que combina la ciencia ficción y la acción adolescente, para ello han contando con un reparto joven y conocido, Alex Pettyfer (‘Stormbreaker’), Dianna Agron (‘Glee’, ‘Burlesque’), Timothy Oliphant (‘Hitman’, ‘La Jungla 4.0’) y Teresa Palmer (‘El Aprendiz de Brujo’, ‘Más allá de los sueños’) completan el reparto. D.J. Caruso (‘La conspiración del pánico’) es el director que ha contado con el apoyo de Michael Bay y Steven Spielberg a través de Dreamworks.

El protagonista John es el cuarto de un total de nueve supervivientes del planeta Lórien que se refugian en la Tierra huyendo de los malvados Mogadorianos, unos infames destructores que toman forma de la vida donde van y que, curiosamente, son extrañamente similares a Lord Voldemort de ‘Harry Potter’. Los Mogadorianos ya han conseguido eliminar a tres de los refugiados y el siguiente en la lista es nuestro protagonista. Para no caer demasiado en los clichés de películas de instituto norteamericanas, John debe huir una vez más de su lugar de residencia y decide ocultarse en Paradise, Indiana. Allí se apunta al instituto local y se enamora de la exnovia del capitán del equipo de fútbol y, además, se hace amigo del nerd de turno que asegura que su padre fue abducido por extraterrestres. Muy discreto. Su protector, Henri, trata por todos los medios de evitar que llame la atención de los Mogadorianos, pero John descubrirá que sus podres sobrenaturales aparecen cuando menos se lo espera, por lo que no consiguirá pasar tan desapercibido como a el le gustaría.

En cuanto a la actuación particular de los protagonistas, lo cierto es que no se puede destacar ninguna en particular ya que son más discretas de lo que cabría esperar. El papel de Teresa es prácticamente anecdótico, pero algo nos hace suponer que su labor obtendrá mayor peso en las secuelas posteriores. Y en cuanto al dúo protagonista, Dianna hace uso de un gran repertorio de morritos y poses estudiadas que ya le tenemos bastante vistas en Glee, de manera que no sorprende en absoluto, mientras que Alex sí tiene un mayor registro y consigue transmitirnos más a través de la pantalla, pero tampoco es para tirar cohetes.

La película podría catalogarse como un ‘Crepúsculo’ alienígena, pues su desarrollo, es muy similar y abundan los momentos de romance, aunque afortunadamente aquí contamos con más y mejores escenas de acción y lucha entre ambos bandos, con animales gigantes a los que llaman quimeras incluidos.

Sin embargo, a pesar de ser una película entretenida, la profundidad del guión es escasa, el desarrollo de los personajes es limitado y el abuso de referencias a otras obras como ‘Crepúsculo’, ‘Harry Potter’, ‘Dragon Ball’, ‘Iron Man’, ‘Men in Black’, ‘Fringe’, ‘Star Wars: El Poder de la Fuerza’ o ‘X-Men’ la convierten en un producto poco desarrollado, ambiguo y palomitero –como no podía ser de otra manera, estando el señor Bay involucrado-, de manera que apenas será totalmente recomendable para quienes conozcan la saga de libros en la que se inspira en la película. Para los demás, probablemente haya mejores opciones en cartelera durante esas semanas en las que invertir.

Lo mejor: La acción de la película, que aunque tarda en llegar, cuando lo hace es realmente llamativa e intensa.

Lo peor: La actuación de los protagonistas, pobre y con poca implicación, y la poca solidez del guión adaptado desde la novela original.

Share Button
The following two tabs change content below.
Mi vida ha ido ligada al cine, si hubiese nacido dentro de una película seguramente sería una Rebelde que lucha contra el Imperio. Se puede decir que mi afán por coleccionar merchan de Star Wars va más allá.Me siento una afortunada por haber tenido una infancia rodeada de Pokémon y videojuegos que hoy en día llaman "Retro".

Quizás te interese...




Back to Top ↑