Cine

Publicado el 5 mayo, 2016 | por Dani Mateo

0

Crítica: El otro lado de la puerta

Comienzo a estar cansado de lo poco que evoluciona el cine de terror en la industria. En lo que va de año poco ha habido decente en terror, y la propuesta de El otro lado de la puerta se tornaba interesante por varias razones. En primer lugar, el marco es muy diferente de lo que acostumbramos. Conocemos el terror occidental, el terror japonés, el terror nativo-americano incluso… sin embargo la cultura India es un completo desconocido para el público mainstream.

Produce una pena tremenda ver como una idea tan buena es tan pobremente llevada a la pantalla. Tener un lienzo en blanco para poder presentar una historia completamente ajena al espectador es una maravillosa oportunidad con la que no muchos realizadores pueden contar. En el caso del film dirigido por el alemán Johannes Roberts, producido por Alexandre Aja y protagonizado por Sarah Wayne Callies, todo apunta a oportunidad perdida.

el-otro-lado-de-la-puerta-04

María (Sarah Wayne Callies) es una mujer rota por el dolor de haber perdido a un hijo que no logra superar la pérdida. Vive, debido al trabajo de su marido, en la India, lejos de todo contacto con su zona de confort. Lo que comenzó siendo un paraíso se ha tornado un infierno tras la pérdida de Oliver. Llegamos, gracias a los flashbacks, a conocer a dos versiones de María: la encantada con su mudanza al paraíso Indio junto a su marido y sus hijos y la oprimida ante una cultura que no conoce ni comparte.

Con esa premisa, la película se esperaba prometedora. El otro lado de la puerta suscitaba como mínimo curiosidad, pero es que el hueco que deja es tan pequeño que convierten a la película en mediocre. Ojo, mediocre hoy en día tiene unas connotaciones negativas que en su acepción no debería tener, mediocre significa en medio, ni buena ni mala, y ese es el mayor problema de esta película, no es ni buena ni mala, ni destaca por arriba ni por abajo, y ese es el mayor problema ante el que se puede encontrar.

El otro lado de la puerta funciona, porque no está mal rodada, sin embargo nunca llega a despegarte de la silla, nunca llegas a comerte las uñas por no saber qué va a pasar. Por suerte, y al contrario que producciones recientes, no te tiras de los pelos ante los horrores de una mala ejecución. Aunque en su inicio la película sí peca de ser algo tramposa. La película arranca con una situación con la que el espectador occidental empatiza rápidamente: El extranjero en tierra que no conoce. Sin embargo apenas explota esa faceta. Sitúa al espectador en una cultura por completo desconocida, pero en lugar de usar ese desconocimiento para implementar el elemento de terror el director se limita a dejarlo como una anécdota.

el-otro-lado-de-la-puerta-02

El peor problema que tiene El otro lado de la puerta es que su mayor detonante reside en caer en el tópico de terror demasiado rápido. Su niñera, una hindú que vive con la familia cuidando de su hija Lucy, juega un papel esencial tras contarle que también perdió a su hijo hace poco. Además, según la tradición hindú, existe un templo donde tras una puerta se encuentra el mundo de los muertos, por lo que si María se acerca lo suficiente podrá comunicarse con Oliver. Tan solo le da un único consejo: No abras la puerta. Pero todos sabemos que el cine de terror se basa en tópicos que todos conocemos, así que todos sabemos qué pasará.

Los actores cumplen su faceta, especialmente bien están, como viene siendo tradición en estos últimos años, los niños. El maquillaje juega su papel importante y no desentona, que ya es bastante en las recientes películas de terror. El diseño de producción es adecuado y la banda sonora cumple muy bien su función. Sin embargo el género en el que se engloba este tipo de películas cada vez tengo más claro que viene equivocado de fábrica. Señores, esto no es una película de terror, si bien les acepto el thriller o suspense sobrenatural, pero desde luego no es terror. Si, logra sobresaltarte, pero como venimos diciendo en Psicocine en las últimas críticas de terror, lo logra por los golpes de sonido más altos que la pista normal y eso no es terror.

el-otro-lado-de-la-puerta-03

Nos gusta de El otro lado de la puerta:

  • Nos trasporta a un nuevo escenario de terror, se abre la veda para el terror hindú

  • Los niños son, como siempre, los que más lucen en la cinta

No nos gusta de El otro lado de la puerta:

  • Sarah Wayne Callies no logra llevar el peso de la película. Mejor en televisión.

  • Oportunidad desaprovechada para enseñarnos una nueva cara del terror

  • El recurso fácil de subir la música o lanzar el efecto de sonido para sobresaltarnos. BASTA YA.

Share Button
The following two tabs change content below.

Dani Mateo

Cine, series y juegos como modo de vida. Empecé con Alex Kidd, pero Final Fantasy me hizo entender que los videojuegos eran algo más. También creo videojuegos en CovenArts
Crítica: El otro lado de la puerta Dani Mateo

El film se presenta muy bien, y explora una temática del terror bastante desconocida para el gran público. Una lástima que no lo explote demasiado y se queda en una película en la media, que cumple sin destacar.

2.5

En la media


Voto del público: 0 (0 votos)

Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑