Cine no image

Publicado el 13 febrero, 2011 | por Vicky

1

Crítica: Saw 7 3D

Hace exactamente 7 años que nuestras vidas fueron invadidas por el fenómeno Puzzle, en un cóctel de sangre, vísceras y trampas con las que un maniaco ponía a prueba a los pobres incautos, frente a los cuales se convertía en juez, jurado y ejecutor. Todo comenzó en 2004, y nos encontramos frente a la que parece ser la última entrega, tal y como reza el lema promocional. Y yo, como fan declarado de la saga, no puedo sino acudir con las mejores expectativas para disfrutar como un enano del cierre de esta larga historia de venganza sangrienta. Y además en 3D, por primera vez en la saga Saw.

Tras la polémica calificación X de la sexta parte, y posterior censura para poder ser estrenadas en nuestras salas, vemos con alivio como este último capítulo no ha sufrido la misma aciaga suerte. Esta vez no hemos tenido que esperar todo un año para poder descubrir el desenlace de las desventuras de John Kramer.

La acción nos situa justo al final de la anterior entrega, con Hoffman (Costas Mandylor) escapando por los pelos de la trampa que Jill (Betsy Russell), la viuda de Puzzle (Tobin Bell), le había colocado a petición póstuma de su malogrado marido. Ella, aterrada, huye por los pelos del ex detective, y acude a la policía buscando protección. Mientras, la carnicería continua, en una escena donde dos chicos deben romper con su novia compartida, literalmente.

Paralelamente a estos eventos, vemos como un superviviente de las trampas de Puzzle, Bobby Dagen (Sean Patrick Flanery) (que curiosamente podemos ver no había aparecido en ninguna de las anteriores entregas; es mas, veremos algún otro en su misma situación en la película) se ha erigido en un fenómeno mediático, dando giras, publicando libros y organizando encuentros de otros supervivientes en los que podemos observar el testimonio de una de las ultimas supervivientes, que se tuvo que amputar un brazo al principio de Saw 6. Además un invitado de excepción se apunta a la cita, el doctor Gordon (Cary Elwes, el mítico Westley de La Princesa Prometida), que creíamos muerto tras quedar encerrado y con una pierna amputada al final de la primera parte. Justo después de esta reunión, tanto Dagen como su esposa serán secuestrados y así comenzará otra ronda de pruebas al puro estilo Saw.

Como ya he dicho más arriba, esperaba con muchas ganas que llegase esta prometida parte final de la saga de Puzzle, y el resultado ha sido agridulce. Por un lado, tenemos un comienzo rompedor, en la línea de siempre, con mucha casquería, aunque se nota que podría haber sido mucho mas explicita en según que momentos (imagino que no fue así para evitar problemas de censura, viendo los precedentes). La producción y los diseños de las trampas lucen como siempre a un nivel alto, aunque aprecio algo de falta de originalidad y desidia, comprensible teniendo en cuenta que estamos ante la séptima iteración ya. Luego tenemos la estructura típica que ya se ha repetido varias veces en la saga: esto es, personaje es sometido a una serie de pruebas en las que se pone en aprietos mediante una trampa a varias personas relacionadas con él de una u otra manera, terminando con una de suma importancia. Y para culminar con el final de la película y de la historia, una sorpresa de vuelta de tuerca, pero para mi gusto demasiado pillada por los pelos, haciendo un uso de flashbacks de campeonato al final de la primera parte.

No las tengo todas conmigo para afirmar que no se continuará con la historia, a pesar de que todo quede bien cerrado al finalizar el film, ya que aun tenemos un personaje que podría dar mucho que hablar. Lo que si esta claro es que a pesar de todo, Saw ha sido total e innecesariamente estirado hasta la saciedad y más. No eran necesarias 7 películas para contarnos todo lo acontecido y para desarrollar personajes y situaciones. Y aún así le dí oportunidad tras oportunidad, llegando a dejarme bastante frío en este desenlace. Sinceramente, espero que esto haya sido el adiós definitivo a Puzzle.

Tampoco quiero despedir sin hablar del 3D, metido a escoplo y sin sentido alguno, mas allá de algún que otro salpicón de sangre eventual. Es genial comprobar el grado de sacacuartismo de la productora, siguiendo una corriente de 3Ditis aberrante. Lo único que están consiguiendo es que muchos como yo desdeñemos totalmente la posibilidad de ir al cine para que nos timen con un 3D de mala calidad e innecesario.

Lo mejor: Que se haya dado un final de una vez a la saga. Los amantes de la casquería estarán razonablemente satisfechos.

Lo peor: El final patillero y extremadamente predecible. La desidia general que impregna la cinta.

Por Osano.

Share Button
The following two tabs change content below.
Mi vida ha ido ligada al cine, si hubiese nacido dentro de una película seguramente sería una Rebelde que lucha contra el Imperio. Se puede decir que mi afán por coleccionar merchan de Star Wars va más allá.Me siento una afortunada por haber tenido una infancia rodeada de Pokémon y videojuegos que hoy en día llaman "Retro".

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑