Cine

Publicado el 7 noviembre, 2013 | por Jose Mellinas

5

Crítica: Sólo Dios Perdona

Mucha violencia, indestructibles vínculos familiares y Dios armado con una katana dentro del marco de una cruenta Bangkok: está claro que Sólo Dios Perdona no pasará desapercibida ante el público. De lo que no hay duda es que es un film especial, poco habitual a lo que solemos ver.

De entrada, conviene hacer hincapié en un factor determinante que alejará a muchos espectadores: lo nuevo de Nicolas Wending Refn poco o nada tiene en común con su anterior trabajo, Drive. No estamos ante una película de corte similar ni ante una secuela espiritual o encubierta. En esta ocasión el danés regresa a un mecanismo ya utilizado en Valhalla Rising; con el poderío visual como preferencia narrativa, el argumento respira entre una sucesión de largos e hipnóticos planos rascando hasta el límite aquello de “menos es más”. Sólo Dios Perdona nos habla, en palabras textuales de su director, de un hombre que quiere darle una paliza al mismísimo Dios.

solo_dios_perdona

Los desdichados personajes de esta tragedia griega se dibujan bajo la espléndida fotografía de Larry Smith, cuyas luces de néon rojas y azules le otorgan a Bangkok una asfixiante (y acertada) atmósfera pesadillesca que pretende quedarse en la retina. Mención aparte merece la banda sonora firmada por Cliff Martinez: sin duda, una de las piezas más importantes del bello rompecabezas que conforma Sólo Dios Perdona, de electrizante sugestión.

En el comic ultraviolento de Refn vive la obra de Shakespeare, el Edipo Rey de Sófocles y hasta hay un escape roba sentidos al Laberinto de Creta. El cénit, la viñeta que todos esperábamos, es ese inevitable enfrentamiento entre los dos protagonistas: un joven criminal llamado Julian (Ryan mirada-perdida-y-veinte-líneas-de-diálogo Gosling) y Dios, también bautizado como Chang (Vithaya Pansringarm). Este policía aparentemente invulnerable reparte justicia con su katana amputando las manos de aquellos que se las ensucian, no sin antes redimir sus pecados en un karaoke ante la atenta mirada de sus seguidores. Cuando entre en escena la madre de Julian (apoteósica Kristin Scott Thomas) para reclamar el cadáver de su otro hijo, la cosa se pondrá fea.

solo_dios_perdona-03

Recomiendo unos cuantos visionados -cuando digo unos cuantos, me refiero a muchos- en pos de digerir al completo la magnitud del trabajo de Refn, algo que quizá se escape en nuestro primer juicio. No estaría mal perderse en cada escena, en cada matiz, en cada cambio de registro. Sin ir más lejos (como ya sucedía con Drive), la película está dedicada al “mentor” del danés, el legendario Alejandro Jodorowsky, artífice de dos de las piezas más controvertidas de la filmografía mexicana: El topo y Santa Sangre.

 

solo_dios_perdona-02

Nos gusta:

  • La cautivadora representación del conjunto: digna de verse, no de explicarse.
  • Kristin Scott Thomas, un monstruo en todos los sentidos. Atención a la escena de la cena.

No nos gusta:

  • Desgraciadamente muchos la van a dejar de lado al no ser una película parecida a Drive.
Share Button
Crítica: Sólo Dios Perdona Jose Mellinas

Conclusión

Sólo Dios Perdona no es la típica película llena de pirotecnia y traquiñuelas varias. Es un cuento clásico de venganza sencillo pero no simple. No hay término medio como espectador: o entras o sales. Recordemos que su polémico debut en Cannes fue recibido con abucheos y desde entonces la diversidad de opiniones no ha dejado de florecer, calificándola de "monstruosa" o de "maravillosa" según el día. A quien escribe estas líneas le parece la mejor película en lo que llevamos de año. Y la obra cumbre de Refn en el arte del celuloide.

4.5


Voto del público: 0 (0 votos)

Etiquetas: , , , , , , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑