Cine

Publicado el 7 octubre, 2015 | por Avatar

0

Crítica: Marte (The Martian)

Imagina una expedición de la NASA en Marte, el planeta rojo que tantos desvelos y fantasías ha suscitado en la humanidad. Imagina que, durante una jornada cotidiana del grupo científico estalla una tormenta de proporciones imprevistas que amenaza con destruir el módulo de escape y se ven obligados a emprender un despegue de urgencia. Imagina también que un accidente provoca que el grupo pierda la pista de uno de sus compañeros y debe marcharse del planeta dándolo por muerto. Ahora, imagina que no ha muerto y se ha quedado solo en un planeta sin agua potable, recursos ni alimentos más allá de las escasas reservas. Deja de imaginar, porque es la última película de Ridley Scott: Marte (The Martian).

MARTE_Cartel_Def

A diferencia de las historias a las que nos tiene acostumbrada la imaginería marciana, este relato, basado en la novela de Andy Weir, prescinde de todo el esoterismo y conspiranoia casi inherentes al planeta rojo y se limita a contarnos una versión espacial de Náufrago o Robinson Crusoe. Que no se entienda el verbo limitar como una tara, sino como un enfoque exclusivamente científico (o pseudocientífico) de cómo sobrevivir durante años en un planeta incompatible con la vida humana.

El desafío de llevar a la gran pantalla esta historia era conseguir que las dos horas y media que ha requerido su adaptación no fuesen demasiado lentas o pesadas a pesar de tratar un mismo tema desde las distintas perspectivas que van planteando los problemas a los que se enfrenta Mark Watney, el astronauta encarnado por Matt Damon, a saber, conseguir generar agua, cultivar alimentos en suelo marciano, asegurar el suministro de energía, no volverse loco… y todo ello con un propósito a largo plazo: comunicarse con la Tierra y lograr salir del planeta.

En este sentido, Watney se nos presenta como un hombre lleno de recursos intelectuales que, puestos en práctica, y con un poco de ayuda de la basura que la humanidad ha ido dejando en Marte a lo largo dela historia (además de cierta predisposición favorable de autor y guionista), le irán salvando la vida frente a los ingentes desafíos de un planeta indómito como es Marte. Llama la atención en este sentido el insuperable optimismo del protagonista, capaz de no volverse loco mientras se asegura una supervivencia mínima, dadas sus precarias circunstancias. De hecho, la cinta es un canto al optimismo que apenas permite albergar dudas sobre el posible feliz desenlace de la historia, con una banda sonora muy animada ya legre y unos guiños de humor que, a ratos, hacen que te preguntes si no estás ante una comedia espacial.

marte 2

Y es aquí donde tropieza un poco el relato: el tono no consigue trasladas le lógica sensación de inabarcable agobio de vernos perdidos en un planeta absolutamente solos, a años de recibir la primera visita de nuestro planeta natal. Watney recorre miles de kilómetros en Marte y te enteras porque te lo dicen, no porque el ejercicio cinematográfico goce de elocuencia propia. Al final, el espectador se relaja a la espera del siguiente requiebro mientras se permite saborear las palomitas. La referencia obligada que nos viene a la mente es el Náufrago de Tom Hanks, que, en una isla llena de recursos y ubicada en nuestro propio planeta, sabe reflejar mucho mejor la sensación de enloquecedora soledad y sus consecuencias mentales. En ningún momento tenemos la sensación de que al personaje de Damon esté a punto de írsele definitivamente la cabeza, ni siquiera cuando se pasa largos años haciendo lo mismo y comiendo a base de patatas al microondas.

En lo que sí que destaca la cinta es en la excelente labor interpretativa de Matt Damon, rodeado de una coral de secundarios de lujo, como Jessica Chastain, Jeff Daniels, Sean Bean o Kate Mara, que logra dominar un metraje prácticamente monopolizado por su figura. El diseño de producción, los efectos y las maravillosas postales marcianas suman a un film que quizá adolece de elementos cinematográficos de mayor peso y que no pasará a la historia como una de las mejores obras de Ridley Scott, aunque tampoco la peor. Quizá esa relativa indefinición sea lo peor que puede decirse de una película que podría haber ahondado en conceptos mucho más íntimos y casi terroríficos de quedar abandonado en Marte (y, advierto, lo dice alguien que no ha leído el libro de Weir).

marte

Nos ha gustado de Marte (The Martian):

  • Amena y entretenida.
  • El tiempo se pasa rápidamente.
  • Bella visualmente y acertada en la elección de su protagonista, que, con su naturalidad, se gana al espectador.

No nos ha gustado tanto Marte (The Martian):

  • La falta de intensidad, de sensación de agobio y de soledad.
  • Excesivo recurso al humor.
Share Button
The following two tabs change content below.
Irreverente, bloguero, traductor, politólogo vocacional, aficionado a la escritura y rolero por vicio masoquista.

Latest posts by Avatar (see all)

Crítica: Marte (The Martian) Avatar

Ameno relato con un excelente Matt Damon. Pese le falta de intensidad, de sensación de agobio y de soledad y abusa del humor consigue que la película resulte de lo más entretenida

2.75

Entretenida


Voto del público: 0 (0 votos)

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑