Cine no image

Publicado el 16 enero, 2014 | por Trish

6

Crítica: ‘El Lobo de Wall Street’

el-lobo-de-wall-street-poster

Dos años hemos tenido que esperar para volver a tener un film de Scorsese en la gran pantalla. Desde “La Invención de Hugo” (2011) los más fans del director ansiaban su regreso con una propuesta más en la línea del estilo al que nos tiene acostumbrados; y por fin, hoy, Jueves 16 se ha estrenado en nuestro país su nuevo trabajo “El Lobo de Wall Street”. Recientemente ganadora de un Globo de Oro al mejor actor de comedia, Leonardo DiCaprio, la película es una visión irreverente y ostentosa del mundo que rodea a los brokers de Wall Street.

A principio de los 90, Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio) formó equipo junto con su compañero Donny Azoff (Johan Hill) para crear una agencia de corredores de bolsa: Stratford-Oakmont. Pronto, su compañía crecerá aumentando su plantilla de 20 empleados a más de 250 y creciendo en el mercado a un ritmo vertiginoso, tan rápido y de una manera tan visceral, que su fundador empieza a ser conocido con el sobrenombre de “El Lobo de Wall Street”. Pero a la misma vez que la empresa crece, lo hacen los bolsillos de Belfort y de sus socios iniciales, lo que significa también que su tren de vida comienza a descarrilar; fiestas, abusos de drogas, despilfarro de dinero… nada es suficiente ni nada demasiado para estos corredores que tienen como único dios al poderoso Dólar.

el-lobo-de-wall-street-01

Pero tanta ostentosidad pronto empieza a hacer sonar campanas en el FBI, y un agente será asignado a inspeccionar cuidadosamente cada movimiento de la firma Stratford-Oakmont para descubrir cuan legales son sus acciones en bolsa.

La película, basada en la autobiografía de Jordan Belfort, un corredor de bolsa en Wall Street que acabo viéndose envuelto en problemas de droga y dinero durante los años 80 y 90 a la misma vez que intentaba vivir su vida de una manera loca y trepidante, malgastando todo el dinero que conseguía con sus prácticas de cuestionable legalidad. Martin Scorsese (Taxi Driver, 1976; Infiltrados, 2006) llevaba bastante tiempo detrás de conseguir los derechos para poder hacer la película, sabía que era una de esas historias que merecían ser contadas en la gran pantalla y no se equivocaba. Finalmente y tras años de espera, pudo hacerse con los derechos de la biografía y sin perder el tiempo decidió rodearse de uno de los mejores guionistas que hay ahora mismo en Hollywood: Terence Winter (Los Soprano, 1999; Broadwalk Empire, 2010) que ha hecho un magnífico trabajo adaptando el guion.

Y Scorsese lo ha hecho de nuevo, El Lobo de Wall Street es el éxito que el director quería que fuese, una comedia negra con toques dramáticos que te deja sin aliento en cada secuencia, meticulosamente construida y con un guion fluido, entretiene de principio a fin. Uno podría pensar que las 3 horas que dura el film son demasiado, pero no para este director con esta historia, cada hora está dividida perfectamente en un tipo de acción premeditada, una montaña rusa de emociones en la que la primera hora es la cuesta, donde se van cargando nuestras expectativas; la segunda la caída donde el desenfreno de emociones no conoce límites, y la tercera el final, donde recapitulas y te das cuenta de que todo lo acontecido en verdad tiene sus consecuencias. Obviamente es de esperar que una película de tanta duración flojee en algún momento, y así es, pero el montaje es tan dinámico que esos momentos duran apenas minutos, Scorsese sabe muy bien cómo movernos como a una veleta entre situaciones apoyándose de uno de sus grandes recursos: la música. Ésta actúa como conector entre secuencias o catalizador de las mismas, sabiamente escogida y mimetizada con el ritmo del montaje, consiguiendo así, acompañado de una fotografía espectacular, una sensación plena para todos los sentidos.

el-lobo-de-wall-street-02

A pesar de tratarse de una comedia, no podemos encajarla dentro del género tan simple al que se suelen reducir, ya que esconde una crítica brutal a la sociedad americana, su estilo de vida y ese gran sueño americano al que todos aspiran. Estudia el comportamiento y la cultura de ese tiempo que se nos presenta como una especie de capsula del tiempo donde todo está permitido siempre que no te salgas de ella, pero aun así, dejando entrever como comenzaron los problemas de nuestra actual crisis. No es una comedia frívola, las acciones de los personajes y sus elecciones morales tienen consecuencias, pero esta tratado de una manera tan cínica que hay quien podría pensar que si se termina frivolizando, personalmente no creo que el director caiga en este fallo, y aquellos que sigan su trabajo saben muy bien lo irónico que Scorsese puede llegar a ser. Es una comedia, hay que reírse, y esta consigue sacar carcajadas de verdad.

Pero sin duda, gran parte del éxito que acarreara la película será gracias a Leonardo DiCaprio (Origen, 2010) encarnando al insolente Belfort. No es la primera vez que DiCaprio trabaja con el director, ambos se llevan bien y la química que tienen se nota en el producto final, Scorsese sabía desde el principio quien quería que liderase el proyecto, y Leo tenía tan claro el éxito que iba a tener que incluso ha participado como productor del mismo. Pero volviendo a su actuación, muchos ya sabemos que es un actor que brilla con cada papel que hace, pero en este caso, lo hace con más intensidad, rompiendo la cuarta pared se dirige al espectador guiándole durante toda la película y enganchándole en sus monólogos sobre la vida, el dinero y la avaricia, de una manera que hará que empatices tanto con Belfort que llegues a preguntarte si tú en su lugar no habrías hecho lo mismo. Hasta hoy, el Oscar se le ha resistido, pero esta vez seguro que no se le escapa.
Tenemos que destacar también a Johan Hill (Supersalidos, 2007), quien encarna a Donnie Azoff, el primer socio de Belfort. El papel le permite explorar la comedia de una manera inteligente como no ha podido en las anteriores películas de este género en que ha participado. Los dos protagonistas tienen una química que derrocha camaradería.

Y como en cualquier película de Scorsese, las mujeres también tienen su peso y su momento para brillar, tenemos que fijarnos especialmente en Margot Robbie (Una Cuestion de Tiempo, 2013), que encarna a Naomi Lapaglia, la mujer de Belfort; tiene la capacidad de parecer sexy y vacía pero a la vez provocar reacciones emocionales en los espectadores cuando el guion lo pide.

el-lobo-de-wall-street-03

Puede que la película sea criticada por la manera en que muestra a los brokers, pero es así de surreal aposta, son eventos sucedieron de verdad, porque al fin y al cabo, estamos viendo una autobiografía. Lo importante no son las consecuencias de las acciones de estos corredores de bolsa y los problemas que ello han traído a miles de personas, lo importante es mostrar el cinismo y el tren de vida que ellos tenían, simplemente, porque no les importaba nada más que ellos, el dinero es poder, no por lo que puedes comprar, sino por el mero hecho de tenerlo. Pero aun así… Scorsese tiene para todos, y no se olvida de dejar su granito de arena con alguna escena que sí que nos recuerda que cada acción, tiene su consecuencia.

Sin duda, “El Lobo de Wall Street” va a ser una de las películas del año y una estrella más en la filmografía del director, se necesitaba ya de una vez que algo así llegase a nuestras pantallas, que con lo caro que esta el cine, al menos que lo que veamos, merezca la pena, y esta película, lo merece sin duda.

el-lobo-de-wall-street-04

Nos Gusta:

  • El humor negro y cinismo del que está plagada la película
  • El increíble trabajo en el guion y el montaje
  • La elección de casting

No nos Gusta:

  • Peca de ser demasiado larga aunque en ningún momento se hace pesada.

8.5/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Mujer Vikinga nacida en Carabanchel bajo (el bueno). Amante de la fotografía, el diseño y sobre todo del cine de Terror. Wes Craven es mi Dios.

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑