Cine no image

Publicado el 25 octubre, 2012 | por Dani Mateo

0

Crítica: ‘El ladrón de palabras’

El ladrón de palabras‘ nos cuenta la historia de un novelista que narra los primeros capítulos de su novela, y estos serán los realmente importantes al final. Rory Jansen, el personaje que interpreta Bradley Cooper, tras largos años luchando por publicar su novela de corte intimista y personal consigue  respuesta de las grandes editoriales. Recibe de todas ellas una negativa, de modo que sucumbe a una pequeña crisis que le lleva incluso a pedir un préstamo a su padre para poder llegar a fin de mes.

No obstante tiene todo lo que un hombre puede desear: Una mujer maravillosa con la que compartir su vida y un piso en el que vivir con ella. Sólo le falta el éxito laboral. En su luna de miel, su mujer encuentra un maletín en un anticuario y decide regalárselo. Dentro del maletín encontrará una novela inédita que, tras leer, le emociona hasta el punto de necesitar pasarla a ordenador, sólo por sentir algo cercano a escribirla. Su mujer al día siguiente la ha leído y le incita a publicarla. A partir de este momento cargará con la culpa de haber robado el trabajo a otro hombre, y beneficiarse de ello siendo ahora un escritor de éxito.

La película cuenta con un plantel de actores maravilloso. Tenemos a Bradley Cooper en un papel digno, a Jeremy Irons destacando sobre el resto, Dennis Quaid muy solvente y Olivia Wilde en un rol que no destaca especialmente por su belleza.

El Ladrón de palabras‘ nos cuenta durante la algo más de hora y media de duración tres historias bien tramadas y con cierto interés. El problema que encontramos es que, quizá, el reparto de peso en las tramas deja entrever sus puntos más débiles. Quizá se echa de menos un acto más donde resuelva algo mejor la cinta. El caso es que, o bien se hace demasiado corta, o bien el desarrollo es demasiado escueto.

Estamos ante un gran guión y una buena realización, nada espectacular pero si solvente y eficaz. Quizá el personaje de Jeremy Irons, el verdadero autor de la novela, peca un poco de pasotismo, dejando de lado la posibilidad de haber puesto en un aprieto al plagiador de Cooper. Del mismo modo, la historia de Dennis Quaid, el autor sobre la novela de Irons y Cooper, no acaba de quedar del todo cerrada, dejando más dudas que respuestas y deja planear esa sombra de sospecha sobre si él mismo plagió su novela.

La película satisface, pero deja un breve regusto a “esto ya lo he visto antes”. Lo cual empobrece un poco la historia, más aún con ese final que deja un poco abierto a juicio del propio espectador.

El libreto y la dirección lo firman Brian Klugman y Lee Sternthal en su primer proyecto de ambos como guionistas y como directores. Consiguen una atmósfera indie que no abandona el film en ningún momento. Los ambientes los sostienen una buena banda sonora que hace muy llevaderos los sucesos que ocurren en pantalla, por momentos emocionantes y en algunos puntos aburridos.

En definitiva, una película sin pretensiones, entretenida para los que les gusta el cine de historias que contar y no el éxito palomitero, y que invita a la reflexión.

Nos gusta

  • El elenco de actores, en especial Jeremy Irons
  • La atmósfera que se crea con la banda sonora y la fotografía

No nos gusta

  • El final, demasiado abierto a juicio del espectador, faltaría un acto
  • La falta de relevancia de la historia de Dennis Quaid y Olivia Wilde 

6’5/10

Share Button
The following two tabs change content below.

Dani Mateo

Cine, series y juegos como modo de vida. Empecé con Alex Kidd, pero Final Fantasy me hizo entender que los videojuegos eran algo más. También creo videojuegos en CovenArts

Quizás te interese...




Back to Top ↑