Cine no image

Publicado el 30 mayo, 2012 | por Avatar

0

Crítica: ‘Sin Rastro’

Sin Rastro’ cuenta la historia de Jill, interpretada por Amanda Seyfried (‘In Time’, ‘Caperucita Roja. ¿A quién tienes miedo?’), una joven que un año atrás es víctima de un secuestro y consigue huir in extremis cuando su secuestrador va a matarla al anochecer del mismo día de su rapto. En consecuencia, desarrolla una serie de ansiedades que la vuelven desconfiada y obsesiva con la seguridad y la defensa personal. Su hermana Molly, encarnada por Emily Wickersman (‘Gossip Girl’, ‘Soy el Número Cuatro’), decide mudarse con ella para que no viva sola tras tan traumática experiencia. Un día, cuando Jill regresa a casa tras su jornada nocturna de trabajo, descubre que su hermana ha desaparecido sin dejar rastro. Ella cree que su secuestrador se la ha llevado tomándola por ella, para acabar el trabajo que no pudo culminar el año anterior. Está convencida de que al anochecer Molly será asesinada.

Éstas son las bases de un presunto psicothriller que intenta suplir las carencias de una trama tan simple (de telefilm casi diría) tratando de derivar al espectador hacia la duda constante, aunque sin demasiada fortuna. El film gira casi exclusivamente en torno a Jill, que Amanda Seyfried interpreta de forma más que solvente, transmitiendo creíblemente la ansiedad y la angustia del personaje, desdibujando a los demás personajes a su alrededor como un baile de extras que llevan un cartel fosforescente de su condición secundaria.

La historia, escrita por Allison Burnett (‘Underworld: El despertar’) y dirigida por un desconocido Heitor Dhalia, arranca de forma sostenida en una promesa de in crescendo, presentándonos ágilmente a la protagonista con una serie de flashbacks bien ubicados en la cinta y no excesivos en su recurrencia. Así, poco a poco, iremos hurgando en su pasado traumático a medida que los acontecimientos del momento le vayan despertando esas horas oscuras. El guión pretende que, a mecida que avanza la historia, vayamos dudando poco a poco del juicio de Jill, incrementado el efecto por el enfrentamiento con el resto del mundo, que no acaba de creerla (especialmente la policía, que más que dudar parece obstaculizar deliberadamente cualquier duda razonable a sus propias tesis). Esto conduce a una espiral de descontrol y ansiedad de Jill, que hará cualquier cosa por encontrar a su hermana antes del anochecer de ese mismo día, incluidas espectaculares e impertinentes persecuciones de coches.

Sin Rastro’ dependía para su credibilidad de lograr que el espectador dudase del juicio de Jill hasta el final, pero lo cierto es que la falta de ambición del guión y la rendición a un cine más lineal y contenidamente espectacular, trunca el elemento psico del thriller y nos deja una película de progresión irregular, ralentizada a mitad del metraje a causa de la recurrencia de momentos muertos que no aportan el mismo entretenimiento y la misma información que la primera mitad, donde Jill iba recabando pistas sobre la desaparición de su hermana a base de ingenio y mentiras a partes iguales.

Sin Rastro’ también dependía de un final con giro imprevisto, cosa que pedía a gritos desde el momento en que la duda sobre su juicio queda en papel mojado y el espectador sabe casi desde el principio que su el secuestro no ha sido fruto de sus traumas. Y eso intenta, pero con la flojera de un tornillo demasiado flojo para una junta tan importante como la culminación del relato. El resultado es un film entretenido sin más, aburrido a ratos y de automático olvido nada más salir de la sala.

Lo mejor: la interpretación de Amanda Seyfried y el comienzo de la historia hasta la mitad.

Lo peor: es una historia intrascendente, fallida en sus pretensiones más psicológicas.

5/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Irreverente, bloguero, traductor, politólogo vocacional, aficionado a la escritura y rolero por vicio masoquista.

Latest posts by Avatar (see all)

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑