Cine no image

Publicado el 22 octubre, 2010 | por Sandor

1

Crítica: Ga’Hoole: La Leyenda de los Guardianes

Como ya os avisamos por Twitter y Facebook, esta semana hemos tenido la oportunidad de asistir a una tonelada de eventos. Pero ni por todo el oro del mundo pensaba perderme el pase privado al que nos invitaron los chicos de Warner Bros de la que promete ser su nueva gallina de los huevos de oro… O quizás debería decir lechuza de los huevos de oro. Su nombre: Ga’Hoole: La Leyenda de los Guardianes.

Con Ga’Hoole, Warner Bros estrena una nueva franquicia que seguramente recogerá el testigo que dejará dentro de poco la saga del mago más famoso de la última década, Harry Potter. Y la verdad es que la comparación entre ambas franquicias es muy curiosa. Las dos narran historias atractivas para todos los públicos, sin que resulten demasiado infantiles para el público más adulto. Las dos tocan temas fantásticos, y lo saben aprovechar para envolver con maestría toda la trama y las dos sitúan sus problemas en un ambiente mágico y épico. Además las dos se basan en sagas literarias aclamadas por la crítica, y que aseguran material para una gran saga cinematográfica.

Ideado originalmente por Kathryn Lasky, la saga de Ga’Hoole narra una historia épica fantástica que se explica a lo largo de más de 15 libros. Esta película es una adaptación del contenido de los tres primeros escritos, “La Captura“, “El Viaje” y “El Rescate“.

Tanto el film, como los libros, giran alrededor de Soren, una joven lechuza común (El nombre por el que se refieren en la película es el nombre científico de la especie, Tyto Alba) que vive entre sueños, siempre pensando en sus héroes, los Guardianes de Ga’Hoole. Estos guardianes de leyenda defendieron la libertad de todas las lechuzas al frustrar los planes del malvado Pico de Metal, y sus secuaces, los Puros, un grupo de lechuzas que cree en la supremacía de su raza sobre todas las demás, y que quiso conquistar el mundo. La película comienza con Soren narrando por enésima vez este cuento, para desesperación de su hermano Kludd, mucho más realista y pragmático. Esto les acaba llevando a una típica pelea fraternal, que provocará que acaben con sus plumas en el suelo, completamente solos, y sin posibilidad de volver a casa, ya que aun no saben volar. Como es de esperar, los malvados Puros no tardan en aparecer, raptando a los dos hermanos y llevándolos a la escuela para huérfanos de St. Aggie para que engrosen las filas del nuevo ejército de los Puros, quienes están a punto de conseguir el arma definitiva que les permitirá derrotar a los Guardianes, y esclavizar a todas las lechuzas.

Este es el punto de partida para el épico viaje de superación y madurez de Soren, que tendrá que escapar del yugo de los Puros, para intentar encontrar a los Guardianes y ponerles sobre aviso de las intenciones del malvado Pico de Metal. Lo que a priori parece una historia típica y algo infantil acaba siendo toda una experiencia, ya que a casi absolutamente todo en la película se le puede dar un doble sentido, y tiene muchos guiños que solo sabrán captar los más mayores.

El ritmo de la película está bastante bien llevado, aunque sufre de un pequeño problema, comprensible una vez sabemos que se está aglutinando en poco más de 90 minutos el contenido de tres libros… Ga’Hoole tiene muchos personajes, muchísimos, y esto provoca que la mayoría de ellos obtenga apenas un par de escenas en los que se desarrolle. Al final, los eventos de la película se van sucediendo de forma muy rápida y, a veces, atropellada, dejando claro que queda mucho por contar de esta historia, y más allá de ella. Claro que esto no le importara a ningún chaval.

Me llamó muchísimo la atención todo el arte de la película. La película tiende hacia el fotorrealismo, y absolutamente todo lo que vemos en la pantalla se nota que ha sido trabajado y modelado con un mimo extremo. Todas las razas de las lechuzas representadas digitalmente cuentan con sus rasgos característicos, pareciendo en algunos momentos que estemos ante una fotografía, si no fuera los rasgos humanos que le dan a los personajes. Los escenarios también lucen fantásticos, llenos de detalle y aprovechando al máximo la alta definición, y mostrándonos un mundo lleno de naturaleza viva. También hay que tener en cuenta que es la primera película completamente en 3D producida por Warner Bros, y aunque no tuvimos la oportunidad de verla aprovechándonos de esta tecnología, tiene que ser toda una delicia a los sentidos el ver unos escenarios tan detallados y con tanto colorido de esta manera.

Otro detalle artístico que me llamo la atención es la maestría del uso de los efectos y de la iluminación, utilizando estos detalles para matizar todas las escenas y magnificar determinados detalles de los personajes, o acompañar a la acción, ya sea tiñendo la escena en colores parduzcos, resaltando algunas localizaciones, o el uso de la aceleración y ralentización de la imagen para darle más espectacularidad a las escenas de lucha.  Aunque todo esto es comprensible cuando nos fijamos en que el director de la cinta no es otro que Zack Snyder (300, Watchmen), y comenzamos a ver todas estas escenas como un mini 300… pero con lechuzas, en lugar de espartanos.

Y ojo con la película. Puede parecer un largometraje para los más pequeños de la casa, pero no me cuesta nada identificar más de un momento y de dos capaces de meter bastante miedo en el cuerpo a un niño, por no hablar de las, a veces, brutales escenas de lucha. De acuerdo, no hay sangre, no hay heridas… Pero no deja de haber un montón de lechuzas en la película con garras de metal atacándose feroz y dolorosamente. Y, la verdad, hace falta un mínimo de madurez mental para asimilar algunos de los conceptos que se presentan, siendo indispensable que los padres se lo expliquen todo a sus hijos: A fin de cuentas, los motivos de unos y otros están claros mientras Soren decide escoger el camino de la luz, el camino difícil, su hermano Kludd decide unirse a los Puros, buscando el beneficio inmediato y renunciando a cambio a sus principios morales. Como ya he dicho, una película a la que se le puede sacar muchísima miga.

En conclusión, la película me encanto. Una delicia para la vista, una historia típica aunque bien llevada, con personajes bien planteados y momentos muy memorables. No me cabe duda alguna de que será una de las películas de este otoño, y muy seguramente de las Navidades. ¿Hace cuanto que no vas al cine solamente solo por gusto?. Hoy Viernes 22 se estrena en cines.

 

Lo Mejor: Una película apta para “todos” los públicos, pero entretenida por igual para los más mayores. Una banda sonora genial. Un aspecto artístico que sentará precedente.

Lo Peor: Demasiados personajes y eventos para tan poco tiempo.

Share Button
The following two tabs change content below.

Quizás te interese...




Back to Top ↑