Cine no image

Publicado el 8 septiembre, 2011 | por Sandor

8

Crítica: ‘Noche de Miedo’ (Fright Night)

Dentro de nada llega a las salas españolas la nueva y terrorífica película de Dreamworks, Fright Night, una nueva versión del clásico de culto de los años 80 y que tantas veces hemos visto repetida por televisión. ¿Preparado para pasar una noche de miedo?

Fright Night toma el guión de la película original, adaptándolo a estos tiempos que vivimos, y planteando algún que otro cambio que sorprenderá a los fans de la película original. El largometraje nos presenta a Charley Brewster (Anton Yelchin), un típico adolescente americano, con sus típicos amigotes deportistas americanos, y su típica novia modelo americana (Imogen Poots). Su vida es perfecta, hasta que su amigo de toda la vida Ed (Christopher Mintz-Plasse) le pide ayuda de forma desesperada. Tiene pruebas de que el nuevo vecino de Charley, Jerry (Colin Farrell) es un vampiro, y lo culpa de la oleada de desapariciones que asola su pueblecito cerca de Las Vegas. Así comienza una de las noches más largas que jamás vivirá Charley… ¿Cómo escapar del mal, cuando vive en la puerta de al lado?

Fright Night es una película de terror al uso, que basa sus sustos más en el sobresalto y la tensión que en el uso desmedido de gore. En cierto modo, es una de esas típicas películas que la chavalería adora, una película lo suficientemente profunda y terrorífica como para mantenerlos inquietos en la butaca del cine, pero que evita ser desagradable o digna de aspirar pesadillas. Además, pese al género del largometraje, toda la historia está salpicada de humor, sin que esto suponga que se pierda el suspense. No obstante, el ritmo de la película es bastante extraño, ya que el exceso de clímax, y la rapidez con la que se desvelan algunos elementos de la trama nos provocará que nos quedemos clavados en el sillón tras el final de la película, con una pregunta en mente “¿De verdad ha acabado ya? ¿O va a haber algo más, de nuevo?”

El film cuenta con actores de renombre, siendo las interpretaciones de Colin Farrell, como un vampiro malvado y realmente “macho” que se ganará los suspiros de más de una, o el genial y camaleónico David Tennant, en el papel de miembro de la farándula y autoproclamado “cazador de vampiros”… Aunque solo sea para mantener su espectáculo en Las Vegas. Sin embargo, el resto de actores del reparto son relativamente desconocidos, que si bien cumplen sus papeles a la perfección, siendo bastantes de ellos papeles bastante planos y tópicos (La novia buenorra del protagonista a la que hay que salvar del malvado, el amigo friki y fracasado, la madre implacable con su hijo…), no terminan de darle a sus personajes la fuerza y la veracidad que necesitan.

La película está rodada en 3D, y hay que reconocer que el efecto se nota. Es agradable, de calidad, y nos hará sentirnos realmente dentro de la película, provocando que algún que otro susto sea más efectivo de lo habitual. No obstante, los efectos especiales del film parecen jugar a otro nivel de menor calidad. Por algún extraño motivo, todos los efectos especiales relacionados con la sangre o con la violencia del vampiro tienen un cierto aire de falsedad. En cierto modo, parece que el director quería que supiéramos en todo momento que lo que estamos viendo es un extracto de ficción, dejarnos tranquilos y no provocarnos pesadillas recordándonos que la sangre que vemos no es sangre, sino agua con tomate.

En conjunto, la película tiene un cierto aire de serie B, una película palomitera, que respeta en la medida de lo posible el tremendamente maltrecho mito de los vampiros y la película que lo origina, y que es capaz de entretenernos durante los algo más de 100 minutos que dura, lo que la convierte en una elección ideal como alquiler en el videoclub, en esas típicas y oscuras noches de otoño hacia las que vamos encaminados.

Lo mejor:

– Fright Night nos plantea un vampiro relativamente creíble, aunque no llegue a ser terrorífico

– El papelón de David Tennant

– Las coñas que se traen en el guión con elementos de la cultura pop, como Crepúsculo.

Lo peor:

– Ese aire a película de serie B

– La película combina no demasiado bien partes muy densas, con clímax uno detrás de otro.

Share Button
The following two tabs change content below.

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑