Cine

Publicado el 23 abril, 2015 | por Sandman

2

Crítica: La Pirámide

De parte del joven francés Gregory Levasseur llega a nuestro país “La Pirámide“, la próxima película de terror ambientada en el desierto del Cairo y que se atreve a revivir antiguos ritos y dioses de la mitología egipcia ¿podrá Levasseur volver a repetir lo conseguido tras “Maniac“?

la-piramide-poster

Levasseur tiene aún mucha carrera por delante en el mundo del cine (recordemos que tiene poco más de 30 años y aún le queda bastante que aprender) pero con esta película ha conseguido que más de alguno nos rompamos la cabeza con el fin último de la película. Es decir, normalmente las películas tratan de contarnos una historia y tienen un mensaje, pero el director se ha perdido en el género de terror con un intento de found-footage que no termina de encontrar su lugar, ¿es una película de aventuras, de humor o tenemos que tomarnos esta película de terror en serio?

El found-footage (o metraje encontrado, es un género cinematográfico donde los protagonistas muestran su historia a través de una grabación realizada por ellos mismos) es una buena opción a la hora de elegir como se va a rodar una película si tenemos en cuenta que los fondos con los que contamos son más bien escasos. Y tenemos algunos ejemplos de found-footage muy exitosos y conocidos como la saga “REC“, “Paranormal Activity” o “Cannibal Holocaust“. Pero “La Pirámide” en ningún momento puede llegar a compararse con ninguno de los filmes anteriores, y eso que “REC” y “Paranormal Activity” no están pasando por su mejor momento

la-piramide-01

Pero vamos a lo que nos interesa, “La Pirámide“, un grupo de cuatro aventureros formado por Nora y Holden expertos arqueólogos padre e hija que realizan una investigación junto con la intrépida reportera Sunni y su cámara Fitzie descubren una misteriosa pirámide de tres caras enterrada en el desierto de Egipto. A pesar de los conflictos en la zona debido a la primavera árabe, los cuatro deciden adentrarse en busca de la explicación al misterio que dicha estructura encierra en su interior.

Una vez comentado una pequeña sinopsis del argumento, tenemos que reconocer que nos gusta mucho el contexto. La primavera árabe aparece en el Séptimo Arte, y esta no es la primera vez que la vemos en el cine, ya que no solo nos referimos a los documentales, sino que en películas como “Toque de queda” también queda reflejada esta realidad social. Pero tristemente, en “La Pirámide“, la primavera árabe solo actúa como un fondo decorado difuso. No se llega a profundizar en el tema y ni si quiera el contexto bélico tiene una repercusión real ni trascendental en los 89 minutos que dura la película, limitándose solamente a ser un contexto más bien poco importante. La historia de “La Pirámide” bien podría haber ocurrido en el siglo XIX o en el XX donde había un auge real de este tipo de investigaciones y nada habría cambiado.

En cuanto al resto de la historia y el guión escrito por Daniel Meersand y Nick Simon, encontramos una serie de incongruencias y una interpretación alternativa de la cultura egipcia que vamos a comentar brevemente.

la-piramide-02

Anubis, un antiguo dios funerario venido a menos y que mucho dista de ser un monstruo terrorífico como lo fue Alien en 1979 con Ridley Scott, protagoniza el lado oscuro de la película. Nos proporciona algún que otro susto, sí, pero también unas cuantas carcajadas. Y esto no es culpa de Anubis, un respeto al Señor de la Necrópolis, es culpa de los mejorables efectos especiales de la película y unos planos tan forzados como la serie de acontecimientos que narra el largometraje.

¿Y que decir del elenco de actores? El arqueólogo (Denis O’Hare) y su hija (Ashley Hinsaw) protagonizan algunos de los momentos más absurdos de la película. El cámara (James Buckley) y la reportera (Christa Nicola) al final acaban siendo tan planos como sus aburridos compañeros arqueólogos, ninguno te acaba importando nada. Estás deseando la muerte de todos desde los primeros 15 minutos de película pero Anubis está que sí que no, jugando con ellos al ratón y al gato, y al pobre chacal le da miedo la luz, así que la soporífera persecución da para rato. Y tú, pobre espectador, resignado a ver como Anubis, dios de la muerte, es espantado con antorchas, lo único que te preguntas es ¿por qué no sueltan la cámara y salen corriendo?

La fotografía y el juego de luces en la película es algo que tampoco se llega a comprender. Debemos suponer que las linternas que llevan los protagonistas son de primera calidad, muy potentes desde luego, pero los planos diagonales no nos creemos que tengan su justificación en el found-footage, Falta mucho trabajo en todo el aspecto visual técnico del largometraje Gregory

La calidad de sonido es un apartado que destaca, no se sabe a estas alturas ya si por ser algo bueno o por ser algo malo. La música y la orquesta que debe ponerte en tensión (violines, violas, pianos…etc) no va acompasada con los momentos de suspenso. Vamos a explicarlo un poco mejor. Cuando teóricamente la música parece decirte que va a haber un susto, porque en cualquier película de terror llegado a ese punto de la sinfonía, sabes que el susto se acerca, en realidad, en “La Pirámide” al final se relaja la tensión creada y los personajes pasan a una zona segura. En cambio cuando reina el silencio y ni si quiera hay instrumentos ni música ambiental, es entonces cuando meten el susto, lo que hace que realmente no te lo esperes.

Debido a los muchos fallos que tiene el film, ya no sabemos si esto se debe a una genialidad u otro fallo de coordinación que paradójicamente esta vez ha dado de lleno para conseguir esos dos o tres sustos que tiene la película.

la-piramide-03

En definitiva, tenemos que reconocer que se podría haber hecho mucho mejor. No nos gustaría marcar con una cruz y encasillar al director, pero tampoco podemos justificarlo diciendo que es una película de bajo presupuesto. Lo sentimos Gregory, esto no pasa del aprobado para el público general y ni si quiera os la recomendamos para los amantes del género. No se puede tomar en serio, y es una pena ya que la idea no es del todo mala, pero el director falla en la ejecución y se cae con todo el equipo técnico, visual y argumentativo, dejando solo en pie el apartado sonoro a falta de hacer un strike completo.

Nos gusta:

  • La idea. El concepto del desierto, las pirámides, es un sitio genial para hacer una peli de terror.
  • El sonido ¿error o genialidad?

No nos gusta:

  • La actuación de todo el elenco. Personajes planos, destacando a las dos protagonistas, insoportables, lloronas, incoherentes con sus propios sentimientos y la forma de mostrarlos.
  • Los continuos fallos de plano, los rarísimos planos diagonales en mitad de una secuencia tranquila.
  • Los efectos especiales de bajo presupuesto. No queremos que te gastes lo que se gastó Nolan en “Interestellar” porque no es necesario, pero un poquito de calidad por favor.
Share Button
Crítica: La Pirámide Sandman

"La Pirámide"  no deja de ser una película de bajo presupuesto sin grandes aspiraciones, aún así consideramos que no se trata de un acierto por parte del joven director si pretende prosperar y despegar algún día. Podéis verla con amigos y tomarla como una comedia ya que os provocará alguna carcajada, pero si queréis una buena película de terror y pasar miedo con un found-footage os recomendamos ver la ya nombrada "Holocausto Caníbal" o "El proyecto de la bruja de Blair".

2


Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑