Críticas no image

Publicado el 3 agosto, 2013 | por Trish

5

Crítica: ‘Pacific Rim’

pacific-rim-poster

Cuando se acerca Julio, los cines se van preparando para la llegada de los blockbusters veraniegos, cine entretenido, poco denso y con el único objetivo de hacer pasar un rato agradable al espectador en un lugar fresquito. La pena es que éste tipo de blockbusters suelen ser sinónimo de películas poco pensadas y elaboradas pero llenísimas de acción sin sentido con el único objetivo de asombrar y no hacernos pensar mucho. Pero entre tanta película que será olvidada en un par de meses, Guillermo del Toro (El Laberinto del Fauno, 2006; Hellboy 2004) nos trae algo más que entretenimiento puro y duro, una película de acción y emoción a partes iguales que junto con Guerra Mundial Z (Marc Foster, 2013) promete ser una de las más taquilleras de éste verano 2013.

Pacific Rim se nos presenta como una película catastrófica, el apocalipsis está de moda, no hay más que mirar a la cartelera o a la televisión para darse cuenta, somos conscientes de nuestro propio fin como especie y los directores no paran de idear maneras en las que nuestro planeta pueda ser exterminado; invasiones, pandemias, catástrofes naturales… La premisa de la película es que nuestro fin puede llegar a manos de los extraterrestres, pero no de la manera que el cine siempre nos lo ha vendido, Guillermo del Toro, haciendo alarde de su imaginación, da una vuelta de tuerca a la típica historia de las naves alienígenas llegando desde el espacio y nos hace apartar la vista del cielo para que miremos dentro de nuestro propio planeta, ¿y si los aliens viniesen desde dentro de la Tierra y no de otra galaxia?

pacificrim

Durante años, el planeta Tierra ha sido atacado repetidamente por unos monstruos gigantes llamados Kaiju (monstruo en japonés) que emergen de una grieta en el fondo del Océano Pacifico. Desde el momento que la primera criatura emergió de las profundidades, comenzó una guerra sin fin que se cobraría millones de vidas y acabaría con los recursos del planeta. Para combatir a estos monstruos gigantes, los humanos idearon una nueva arma, unos robots gigantes llamados Jaeggers (cazadores en alemán) que son controlados simultáneamente por dos pilotos cuyas mentes están unidas en un profundo vínculo formando un puente neuronal.

Aunque éste tipo de defensa sirvió durante varios años, los Kaiju se fueron haciendo más y más fuertes y los Jaeggers dejaron de ser tan efectivos, se necesitaba un cambio de estrategia inminente. Al borde de la extinción, el ex piloto Jaegger, Raleigh Becket (Charlie Hunnam) es reactivado por el comandante Stacker Pentecost (Idris Elba) como parte de un nuevo programa que ha ideado un nuevo plan para destruir el portal de donde surgen las criaturas. Mientras Raleigh lucha para curar sus propias heridas internas y ayuda a su novata compañera, Mako Mori (Rinko Kikuchi) a aprender todo lo necesario para poder pilotar un Jaegger, los ataques Kaiju se irán haciendo más fuertes y frecuentes, lo que les llevara a tomar medidas desesperadas para poder terminar con los monstruos de una vez por todas.

pacific-rim-02

Épicas batallas entre monstruos y robots gigantes, esto es lo que nos promete el director y no defrauda para nada. El guion, escrito por Travis Beacham (Furia de Titanes, 2010) pero gracias al cielo en colaboración con Guillermo del Toro, parece sacado de un anime japonés, de hecho el propio director ha admitido haberse basado en diferentes historias niponas al hacer la película, algo que queda muy patente en cada fotograma de la misma, concretamente cita como mayores influencias el anime y el tokusatsu (series y películas plagadas de efectos especiales) y entre ellos, específicamente a “Tetsuji 28-go” un manga creado por Mitsutero Yokoyama, convertido a anime de 1963 y que sentó las bases del género Mecha (robot en Japonés); un género de ciencia ficción que se define por tener como personajes principales a robots gigantes pilotados por humanos que luchan contra otros robots o monstruos gigantes. A los amantes del manga y el anime les estará viniendo a la cabeza el mismo nombre que no dejaba la mía durante todo el metraje, “Neon Genesis Evangelion” (Hideaki Anno, 1995), con la que la película comparte bastantes similitudes, un título que se ha convertido en un referente del género en los últimos años; y que si se llevase alguna vez a la gran pantalla debería estar dirigida por Guillermo del Toro sin lugar a dudas.

Las referencias al cine japonés no han hecho nada más que rozar la superficie con el referente de los mecha; El tema de las ciudades siendo atacadas por monstruos gigantes ha sido objeto del cine asiático casi desde sus primeras películas, al ver el tráiler de Pacific Rim es imposible no imaginarse a Godzilla atacando Tokio; numerosas son las películas, animes, mangas, series de TV que se han hecho al respecto, siendo Godzilla el monstruo más famoso, aunque el imaginario japonés tiene una lista gigante de monstruos que han hecho peligrar a la raza humana durante años, y esto mismo es lo que quiere el director, evocar a aquellas películas y series de antaño, donde nuestro mayor enemigo venia de nuestro propio planeta, criaturas gigantes imparables, imposibles de combatir y que hacen a los humanos sentirse impotentes ante su grandiosidad.

Como comentábamos, el guion basado de referencias a la cultura nipona, tiene dosis increíbles de acción, algo que sabemos que podemos esperar desde el minuto uno de la película, empieza fuerte, y sigue fuerte. Las escenas de acción están bien intercaladas con el desarrollo de la historia, no todo pueden ser peleas y efectos especiales, aunque si es cierto que se echa de menos alguna escena más hacia la mitad del metraje, que puede caer en la monotonía durante cierto tiempo. Pero Del Toro tiene éxito en hacer que todos los elementos encajen a la perfección, con unas escenas de las batallas magníficamente rodadas, de las que muchos deberían aprender, no son caóticas, muestran lo que deben de mostrar y no son alargadas en exceso lo que hace que el espectador vaya recibiendo con cuentagotas esos momentos y los aprecie al máximo. Os dejaran con la boca abierta, eso seguro.

pacific-rim-04

Los efectos visuales están perfectamente integrados gracias al excelente trabajo de Guillermo Navarro como director de fotografía; ya había trabajado anteriormente con el director en Hellboy o el Laberinto del Fauno, y la complicidad entre ambos queda patente; es capaz de plasmar en pantalla las necesidades de Del Toro, mostrarnos la grandiosidad de los Kaiju y los Jaeggers con increíbles planos generales y ángulos de cámara que os harán agarraros a la butaca en más de una ocasión; pero a la vez contrastar perfectamente con el pequeño mundo que les queda a los humanos, en ciertos momentos, incluso pareces olvidar que los gigantes existen y están atacando la tierra. Colores vivos que se contraponen con de saturaciones en las batallas, destacando lo que han de destacar en cada momento, dejándonos ver el mundo de fantasía que el director ha imaginado para nosotros, a lo que ayuda sin duda la banda sonora, con toques épicos que llegaran a poneros los pelos de punta en ciertas ocasiones.

La buena dirección queda también patente en los actores, cada uno correcto en su papel, consiguen que poco a poco vayas metiéndote en la historia preocupándote por ellos; si es cierto que cae en más de un cliché, pero no olvidemos tampoco el tipo de película ante la que nos encontramos y las pretensiones que tiene. Charlie Hunnam (el líder de Sons of Anarchy, 2008) está perfecto como Raleigh, si es bien un personaje característico de este tipo de películas, el actor hace que destaque y termines empatizando con él; lo mismo podemos decir de Rinko Kikuchi (Mapas de los sonidos de Tokio, Isabel Coixet, 2009) como Mako; donde cabe destacar la química con su compañero protagonista. Idris Elba (Prometheus, 2012), bien conocido por interpretar a Stringer Bell en la famosa serie de televisión “The Wire” (2002), no falla en su papel de militar estoico y controlador de sus propias emociones; su aporte personal al personaje lo hace mucho más creíble y cercano de lo que este perfil de personaje suele serlo en las películas.

Cabe destacar a Ron Perlman, quien ya había trabajado junto a Guillermo del Toro en las películas de Hellboy, en su papel de Hannibal Chau, un traficante de órganos de Kaiju del mercado negro; tiene estilo y carisma, dotando al personaje del cierto humor ácido que le hacía falta a la película.

Y como no, como en las películas del director, un aporte nacional, el esperado cameo de Santiago Segura, encajado en el mejor momento para lograr sacar una sonrisa a los espectadores.

pacific-rim-03

Pacific Rim es un espectáculo visual, sumamente cuidado hasta el último detalle, que hará las delicias de cualquier amante de las películas de acción y cualquier friki que se precie, el mismo director lo es en cierto modo, y que nos traiga una película de estas características es una delicia. Merece la pena por muchos aspectos, sobre todo técnicamente, pero sin deja atrás la fotografía, el vestuario, el ritmo; no demasiado rápido para poder apreciar el elaborado trabajo artístico; cada detalle cuidado a la perfección que hacen que globalmente a película se vaya a convertir en uno de los grandes éxitos del verano.

Como aporte final, decir que hay vía libre para una secuela, y si sigue en la línea puede convertirse en una de las trilogías más interesantes de los últimos años.

Nos gusta:

  • Las fantásticas batallas entre los Kaiju y los Jaeggers
  • El elaborado diseño artístico

No nos gusta:

  • Como decae el guion a mitad de la película
  • Algunos personajes terminan cayendo en el cliché

7.5/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Mujer Vikinga nacida en Carabanchel bajo (el bueno). Amante de la fotografía, el diseño y sobre todo del cine de Terror. Wes Craven es mi Dios.

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑