Cine no image

Publicado el 24 septiembre, 2012 | por Dani Mateo

0

Crítica: ‘Frankenweenie’

Por Daniel Mateo

Nos encontramos ante un producto 100% Burton. Y es que nuestro oscuro y tierno director lo ha vuelto a hacer. Si bien es cierto que recurre a un viaje en el tiempo que nos sitúa en 1984, año de estreno de su cortometraje original Frankenweenie, se rearma con los conocimientos adquiridos en los últimos años y nos regala una deliciosa pieza llena de sensibilidad que hila bien fino planeando entre la referencia al cine de terror clásico y la auto-referencia descarada.

Frankenweenie nos pone en el papel de Víctor Frankenstein, un joven con una única cosa que le apasione más que la ciencia, su perro Sparky. Tras una buena presentación de personajes donde nos deja claro quién es quién en esta historia, el perro de Víctor, Sparky, sufre un accidente por atropello. El perro no volvería a moverse y Víctor se encontraría con el corazón roto.

Inspirado por la clase de ciencias de su nuevo profesor, muy parecido físicamente a Vincent Price, ídolo de Burton y actor que da vida al creador de Eduardo Manostijeras, Víctor encuentra la inspiración necesaria para hacer una locura típica del amor, en este caso hacia su perro: Intentará traer a su mejor amigo Sparky de nuevo entre los vivos.

El argumento se resumiría en eso,  y hasta ahí, obviando al profesor, tendríamos la misma cinta que vimos en 1984. Pero Burton no se queda ahí. Introduce una serie de levísimos cambios que nos hacen que la cinta no se haga pesada ni dura. El poco abuso de los diálogos, una grandiosa banda sonora y la introducción de unos compañeros de clase muy peculiares hacen que Frankenweenie se ponga a la cabeza entre sus producciones de los últimos 10 años.

Le ha costado recuperar un trabajo pasado para volver a conectar con esa sensibilidad que gozaban en un principio los trabajos del autor, pero quizá la historia ya conocida o quizá el reencuentro con su yo de 1984 hace que la animación, la banda sonora, el argumento y los diálogos nos traigan un empaquetado precioso y delicioso con un único problema: ¿Dónde lo situamos?

Frankenweenie no es un producto específicamente para niños. Tampoco lo es para adultos. Frankenweenie es para los seguidores de Tim Burton. Para esos “niños grandes” que disfrutan con cuentos como disfrutamos con Eduardo Manostijeras o Big Fish, juega en esa otra liga donde las películas nos tocan un poquito el alma, siendo tan buena como la primera y algo por debajo, en mi opinión, que la cinta del cuento sobre el Pez Grande.

Sobre el caso del 3D podemos decir que tuvimos la suerte de disfrutarlo y merece la pena con creces. No soy muy amigo del cine con gafas porque además de oscurecer la imagen pueden hacerse pesadas y cansar la vista. En este caso, contando con una cinta en blanco y negro la oscuridad o no de la imagen no es un problema y el cuidado y mimo con el que se ha realizado hace que sea, incluso, merecedora de verse en este formato.

Para concluir, nos encontramos ante una cinta sincera, muy producto Burton para toda la familia, donde los pequeños disfrutarán sin olvidar las pesadillas “bonitas” que nos presenta el director y los padres disfrutarán sabiendo que  estamos ante un cuento modernizado a nuestros días. Y por su puesto, lo mejor de Tim Burton en mucho tiempo.

Nos gusta

  • La ambientación y la animación muy cuidada
  • La exquisita banda sonora

No nos gusta

  • El ritmo, que decae en un compás clave de la película y puede hacerte perder ilusión

8’5/10

Share Button
The following two tabs change content below.

Dani Mateo

Cine, series y juegos como modo de vida. Empecé con Alex Kidd, pero Final Fantasy me hizo entender que los videojuegos eran algo más. También creo videojuegos en CovenArts

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑