Cine no image

Publicado el 7 agosto, 2013 | por Trish

1

Crítica: ‘Exorcismo en Georgia’

exorcismo_en_georgia_-_poster_prensa

El verano no solo viene cargado de películas de acción; los exorcismos se apoderan también de la taquilla, en Julio fue Expediente Warren: The Conjuring (James Wan, 2013) y el próximo 14 de Agosto verá la luz en España “Exorcismo en Georgia”, una película basada en hechos reales y dirigida por Tom Elkins (Wanted, 2008; El Código DaVinci, 2006).

Georgia, 1988. La familia Wyrik decide mudarse huyendo de algunos problemas del pasado a una nueva casa en otra parte de la ciudad, Lisa (Abigail Spencer), Andy (Chad Michael Murray) y la hermana de Lisa, Joice (Katee Sackhoff) encuentran una cómoda casita en el campo alejada de todos los problemas de la ciudad. Al poco de vivir allí, la pareja se da cuenta de que su hija Heidi (Emily Alyn Lind) parece estar hablando con un amigo imaginario al que denomina Sr. Gordy. Al principio no le dan demasiado importancia pero al poco tiempo se dan cuenta que lo que de verdad sucede es que tiene misteriosas visiones de personas que nadie más que ella parece ver.

Poco a poco también ellos son testigos de los extraños fenómenos que tienen lugar alrededor de la casa y se irán aportando pistas de lo que podría ser un escalofriante misterio mantenido en secreto durante generaciones y marcado por la inquietante figura de un taxidermista que habito la finca años atrás.

exorcismo-en-georgia-01

Nos encontramos ante la segunda película sobre exorcismos del director, una especie de continuación de la película “Exorcismo en Connecticut” (The Haunting in Connecticut, 2009), no continuación en cuanto a secuela, sino a estar en la misma línea del análisis de los exorcismos, de hecho, su título inglés revela este tipo de continuación: The Haunting in Connecticut 2: Ghosts of Georgia. Y al igual que su predecesora, promete más de lo que en verdad muestra.

Comenzamos con la premisa de “Basada en hechos reales” algo que últimamente se asocia a las películas muy a la ligera, ya que si eres un curioso y has querido investigar sobre el Caso Wyric, ya te habrás dado cuenta que lo único que tiene de basado en hechos reales son los nombres de los protagonistas. Incluso si has decidido no informarte por miedo a posibles spoilers, tampoco tardaras demasiado en darte cuenta de que el modo en que la película empieza a evolucionar tiene poco de “real”. Es más, a medida que el metraje avanza se va volviendo más y más inverosímil, algo que no necesariamente tiene que ser malo en una película de terror, pero que si tu película se basa en una supuesta historia real, el realismo es algo que debe respirarse de principio a fin.

Tom Elkins intenta engancharnos con una narración ligera pero torpe, pausada al principio y que va avanzando muy poco a poco hasta llegar al desenlace final, el problema, es que no lo consigue tan bien como le habría gustado, la película está llena de altibajos y es incapaz de mantener un ritmo estable; toda la primera hora es como una gran introducción, y la acción se concentra en los minutos finales del filme, cuando los espectadores ya habían podido perder todo el interés que les quedase.

exorcismo-en-georgia-02

Para encontrarnos ante una película de terror, cabe destacar que el trabajo de fotografía deja mucho que desear, es muy simplista y poco arriesgado, con planos básicos que podemos encontrarnos en cualquier telefilm de sobremesa, no se arriesgan, carece totalmente de esa tensión psicológica que una elaborada iluminación y uso inteligente de la cámara es capaz de hacernos sentir. El problema es que confía demasiado en los trucos baratos del cine de terror, fantasmas en camisones blancos, el susto buscado mediante ese sonido fuerte e inesperado, ignorando por completo la tensión y suspense que cualquier película de exorcismos debería de tener. La mayoría de esos sustos son casi predecibles si te has visto más de 3 películas de terror, muy cliché.

Si podemos decir bien poco de la dirección y el apartado técnico, del guion podemos decir lo mismo, hace aguas por todos los lados. Lo que comienza como una historia realista acaba convirtiéndose en una parodia de sí misma, con escenas que te dejaran con la boca abierta sin ningún otro motivo nada más que por que no puedes creerte lo que está pasando de verdad. Añadimos Exorcismo en Georgia a la lista de películas que intentan tratar el tema de la esclavitud de una manera que acaba siendo demasiado superficial quitándole toda la importancia, y se desvía de su tema principal sin aclarar muy bien porque para centrarse en lo que supuestamente le interesa, asustar.

Es una película hecha con prisas, al menos esa es la impresión que da, ni si quiera la script ha sido capaz de hacer un buen trabajo, ya que tiene un asombroso número de fallos de racord que hacía tiempo que no veía en una película de cine. Por si esto fuera poco, además se nota que esta alargada hasta la saciedad, obviamente no tenían tanto material como para que la película durase 100 minutos, lo que queda muy patente por el hecho de que la historia transcurre en los primeros 45 minutos y el resto simplemente son relleno con flashbacks de lo que ha acontecido durante esos 45 minutos que acabamos de ver; el colmo es llegar a ver ya flashbacks de lo que acaba de ocurrir hace 5 minutos, narrados con una explicación por si el espectador no es lo suficientemente inteligente como para acordarse de ese dato. Aunque bueno, igual si son conscientes del tipo de película que han hecho y que como hace perder el interés, han decidido ir recordándote todo poco a poco para que al final seas capaz de enterarte de algo.

exorcismo-en-georgia-03

Pasamos por fin al reparto, como personajes principales tenemos a los miembros de la familia Wyrik. Chad Michael Murray (One Tree Hill, 2003; La Casa de Cera, 2005) interpreta a Andy, el típico padre de familia cuya mayor preocupación es que sus chicas estén bien, está correcto en su papel, no es que se le exija demasiado así que cumple perfectamente. Abigail Spencer (Oz, un Mundo de Fantasía, 2003) es Lisa, con una interpretación aceptable de su personaje pero que al tener más carga emocional parece desarrollar de mejor manera que su compañero de pantalla. La interpretación que cabe destacar por encima de todas es la de la pequeña Emily Alyn Lind (Revenge, 2011-2013) como Heidi, normalmente tener niños en las películas es muy arriesgado, pero ella ya tiene experiencia y en muchas ocasiones es capaz de sacar la película adelante.

Como Tom Elkins sigue centrado en conmovernos con la veracidad de la historia, al final de la película y antes de los créditos, nos muestra las fotografías de los verdaderos protagonistas del caso Wyrik, y es justo en este momento donde te das cuenta de que los actores deben haber sido elegidos por sus talentos interpretativos y no por el parecido físico; algo en lo que el director vuelve a fallar, si quieres una historia basada en hechos reales, elije algún hecho real en el que basarte.

En definitiva, Exorcismo en Georgia es una película de terror bastante vaga, aprovecha el tirón de las películas de exorcismos pero se queda muy atrás ya que acaba perdiendo su propia razón de ser convirtiéndose totalmente en otro tipo de filme mucho más cercano al slasher, lo sé, no tiene sentido, pero no tratéis de buscárselo. Y como aporte final, de exorcismos tiene el título, nada más.

exorcismo-en-georgia-04

Nos gusta:

  • Emily Alyn Lind
  • Algún susto inesperado

No nos gusta:

  • La falta de dedicación que la película requeria

6.5/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Mujer Vikinga nacida en Carabanchel bajo (el bueno). Amante de la fotografía, el diseño y sobre todo del cine de Terror. Wes Craven es mi Dios.

Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑