Cine no image

Publicado el 12 abril, 2013 | por Trish

0

Crítica: ‘Memorias de un Zombie Adolescente’

zombi_adolescente

El joven director Jonathan Levine (50/50, Seducción Mortal) nos trae una de las películas más esperadas por los que han quedado huérfanos tras el final de la saga Crepúsculo (2008 – 2012), “Memorias de un Zombie Adolescente” (Warm Bodies) protagonizada por Nicholas Hoult (Jack, el Cazagigantes; X-men: Primera Generación) y Teresa Palmer (Soy el Numero 4; El Aprendiz de Brujo) una pareja con mucha química que nos trae una comedia romántica de acción zombie basada en la popular novela “R y Julie“, de Isaac Marion

Nos encontramos ante un mundo destruido por una plaga en el que los humanos han sido infectados y casi todos han sido convertidos en no muertos. R (Nicholas Hoult) es un zombie que vaga perdido, solo y sin rumbo, intentado sobrevivir como el resto de sus compañeros alimentándose gracias a las masas cerebrales de los humanos que aún están vivos y que además, les permiten apropiarse de sus recuerdos, aunque a diferencia de muchos de los de su clase, tiene problemas existenciales que lo llevan a replantearse si lo que hace está bien o no.

En una excursión a la ciudad junto con su amigo M (Rob Corddry) para buscar algo fresco que poder llevarse a la boca, se topan con un grupo de humanos en el que R conoce casualmente a Julie (Teresa Palmer), una joven humana que ha sido enviada por su padre, el general Grigio (John Malkovich), para localizar edificios con medicamentos y productos de primera necesidad.

memorias-de-un-zombie-adolescente-01

En un enfrentamiento entre los zombies y los humanos, el novio de Julie, Perry (Dave Franco) termina siendo presa de R, y éste al alimentarse de su cerebro también lo hace de sus recuerdos, especialmente de los que tienen que ver con Julie. Esto despierta sentimientos olvidados en el zombie que termina rescatando a Julie del resto de no muertos y llevársela a su casa, un avión del aeropuerto, donde los dos se van conociendo y poco a poco el corazón muerto de R comienza a latir de nuevo volviendo a recordar cómo era estar vivo.

La película tiene como atractivo a los Zombies, o “corpses” (cuerpos en inglés, que es como se refieren a ellos, en ningún momento llamándoles zombies, al menos en V.O.) pero no a los tradicionales que ya conocemos todos, así que si eres un fan de estos seres deseosos de comer cerebros humanos y tremendamente violentos, esta película no es para ti, pero bueno… ¿Quién sabe cómo son de verdad los zombis? Aquí es donde se creara una gran división de opiniones, para muchos, este es un error tremendo e imperdonable, y que durante la primera media hora de la película puede llegar a molestar, ya que estamos acostumbrados a ver tantas veces el estereotipo de los zombies que parece imposible que exista algo diferente a lo que ya conocemos. Pero aquí es donde tiene también su atractivo, es una visión distinta a todo lo que podemos encontrarnos hoy en la gran y pequeña pantalla, una visión de la infección desde el punto de vista de uno de los zombies. , “R” es un zombie que piensa, razona, quiere mejorar y ser diferente, interactuar con los otros seres de su especie hasta el grado de tener sentimientos ocultos, algo que suena un poco incoherente.

memorias-de-un-zombie-adolescente-02

Pero Levine no es el primero en plantearnos este punto de vista diferentes, hay otras películas más o menos clásicas como la alemana “La noche de los pirados vivientes” (Mathias Dinter, 2004) que ya nos traen a un tipo de zombie con conciencia, capaz de hablar y de sentir y que en clave de humor nos cuenta las aventuras y desventuras de una pandilla de amigos que intentan adaptarse a su nuevo cambio.

Memorias de un Zombie Adolescente” nos propone una perspectiva en esa línea, se rompen muchas de las reglas creadas por otras películas sobre el mundo de los infectados, y es cuando el film llega a la mitad cuando ya entendemos lo que en realidad está pasando y es ahí donde podemos sentirnos más cómodos con esta nueva ideología zombie.

Desafortunadamente el guion es lento en algunos momentos, carece de credibilidad y coherencia, no hay demasiada explicación de cómo los no muertos han llegado a ser así, y por qué su situación es diferente a los “Huesudos”. Estos huesudos son unos seres zombies más evolucionados, más como los animales que conocemos que han perdido toda conciencia y si, se limitan a matar y comer. Entonces tenemos dos tipos de muertos diferentes, los que se encuentran en transición de humanos a convertirse en huesudos, que son los que mantienen sentimientos, y los huesudos, que carecen de todo rastro humano. Viendo la película así, puede llegar a comprenderse mejor y a sentirse más a gusto con el planteamiento inicial.

memorias-de-un-zombie-adolescente-04

Va a ser imposible evitar las comparaciones con Crepúsculo, ya que inicialmente parece estar en la misma línea, pero hay que decir a favor de la película de Levine que es muchísimo mejor. Es un soplo de aire fresco encontrarnos con unos personajes carismáticos, más profundos, con los que realmente puedes identificarte, sobre todo los adolescentes, ya que todas las situaciones a las que se enfrenta “R” no son más que una parodia de la bomba de sentimientos que son los jóvenes enfrentándose a situaciones nuevas cuando conocen gente nueva.

Es cierto que la trama de amor adolescente está ahí, pero no es el eje principal de la película, ésta no está vacía, en clave de humor contiene una crítica a la sociedad y como poco a poco todos estamos convirtiéndonos en zombies aislados del resto; todo esto a través de los ojos del protagonista que ansía tener un mundo como el nuestro, o más bien, un mundo como se imagina que es el nuestro.

El trabajo de producción y casting son perfectos, los actores encajan sin duda en su papel. Nicholas Hoult, una estrella adolescente emergente que se dio a conocer por su papel en la serie inglesa Skins y que ya ha participado en varios largometrajes, encarna perfectamente al zombie típico, andares torpes, mirada perdida, cara desencajada, y demuestra sus dotes cuando intenta dotar de sentimientos a su personaje, pero manteniendo la frialdad de un ser que es incapaz de comprender lo que le pasa.

memorias-de-un-zombie-adolescente-03

Teresa Palmer no se queda atrás, nos trae a una heroína diferente, capaz de defenderse por sí misma, con iniciativa y cargada de humor; un soplo de aire fresco teniendo en cuenta el tipo de personajes femeninos que este tipo de películas suele traernos. Y la sorpresa final viene de la mano de su padre en la ficción, John Malkovich, que interpreta un papel creado para él.

Y finalmente, uno de los elementos a destacar es sin duda la banda sonora, cargada de temas muy potentes que saltan en el momento justo para hacer la película más dinámica y emotiva, evitando que pueda ser cargante por momentos y salvándola de la monotonía.

Memorias de un Zombie Adolescente” no es una película típica para los amantes del cine de zombies, pero si es una visión diferente y que sin duda no carece de los momentos violentos y sanguinarios que estos seres nos regalan, evitando así abandonar en cierta forma la esencia tradicional del zombie. Os hará reír en ciertos momentos, pero si lo que estáis buscando son muertes, sesos y rock and roll, no os va a llegar a satisfacer, ya que aunque tiene un poco de eso, la historia se centra en otra cosa completamente.

Nos gusta:

  • Lo bien desarrollados que están los personajes
  • Los buenos momentos de humor que tiene

No nos gusta:

  • Los zombies no son los zombies tradicionales
  • El guion termina siendo un poco pesado

5/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Mujer Vikinga nacida en Carabanchel bajo (el bueno). Amante de la fotografía, el diseño y sobre todo del cine de Terror. Wes Craven es mi Dios.

Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑