Cine no image

Publicado el 19 noviembre, 2012 | por Vicky

0

Crítica: Fin (2012)

Por Patricia Recuero

El cine español da un paso mas con “Fin”, una propuesta dirigida por Jorge Torregrossa, un director novel en cuanto a largometrajes se refiere. Torregrossa nos ha deleitado anteriormente con cortometrajes como “Mujeres en un Tren”, “Manchas” y “Verano… o “los defectos de Andrés”. Aunque indudablemente, es más conocido por dirigir diferentes capítulos de series españolas de alto presupuesto como “La Señora” o “Tierra de Lobos”.

“Fin” esta basada en la novela homónima de David Monteagudo, algo diferente e innovador en cuanto a literatura en nuestro país se refiere, una novela de ciencia ficción, no entendida como futurista sino como apocalíptica, un genero que parece estar de moda en todo el mundo.

Sin duda un libro de estas características resulta todo un reto difícil de plasmar en la gran pantalla, como sucede con cualquier adaptación de un libro. Pero Torregrossa sabe lo que hace y se rodea de guionistas como Sergio G. Sánchez (Lo Imposible, El Orfanato) y Jorge Guerricaechevarria (Celda 211), guionista habitual y colaborador de Álex De La Iglesia.

Uno pensaría que con un director que sabe como elegir bien a su equipo el resultado será algo impactante, pero nada mas lejos de la realidad. Nos encontramos con un guion que cojea por muchos lados, unos personajes confusos y no desarrollados que no llegan a aportar todo lo que uno espera, una historia que atrapa al espectador los primeros 20 minutos pero según va avanzando el metraje hace que te preguntes ¿En que momento acabará todo esto?.

La dirección es bastante acertada, tiene un ritmo correcto aunque quizá termine siendo un poco lento al final. Torregrossa se atreve con escenas de acción trepidantes que mantienen al espectador agarrado a la butaca en un par de ocasiones, aunque es cierto que son demasiado escasas. Uno esperaría más acción y situaciones limite en este tipo de películas de las que nos encontramos aquí.

“Fin” peca de intentar ser lo que no es, su director ha comentado en algunas entrevistas que quería dotar a la película de un toque mas humano y realista, y eso no es lo que se suele esperar en un filme apocalíptico, si bien los personajes parecen bastante cercanos, se echa de menos la grandiosidad del genero. Nos encontramos ante una mezcla de apocalipsis con aires de transcender, y esto no es un cóctel fácil de digerir. Se intenta buscar un sentido más profundo a los interrogantes planteados a lo largo de la película, hacernos reflexionar sobre nuestra existencia y nuestro papel en éste mundo, pero no termina de cuajar, y mucho menos con “la especie de final abierto” que nos plantea el director.

Tras varios años sin verse y sin saber nada los unos de los otros, un grupo de amigos se reúne en una casa en la montaña para pasar un fin de semana.  Aunque parece que nada haya cambiado entre ellos, entre tanta risa y anécdotas, hay un oscuro episodio de sus vidas que comienza a resurgir para seguir atormentándolos.

Todo eso parece quedar en segundo plano cuando de repente, un extraño incidente ocurre: el cielo brilla más que nunca, las estrellas desaparecen… El grupo queda aislado sin electricidad y faltos de cualquier tipo de comunicación con el exterior.

Deciden salir y buscar ayuda, pero en el camino el grupo se irá desintegrando, mientras que lo que parece un nuevo orden natural se va imponiendo.

En cuanto a la fotografía, a cargo de José David Montero (Fumar, Matar, Morir) hay que decir que es correcta, aunque no extremadamente destacable, ya que no hay nada que se nos vaya a quedar en la retina después de ver la película.
Planos muy generales y aéreos que quedan muy vistosos con la grandiosidad de las montañas y los arboles pero que no resultan demasiado impactantes ya que están muy trillados en todas las películas que vemos últimamente.
La iluminación, es muy acertada y acorde al tono realista que el director pretendía darle a la historia, aunque hay que destacar una especie de noche americana “a la española” que no encaja mucho en el tono general del filme.

El sonido es quizá lo más destacable, un tratamiento naturalista que huye de la música a no ser que sea estrictamente necesaria para enfatizar el sentimiento de ciertas escenas. Acompaña muy bien a la película y es especialmente buena en ayudar a crear los momentos de tensión.

En lo que se refiere a los personajes, el director ha conseguido lo que pretendia, no tener ningún héroe, todos son importantes en mayor o menor medida, es imposible que uno no destaque frente a otro, muchas veces gracias a las interpretaciones de los mismo actores, pero en general se consigue que te preocupes de ellos como grupo y no de forma individual.

Nos encontramos con muchas caras conocidas, encabezadas por Maribel Verdú (El Laberinto del Fauno, Blanca Nieves) quien sigue siendo perfecta en los papeles dramáticos.
La acompañan, entre otros, Daniel Grao (Ángel o demonio) con una interpretación que consigue que empalicemos con su personaje, Clara Lago (Tengo ganas de ti) que parece no encajar mucho en todo esto, su personaje no está bien definido y hay momentos en los que piensas que incluso ella misma lo piensa. Antonio Garrido (Los Protegidos), que está bastante desaprovechado ya que parece ser el único personaje con más trasfondo que el resto pero no dura demasiado y finalmente, Blanca Romero (Física o Química) que parece no haber abandonado su papel en la serie ya que prácticamente interpreta el mismo personaje, eso o no tiene mas registros.

En otros países, los directores procedentes de televisión son sinónimo de calidad, pero por algún motivo en España es todo lo contrario, por lo que Torregrossa no cuenta a sus espaldas con la mayor de las ventajas… y tras ver la película, no será él quien consiga que esta visión cambie. Un director capaz de arriesgarse con un genero tan escaso en el cine español y de presentarnos una propuesta innovadora merece un voto de confianza, aunque las expectativas eran altas y no ha conseguido superarlas.

LO MEJOR:

  • La promesa de un cine español diferente

LO PEOR:

  • Ni el propio film tiene muy clara su dirección
  • Muchas preguntas sin respuesta

5/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Mi vida ha ido ligada al cine, si hubiese nacido dentro de una película seguramente sería una Rebelde que lucha contra el Imperio. Se puede decir que mi afán por coleccionar merchan de Star Wars va más allá.Me siento una afortunada por haber tenido una infancia rodeada de Pokémon y videojuegos que hoy en día llaman "Retro".

Quizás te interese...




Back to Top ↑