Cine Independence Day: Contraataque

Publicado el 3 julio, 2016 | por Dani Mateo

0

Crítica: Independence Day: Contraataque

Llega el verano y con él las cintas palomiteras a más no poder. En el año 96 Roland Emmerich descubrió su pasión por destrozar EEUU en películas. Todo comenzó con Independence Day, una cinta llegada en pleno auge del fenómeno extraterrestre en el cine, donde una imagen imborrable se nos grabó en la retina por atentar contra algo tan sagrado para los americanos que hasta ese momento pocas cintas se habían atrevido: La destrucción de la Casa Blanca. La fórmula funcionó bien en taquilla, dosis espectaculares de explosiones, unos extraterrestres bien diseñados y el fenómeno televisivo explotando en cine, Will Smith. Ahora, 20 años después Emmerich regresa, como casi todas las cintas de esta época, con una secuela tardía no tan fresca como en la original, pero igualmente disfrutable para el verano, eso sí, con un ingrediente clave fuera de la ecuación. No sale Will Smith.

La cinta original no es una maravilla y no es recomendable su revisionado más allá de la entretenida nostalgia que nos pueda venir, la realidad es que ha envejecido mal y se siente algo facilona en sus chistes. Eran unos tiempos en los que el chiste fácil era efectivo y cualquier cosa nos parecía espectacular. Esta Independence Day: Contraataque llega con la misma estructura, repleta de chistes facilones y explosiones mucho más espectaculares gracias a las mejoras en efectos visuales, pero en el camino se deja un guión poco atractivo y, nos da la sensación de haberla visto antes.

Independence Day Resurgence

En este caso los alienígenas que fueron derrotados por Will Smith regresan a la carga en busca de venganza, en esta ocasión serán los hijos de los protagonistas quienes tengan que dar la talla y liberar a la población humana del peligro inminente. Estamos ante una cinta más grande que la original, sí, pero sin embargo no logra esa frescura en su elenco, o quizá el tema esté demasiado manido.

Independence Day: Contraataque es más grande, tiene más extraterrestres, más cosas que explosionan y la amenaza que asedia la Tierra es mucho mayor. Sin embargo el mayor logro de esta película es la capacidad de autoparodiarse logrando la carcajada de la sala en algún momento, pero manteniendo siempre las bromas en ese tono tan absurdo. La película conecta con nuestro niño interior, edifica su relato sobre la nostalgia y el caos renunciando al sentido común, y es bastante efectiva.

La propia película se sabe reír de sí misma y de un guión demasiado sencillo, pero el ritmo anárquico con altibajos tan claros entre la acción y el sopor logran que la ausencia de Will Smith sea evidente, muy a pesar del trabajo del resto del elenco. Liam Hemsworth, el hermano de nuestro queridísimo Thor, interpreta a Jake Morrison y se pasea por la pantalla haciendo lo que puede para rellenar un hueco demasiado grande. Por suerte cuenta con la ayuda de Jessie T. Usher para hacer el contrapunto cómico superando en casos el trabajo que en la original necesitaba sólo de Smith.

independence day contraataque

La tecnología recogida de los extraterrestres al final de la primera película, hace ya 20 años, ha logrado grandes avances y han generado un programa de defensa por si se les ocurre regresar. Sin embargo la población no está preparada para lo que le espera y tendrá que poner todos sus activos en combate. Emmerich se apodera de personajes heroicos, a los que se les ve ese patriotismo de cartón piedra, que prodiga Steven Spielberg. La cinta no resulta patética como se esperaría de una secuela tan tardía, es más bien una reunión de antiguos amigos frente a la barbacoa. Jeff Goldblum regresa junto a Bill Pullman y el resto del elenco original salvo su protagonista para demostrar que aún hoy lo absurdo y lo espectacular pueden caminar juntos por el éxito a la altura de películas como la saga Trasformers. También invita a actrices nuevas a la fiesta, incluyendo a Maika Monroe y Angelababy, la actriz china, pero no logran despuntar ningún gran momento más allá de tramas secundarias innecesarias. Los que vengan a ver esta película buscan más explosiones, no más pasteleo.

independence day

Nos gusta de Independence Day: Contraataque

  • El homenaje al actor Robert Loggia, ya fallecido y al que insertan mediante las nuevas tecnologías digitales

  • Es divertida y logras desconectar de la realidad

No nos gusta de Independence Day: Contraataque:

  • Se echa de menos a Will Smith, deja un hueco demasiado grande

Share Button
The following two tabs change content below.

Dani Mateo

Cine, series y juegos como modo de vida. Empecé con Alex Kidd, pero Final Fantasy me hizo entender que los videojuegos eran algo más. También creo videojuegos en CovenArts
Crítica: Independence Day: Contraataque Dani Mateo

En definitiva, dos horas y poco de desconexión total de nuestra realidad donde al final solo hablaremos de lo espectaculares de las explosiones y los efectos especiales, de tal o cual chiste y no mencionaremos ningún plano concreto como destacable o de valor cinematográfico, pero qué demonios, también se necesita este cine a veces

2.5

¡Explosiones!


Voto del público: 2.5 (1 votos)

Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑