Cine

Publicado el 4 agosto, 2015 | por Sandman

0

Crítica: Extinction

El producto nacional se distribuye fuera de nuestro país hasta llegar incluso al mismísimo Hollywood. Del director de “Secuestrados”, Miguel Ángel Vivas, llega la nueva película del género zombis Extinction, un largometraje que promete muchos sustos y que trae consigo un drama familiar.

extinction-poster

El planeta ha sido infectado por un virus zombi hace 9 años. La plaga se ha extendido a lo largo y ancho de la Tierra y la población humana se ha visto mermada hasta casi llegar a su extinción. En este escenario post-apocalíptico se encuentran viviendo Jack, su hija Lu y su vecino Patrick, en una ciudad nevada y a salvo de los zombis. La relación entre ambos vecinos quedó rota hace mucho tiempo. Patrick es un temerario cazador asediado por la soledad que realiza incursiones y sale en busca de animales para comer. Y Jack, en opuesto a su compañero, se ha convertido en un neurótico que ha decidido no salir y confía en su supervivencia dentro del recinto. A pesar de todo, los dos contrarios se verán forzados a la colaboración para salir adelante debido a la evolución de la cepa del virus ¿lograrán sobrevivir en tan desolado escenario?

Miguel Ángel Vivas hace un buen trabajo a la hora de colocar al espectador en situación en Extinction, y comienza con una secuencia donde vemos la agresividad y la peligrosidad de los infectados. El convoy donde viajan los protagonistas que tenía como destino uno de los refugios de la humanidad se ve atacado y Jack, su hija y Patrick son de los pocos supervivientes que consiguen salvarse. El mundo es frío, la nieve tiene el color de la muerte y el invierno y la infección zombi han acabado con toda vida posible

extinction-02

El paisaje, el virus, la escenografía… todo se presenta a la perfección. Por lo menos hasta los primeros 30 minutos el trabajo funciona. Pero a pesar de todo “Extinction” no aprovecha todo el potencial que tiene y se acaba convirtiendo en un película de miedo que no da miedo, sino sustos. El terror debe nacer como una sensación dentro del espectador, debe permanecer constante a lo largo de las escenas y tiene que hacernos sentir miedo incluso cuando el monstruo no esté presente. En este aspecto “Extinction” falla y apuesta por algo más fácil: dar un susto inesperado que pilla por desprevenido. Esto funciona al principio, pero tiene un problema: según vamos viendo más veces al zombi los sustos se hacen predecibles y deja de dar miedo.

¿Pero “Extinction” solamente aspira a ser una película de terror? No. Sería injusto catalogar a “Extinction” como una simple película de zombis, y si nos quedamos aquí nos estaremos perdiendo la verdadera trama de la película: el problema entre Patrick, Jack y su hija Lu. Los zombis no son más que el contexto y al contrario que otros títulos del género como “Guerra Mundial Z“, “Extinction” aspira una cuestión moral, un dilema familiar que surge a través de la trama de los protagonistas. Tenemos que reconocer que es extraño intentar contar un drama como el de estos tres personajes en un contexto cinematográfico que intenta seguir las pautas del terror clásico.

extinction-01

El problema de los tres y su compleja situación tocará el corazón del espectador dependiendo de su nivel de sensibilidad, ya que debemos reconocer que el reparto no ha sido el más adecuado para contar una historia así. Matthew Fox (Patrick) parece que sigue interpretando su papel en “Perdidos, y Jeffrey Donovan (Jack) es más frío incluso que el propio paisaje. Al final resulta que la actuación más destacable es la de Quinn McColgan (Lu, una niña de poco más de 10 años) y Clara Lago (una superviviente que llega tarde y mal) .

El guión es una adaptación de la obra literaria “Y pese a todo”, escrito por Juan de Dios Garduño, quien ha participado personalmente como guionista junto con Miguel Ángel Vivas. La fotografía es de lo mejor a destacar. Un juego que se produce en el cambio del paisaje nevado, tan blanco, en contraste con las escenas en la casa, a oscuras o a la luz de una vela. Realmente es muy atractivo visualmente y nos da a entender a la perfección en que situación tan precaria viven los personajes.

¿Qué ocurre con “Extinction” entonces? El largometraje podría haber sido un buen drama debido a la trama principal, aunque finalmente no se termina de profundizar en ella y quedan algunos cabos sueltos. Y “Extinction” podría haber sido una buena película de zombis, incluso hay buenos elementos que nos detallan lo duro que es la supervivencia. Pero se nos cuenta muy poco sobre ellos, nada sobre la infección y finalmente el monstruo pierde intensidad según van pasando los minutos.

extinction-03

En conclusión, al final tenemos un escenario post-apocalíptico desaprovechado, y una trama que pide a gritos desarrollarse y más profundidad. No es una mala película, pero esta muy lejos de ser la obra culmen del autor, suficiente para pasar la tarde, pero le falta mejorar.

Lo mejor:

  • La fotografía y escenografía.
  • La sensación de supervivencia

Lo peor:

  • Hay zombis sí, pero dejan de dar miedo en torno a la mitad de la película
  • Hay drama, también, pero le falta desarrollo

 

Share Button
Crítica: Extinction Sandman

Extinction no se decide si ser una película de terror o un drama familiar. Le falta mejorar en ambas partes, es un argumento correcto y entretiene en parte porque quieres saber más de la idea, pero se desinfla y acabas esperando eternamente algo que no llega nunca.

3.9


Voto del público: 2.5 (1 votos)

Quizás te interese...




Back to Top ↑