Cine no image

Publicado el 6 febrero, 2013 | por Trish

0

Crítica: ‘Gangster Squad: Brigada de Élite’

Por Trish Wilde

Los Ángeles, 1949. Mickey Cohen (Sean Penn) es un mafioso que controla la ciudad, acaparando ilegales beneficios de la droga, la prostitución  las armas y todas las apuestas que llegan al oeste de Chicago. Su reinado está protegido no solo por su banda de matones a sueldo, sino también por la policía  los políticos a los que ha comprado.

Ante la imposibilidad de detenerle, se forma un pequeño grupo secreto de policías del Departamento de Policía de Los Angeles  liderados por el sargento John O’Mara (Josh Brolin) y Jerry Wooters (Ryan Gosling), que unen sus fuerzas para intentar acabar con el mundo de Cohen y así poder arrebatar el control de la ciudad de manos de uno de los mafiosos mas peligrosos.”Brigada de Elite” dirigida por Ruben Fleischer (Bienvenidos a Zombieland) está basada en una serie de artículos del LA Times firmados por Paul Lieberman que exploraban la historia de una banda secreta de miembros de una fuerza especial de la policía que iba detrás de Meyer Harris “Mickey” Cohen, uno de los gángsters más importantes de la mafia judía de los años cuarenta.

Fleischer es un director conocido por sus comedias, todos nos hemos reído con Zombieland y las situaciones absurdas a las que sus personajes se enfrentaban. Pero parece ser que ha querido nadar fuera de la piscina con un genero totalmente diferente al que nos ha presentado anteriormente, una vuelta de tuerca al cine de gangster de los años cincuenta.

Un thriller lleno de acción y crimen ambientado en la ciudad de Los Angeles en 1949, con una producción soberbia que se nota sobre todo en los escenarios; una delicia encontrarse con las calles de la ciudad llenas de neones luminosos y coches de los cincuenta. Gracias a éste diseño de producción conseguimos meternos en el ambiente que se respirara en la ciudad de California en esta época.

El director nos engancha con un comienzo que promete, la vuelta de los jefes mafiosos, personas que para nada se encuentran en las sombras, tienen una vida pública y abiertamente cometen todos sus crímenes y delitos, ya que ademas de poseer casi todos los negocios de la ciudad, tiene en su bolsillo a la policía, jueces, medios de comunicación…

Uno pensaría que encontrándonos ante una película de “cine negro”, lo pongo entre comillas porque ya lo comentare después  tendríamos una historia cargada de suspense, pero nada mas lejos de la realidad. Comienza bien, pero poco a poco va decayendo y convirtiéndose en una especie de parodia/cliché del género. Mucha acción, muchos tiros, muchos mafiosos e incluso armas dentro de fundas de violín  pero la suma de todo no hace una buena película de gangsters, a veces parece que se le olvida al director el tipo de genero que ha elegido, y vuelve a las andadas con situaciones “cómicas” y absurdas que te sacan completamente del ambiente de la película.

No queda muy claro si quería hacer una película seria o una parodia del genero, ya que a veces roza la mas pura comedia slapstick y te deja pensando…  ¿esto ha pasado de verdad?. Dotar de humanidad a las bandas haciendo que tengan conversaciones intrascendentes y los mas rebuscados problemas y situaciones a la hora de realizar su acción, es marca de Tarantino, y copiarlo no suele tener buenos resultados.

Obviando esa parte, la dirección es acertada en muchas ocasiones, persecuciones de coches, tiroteos entre mafiosos dentro de locales de jazz, incluso explosiones, elementos que te mantienen pegado a la butaca, aunque a veces se echa de menos más dinamismo en las escenas de acción y sobra el abuso de la cámara lenta en varias escenas.

En cuanto a la fotografía  a cargo de Dion Beebe (Chicago) hay que decir que es magnifica en respecto a los escenarios y localizaciones, aunque se queda un poco corta al intentar representar el ambiente oscuro típico del cine negro, muchos de los temas del genero están ahí  pero si no van a acompañados de un ambiente de contrastes claro-oscuros falta gran parte de la magia.

Respecto a los personajes hay que decir que muchos de ellos caen en el cliché, no falta el policía bueno, demasiado bueno y honorable, el antihéroe motivado por motivos emocionales, el listo del grupo, el gracioso, el tirador… Dejando eso a un lado, cabe por supuesto destacar la actuación de Sean Penn como Mickey Cohen, un jefe mafioso perfecto, un hombre que se ha hecho a si mismo y que intenta progresar lo más rápido posible para reafirmar su soberanía sobre la ciudad de Los Angeles. El papel le viene fantástico, sobrio, firme y cruel.

Josh Brolin y Ryan Gosling están también perfectos, aunque como he dicho anteriormente, pueden caer de vez en cuando en una interpretación un poco cliché de sus propios personajes. Y como protagonista femenina nos encontramos con el personaje de Emma Stone, que bien parece a veces metido con calzador y que sinceramente si lo sacas de la película, ni se notaría.

Si os gusta el cine de acción con toques de mafiosos, no os la podéis perder, pero no esperéis encontraros con una película demasiado trascendental dentro del genero. A destacar, los créditos finales, presentados como una serie de postales de los años 50 que hacen la delicia de cualquier nostálgico.

Nos gusta:

  • Fantásticamente ambientada

No nos gusta:

  • Podría haber sido mucho más si el director se la hubiese tomado más en serio

6/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Mujer Vikinga nacida en Carabanchel bajo (el bueno). Amante de la fotografía, el diseño y sobre todo del cine de Terror. Wes Craven es mi Dios.

Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑