Cine Los Increíbles 2

Publicado el 13 julio, 2018 | por Chugo

0

Crítica: Los Increíbles 2

Por @OrdHum. Con la dificilísima tarea de emular de alguna manera el incuestionable éxito de Los Increíbles por delante, el director Brad Bird por fin nos dio la secuela tan largo esperada sobre las aventuras de la familia de superhéroes de Disney. En un mundo en el que la temática superheroica está en gran parte monopolizada por Marvel, ¿podrá Los Increíbles 2 mantenerse fresca a pesar de los años? ¿Podrá resaltar entre la marea de películas sobre gente con poderes estrenadas este año?

La respuesta es un rotundo SÍ.

Sirva de aviso que no me meteré en spoilers, pero es posible que se haga en esta crítica alguna referencia vaga a elementos de la trama —aún así, dichas referencias pertenecerán en su mayor medida a los trailers ya disponibles. Leed a vuestra discreción.

Los Increíbles se han ganado, a fuerza de méritos, un lugar en nuestro corazón. Su ambiente y estética setenteros, evocativo de la edad de plata de los cómics, junto a una construcción de personajes con calidez y coherencia, les dota de una identidad propia a la que no han querido —ni deberían— renunciar.

Porque la tentación de intentar emular la fórmula marveliana del éxito estaba ahí, y más teniendo tan cerca un mastodonte de la taquilla como era Infinity War. Por suerte para nosotros, y gracias al buen hacer de Brad Bird, Los Increíbles deciden tomar una senda independiente, reforzando los elementos que la hacían tan especial a la vez que se esfuerza en ampliar su propio universo. De hecho, si ha de hacerse un paralelismo con otra saga en contexto similar, diría que Los Increíbles tiene más de Deadpool que de película del UCM, en tanto a que se adhiere a su propia identidad y se asienta en su nicho sin que la amplísima sombra que es Marvel se acerque a ella.

Pero vamos a entrar al trapo: Los Increíbles 2 comienza justo donde terminó la anterior entrega, y nos permite ver a toda la familia en acción nada más empezar. No entraré en detalles, pero la evolución visual es patente y la construcción de escenas de acción mucho más espectaculares. No necesitáis saber más.

Los Increíbles 2

Lo que sí que sabéis si habéis visto los trailers, es que dicha —muy pública— batalla llama la atención de Winston Deavor —magníficamente interpretado por Bob Odenkirk—, que ofrece a la familia Parr un plan para volver a hacer a los héroes legales. Dicho plan, como ya sabéis, tiene como foco a Elastigirl, dejando a Mr. Increíble encargándose de las labores de casa mientras ella se encarga de las heroicidades.

Este cambio de roles, como ya se preveía, da lugar a unas dinámicas muy interesantes, con Mr. Increíble dándose cuenta de que quizá las labores de casa con tres hijos no son tan fáciles de realizar como él, desde un punto de vista más bien machocéntrico, probablemente asumía. La frustración de no poder ser tan efectivo en casa como fuera se suma a la visible sensación de saberse el segundón de la fiesta, de no ser el centro de atención ni el objeto de todas las alabanzas.

Que Elastigirl tome el protagonismo heroico también es muy interesante. El tipo de escenas de acción que ella protagoniza distan mucho del lo-soluciono-todo-machacando-todo con la fuerza bruta de Mr. Increíble. Esto da lugar a unas secuencias de acción mucho más cerebrales y elaboradas, y si se me permite decirlo, entretenidas e imaginativas a más no poder. El uso de la inteligencia y de los poderes de Elastigirl son un punto a destacar en el conjunto de la película, y definitivamente de toda la saga.

Dash toma un papel más secundario en la segunda entrega, cediéndole ese puesto a Violet y sus problemas de adolescente. Aún así, ambos tienen la oportunidad de brillar en el último tercio. Frozono tiene algo más de protagonismo y cosas que hacer, pero no deja de ser secundario —y eso es algo que nos duele mucho. La cuestión es que aquí es que todos quedan eclipsados —para bien— por la verdadera estrella del filme: Jack Jack.

Los increíbles 2

La adorabilidad del bebé descubriendo sus poderes es, sin lugar a dudas, lo mejor de las dos horas y pico de película. Sus interacciones con todo lo que ocurre a su alrededor y con los personajes que le rodean es la mayor fuente de risas y sorpresas que nos podemos encontrar aquí. Una auténtica gozada, y os aseguro que muchos y muchas sentiréis unas ganas irrefrenables de agarrarlo y estrujarlo con todas vuestras fuerzas. Avisados quedáis. Y podría decir muchas más cosas, pero ya he dicho que no quiero entrar en terreno “spoileroso”.

Si he de señalar un problema que tuve con la película, podría decir que el villano —como ya estamos acostumbrados— queda “a medias”. Pese a que su construcción y sus habilidades tienen detrás ideas muy buenas, sus motivaciones lastran en gran medida el peso de sus actos. No se siente como merecido que gane un estatus de “gran villano”. En directa comparativa, Síndrome me parecía mucho más creíble y efectivo como parodia del fan chiflado que lleva su obsesión hasta que al final su objetivo acaba siendo el de destruir todo aquello que ama —¿no os recuerda a alguien? Ejemejemstarwarsejemejem—, a pesar de que su “plan malvado” era mucho menos efectivo y trabajado que el de Rapta-Pantallas.

Los increíbles

No quisiera cerrar esta crítica sin elogiar la labor de Giacchino en la composición de la banda sonora, que una vez más sobresale, ayudando a introducirnos en ese ambiente añejo que tanto nos gusta.

Nos gusta de Los Increíbles 2:

  • Jack Jack, el cambio de roles, la familia sigue siendo lo primordial
  • La expansión del universo de los Increíbles

Nos gusta menos de Los Increíbles 2:

  • Un villano olvidable
  • Muy poco Frozono.
Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki. Nunca me canso de hablar de cines, series, videojuegos o cómics. Siempre intentando estar al día de las últimas novedades.
Crítica: Los Increíbles 2 Chugo

Como conclusión: dignísima secuela que coge lo que de verdad hizo a su predecesora especial y la expande lo justo para no hacernos sentir abrumados. A pesar de no ser capaz de superar el “problema del villano” que afecta a la gran mayoría de las películas de superhéroes, su insistencia en mantener el corazón y la empatía que sentimos para con la familia Parr hace que nos olvidemos de todo y pasemos dos horas la mar de entretenidas. Oh, y por encima de todo, Jack Jack es el protagonista absoluto sin llegar a proponérselo. Vería una tercera entrega sin dudarlo, pero estaría igualmente feliz si se quedasen así.

4

Digna secuela


Voto del público: 4.7 (1 votos)

Etiquetas: , , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑