Cine no image

Publicado el 7 diciembre, 2012 | por Chugo

0

Crítica: ‘Maniac’

Por José Mellinas

Durante esta última década, el género del terror y del fantástico se ha nutrido del bombardeo masivo, para bien o para mal, de los remakes: un negocio que atrae a las nuevas generaciones a redescubrir el original -o no- y de paso recauda unos cuantos billetes en taquilla. Un ejercicio casi tan antiguo como el séptimo arte conlleva resultados tanto buenos (‘Amanecer de los muertos’, ‘Halloween’, ‘La matanza de Texas’) como malos (‘Pesadilla en Elm Street’, ‘La niebla’). Justo es decir que algunos han superado a la película en la que se basaban y no podemos ignorar los que ya se han convertido en clásicos, como La cosa de Carpenter.

Así las cosas, ahora nos toca fijar la mirada en el admirable lavado de cara de ‘Maniac’, de William Lustig, apadrinado por todo un experto en este campo: Alexandre Aja, responsable de las nuevas versiones de ‘Las colinas tienen ojos’, ‘Reflejos’ y ‘Piraña’. Era cuestión de tiempo que alguien se fijara en este controvertido clásico de culto, un violento slasher que apostaba por profundizar en el lado íntimo del asesino (antes de Henry, retrato de un asesino y similares). La película, más en la línea de ‘El fotógrafo del pánico‘ que de ‘Viernes 13‘, nos presentaba a Frank Zito -grandioso Joe Spinell-, un enfermo que acecha chicas en la ciudad de Nueva York y las mata para acto seguido arrancarles el cuero cabelludo. Una vez en su casa, viste a sus maniquís de acuerdo con el aspecto de sus víctimas mientras es atormentado una y otra vez por el recuerdo de su madre.

Uno de los grandes aciertos de la ‘Maniac‘ de este año, capitaneada esta vez por Frank Khalfoun, es adaptar a los nuevos tiempos aquello que hizo especial el trabajo de Lustig, respetando el material original y trazando al mismo tiempo su propio sello de identidad, claramente europeo; no hay que olvidar que estamos ante una producción francesa. A ritmo de la estupenda banda sonora con tintes retro -firmada simple y llanamente por “Rob”-, se nos presenta al nuevo Frank: un Elijah Wood que ya demostró sus dotes de malo malísimo en Sin City unos años atrás. El guión de Aja y Grégory Levasseur subraya la lucha constante del psycho-killer por subsanar sus instintos homicidas cuando conoce a Anna (Nora Arnezeder) y la empatía que podemos sentir hacia su persona: dos elementos que se trataban fugazmente en la película de 1980 y que aquí conciben una importancia mayor en la historia. Y para los que se lo preguntan: sí, el gore sigue estando a la altura, todo un festín para los aficionados en el que tienen cabida espeluznantes escenas de asesinato (a destacar, por ejemplo, la del prólogo y ese magnífico homenaje al cartel de la original).

Antes subrayábamos el sello de identidad de esta segunda edición de ‘Maniac‘. Escapando del camino convencional del remake propiamente dicho, Khalfound y Aja deciden apoyar su película en el recurso narrativo de la primera persona. Durante gran parte del metraje y sin ningún tipo de mediador, el espectador se mete de pleno en la piel de Frank Zito y el rol de voyeur cae en sus manos. Sus inquietudes, su habilidad a la hora de seducir a sus víctimas y su eventual descenso a los infiernos personal son ofrecidos en bandeja de plata con una precisión que asusta. Aunque el experimento puede chocar, funciona, sobretodo teniendo en cuenta que el actor al que vemos simplemente reflejado no es ningún desconocido. Y más de una vez nos preguntaremos: ¿cómo lo han hecho?

Amigo cinéfilo, debes saber que ‘Maniac‘ se nutre de referencias sutiles (y no tan sutiles) a otras joyas de culto. Por ejemplo, los ecos del Taxi Driver de Scorsese están ahí: Frank acecha a sus víctimas desde el coche con sus ojos clavados en el retrovisor mientras la ciudad anochece; el uso de la canción Goodbye Horses nos remite al Buffalo Bill de El silencio de los corderos y los protagonistas acuden a ver El gabinete del doctor Galigari -posiblemente la primera película de psycho-killers de la historia-. No es de extrañar que los films mencionados sean los favoritos de los creadores del film que nos ocupa.

Da gusto ver remakes como ‘Maniac‘. Revisiones que saludan a su yo del pasado, que arriesgan, que son valientes en su concepción y no terminan siendo edulcorados. Así sí. Bravo.

Lo mejor: La perspectiva en primera persona. Las secuencias de asesinato. La música.

Lo peor: Quizá Elijah Wood no intimide tanto como Joe Spinell.

8/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki. Nunca me canso de hablar de cines, series, videojuegos o cómics. Siempre intentando estar al día de las últimas novedades.

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑