Cine

Publicado el 16 octubre, 2014 | por Jose Mellinas

3

Crítica: ‘Relatos Salvajes’

Así está el país: todos quieren que alguien les dé un merecido a estos personajes, pero nadie se atreve a mover un dedo” espeta una cocinera con ganas de marcha en el segundo de los seis Relatos Salvajes que componen la nueva obra de Damián Szifrón. Una cita que resume muy bien lo que nos vamos a encontrar: personajes que se atreven a mover ese dedo, que pierden el control, que se arrojan (o son arrojados) al abismo de la locura y dejan de ser civilizados para convertirse en la peor versión de sí mismos. La violencia parece ser el nexo común, al menos en la superficie (el espectador decidirá al final si es eso o la propia naturaleza del ser humano, que también se las trae). Como bien reza el tagline del film, “se acabó poner la otra mejilla”.

Arrancamos con Pasternak, un prólogo perfecto que pone las cartas sobre la mesa. El planteamiento no puede ser más sencillo: un avión, una conversación entre un crítico musical, una modelo y una alucinante coincidencia que comparten con el resto de pasajeros. La situación no puede ser más surrealista. Sin embargo, Szifrón saca provecho del caos concluyendo el relato de la forma más basta posible.

Relatos_salvajes-poster

En Las Ratas conocemos a una camarera que atiende a un desagradable candidato a la presidencia que destruyó la estabilidad de su familia años atrás. De repente, la cocinera del local le propone vengarse tomando ella total responsabilidad. Maravillosa Rita Cortese (esa arma que carga el Diablo) y correcta Julieta Zylberberg en un segmento que destaca por ser el más rico en cuestión de background emocional, algo que se agradece teniendo en cuenta el tiempo dedicado.

El Más Fuerte parte de un estúpido intercambio de insultos entre dos conductores para presentar la historia más sucia, violenta y atroz de todas; un Spaghetti Western en el que no hay revólveres pero sí martillazos, puñetazos y giros sorprendentes en el último instante. No hay mucho más que rascar en un espacio en el que los dos actores principales no dejan de ser dos bestias dispuestas a matarse la una a la otra. Aquí aplaudí hasta sangrar, por cierto. Y no fui el único.

Y entonces llega la peculiar revisión de Un día de furia con el incombustible Ricardo Darín, que lleva por título Bombita. Simon Fisher, ingeniero especialista en demoliciones, decide vengarse del sistema opresor cuando la grúa se lleva su coche el día del cumpleaños de su hija. Sin duda, éste es uno de los fragmentos más trabajados y redondos del conjunto, gracias ante todo a la naturalidad con la que Darín representa a todos aquellos que, como a Fisher, nos han jodido el día. Impresionante.

En La propuesta, el hijo de un poderoso empresario atropella y mata a una mujer embarazada. Es entonces cuando su padre y el abogado de la familia le proponen al jardinero que acepte los cargos (incluyendo un buen tiempo en prisión) a cambio de una gran cantidad de dinero. Cuando la fortuna del encubridor se convierte en el objetivo de los interesados, empiezan los problemas. Uno de los relatos más sólidos, completos y divertidos que forman la película, a pesar de su cáliz macabro.

relatos-salvajes-01

Terminamos en Hasta que la Muerte nos Separe, que se desarrolla en la boda más divertida que hemos visto por aquí desde la vista en [REC] 3: Génesis de Paco Plaza. La joven Romina no sabe que el día más feliz de su vida va a verse comprometido al descubrir que su marido lleva tiempo viéndose con cierta compañera de trabajo. Cruzando la línea de la locura, la chica decide tomar cartas en el asunto. Qué broche de oro para acabar, damas y caballeros.

 

Nos Gusta de Relatos Salvajes:

  • La fluidez de las historias.
  • Todos y cada uno de los componentes del reparto. Un elenco de diez.
  • Su espíritu. Necesitamos más películas así.

No Nos Gusta de Relatos Salvajes:

  • ¿Y si la mala leche hubiera ido todavía más allá?
Share Button
Crítica: ‘Relatos Salvajes’ Jose Mellinas

Relatos Salvajes está dirigida, interpretada y tratada de maravilla. Nos encontramos ante un peliculón dinámico, mutante y ácido como pocas. Szifrón: tenías mi curiosidad, ahora tienes mi atención.

4.75


Voto del público: 0 (0 votos)

Etiquetas: , , , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑