Cine no image

Publicado el 12 diciembre, 2013 | por Trish

4

Crítica: ‘El Hobbit: La Desolación de Smaug’

el_hobbit_poster_01

Tras un año de larga espera, por fin llega a las pantallas de nuestro país este Viernes “El Hobbit: La Desolación de Smaug” la continuación de la película que inició esta nueva trilogía dirigida por Peter Jackson sobre el mundo creado por TolkienEl Hobbit: Un Viaje Inesperado”. Una versión más oscura y llena de acción que la anterior que ha contado con la participación de Guillermo del Toro (Pacific Rim, 2013) como guionista.

La película comienza con un pequeño flashback para situarnos en los hechos que desencadenaron el inicio de esta nueva compañía que viaja a Erebor. Tras esta pequeña introducción, se retoman los eventos poco tiempo después del final del primer film. Tras haber cruzado las montañas, Thorin y la compañía continúan su viaje hacia su antiguo hogar, su viaje se ve retrasado numerosas veces debido a los diferentes problemas que tendrán que superar y de los que tendrán que evadirse con astucia, criaturas aterradoras en los bosques, y una inmensa cantidad de orcos que les persiguen hasta poder llegar a su destino, la Montaña Solitaria, hogar de Smaug, para conseguir así de una vez por todas recuperar su reino.

el-hobbit-ew-13

Peter Jackson sigue demostrando que es el rey de las escenas de acción coreografiadas asombrosamente, de eso no hay duda, pero con esta continuación vuelve a suspender en cuanto a guion se refiere. A estas alturas ya sabemos todos que 3 películas sobre la novela escrita por J.R.R. Tolkien “El Hobbit” son demasiadas, ya que el libro contiene apenas 300 paginas. Para aquellos que piensen que no son demasiadas, recordemos que la trilogía de “El Señor de los Anillos” está basada en 3 libros de unas 300 páginas cada uno, no es muy difícil echar cuentas y así saber que lo que vamos a ver en el cine va a ser una historia bastante más extendida que la original.

Jackson comienza la película situándonos en los eventos que sucedieron en la primera entrega, una introducción rápida para saltar directamente a la continuación de la historia principal. Ya conocemos a todos los personajes y sus pasados, no hay necesidad de volver a introducirlos así que comenzamos directamente con acción, algo que hay que agradecerle a esta entrega. Uno de los fallos del director fue la falta de acción con que contaba la primera entrega, haciéndola parecer incluso más larga de lo que era, extendida hasta límites insospechados con planos más bien dignos de una promoción turística de Nueva Zelanda que de una película. En cierto punto, esto cambia en esta segunda parte, cargada de mucha más acción y con la presencia de más personajes que la va haciendo más dinámica aunque si es verdad que en ciertos momentos flaquea. Pero… ¿Cómo no va a ser así? 160 minutos de metraje que forzosamente incluyen historias secundarias que no están en el libro, de alguna manera hay que justificar tantos minutos…

Parece que a Guillermo del Toro y al resto de guionistas se les ha ido todo de las manos… Aunque la introducción de nuevas historias secundarias lleva consigo la de nuevos personajes que incluso no se encuentran en el libro, como es el caso de Tauriel (Evangeline Lilly) cuya historia parece metida con calzador pero que a la misma vez es agradecida de ver, ya que con la poca presencia femenina que hay en la película se recibe como un suspiro de aire fresco, aunque no está en el libro, se asienta perfectamente como un personaje que resulta incluso más interesante que el de Legolas (Orlando Bloom) que nos encontramos en esta entrega.

el-hobbit--02

Pero donde brilla realmente la película es en el apartado visual y de efectos especiales como cabe esperar de un director como Jackson. Visualmente es impecable, los amplios planos de la naturaleza que les rodea ayudan a crear ese sentimiento de grandiosidad frente a la “pequeñez” de sus protagonistas. Unas escenas de acción increíblemente dirigidas, que harán las delicias de cualquiera, aunque si es verdad que se abusa un poco de ellas, siguen siendo igualmente impresionantes, de esas que se te quedan en la retina por mucho tiempo. Y qué decir de los efectos digitales. Simplemente alucinantes, integrados de una manera tan espectacular que consigue que te olvides del gran escenario principal donde fue rodada “Croma Verde”.

Y un punto especial se merece el apartado de maquillaje que nos presenta unos personajes que cada vez parecen más reales (a excepción de Legolas, que a veces se antoja un personaje de Pixar). Esta magnífica caracterización consigue dotar de una personalidad más fuerte a los personajes, la mayoría recurrentes de la película anterior. Se echa de menos más presencia de Ian McKellen como Gandalf, pero el resto de personajes brilla de tal manera que tampoco importa demasiado; Tenemos que seguir destacando a Martin Freeman en su papel de Bilbo, que supera con creces al de cualquier hobbit interpretado anteriormente en la pantalla. Pero sin duda la mayor sorpresa de la película es Tauriel, interpretada por Evangeline Lilly, con un papel que ha sido escrito exclusivamente para ella y se nota, ayuda a la introducción de Legolas (Orlando Bloom) en la historia y así poder unir “El Hobbit” con “El Señor de los Anillos” algo que Peter Jackson se debe haber propuesto como un reto personal, ya que hay multitud de referencias y similitudes a las películas de la otra trilogía, probablemente para seguir ampliando el público al que va dirigido y apelar a ese sentimiento de nostalgia de la historia que todos conocemos ya.

Y como mención especial, Benedict Cumberbatch (Star Trek, En la Oscuridad, 2013), que aunque no aparezca en la película (una pena) si presta su voz al Nigromante y al Dragón Smaug, que nos pone los pelos de punta en más de un momento.

el-hobbit--01

El Hobbit: La Desolación de Smaug” es mucho más interesante que su predecesora, las situaciones están mejor enlazadas pero aun así, no vendría nada mal que Peter Jackson se plantease dejar de hacer películas tan largas… Nos pasamos más de la mitad esperando la aparición estelar de Smaug, pero cuando llega, no defrauda. En definitiva es una película que encantara a los fans de las sagas de Tolkien, puede que incluso a los amantes del libro aunque lo que tengamos entre manos sea una reinterpretación bastante más libre de lo esperado, pero que te deja con unas ganas atroces de ver por fin la última parte de la trilogía “El Hobbit: Partida y Regreso” para la que tristemente hemos de esperar un año más.

Nos Gusta:

  • Las escenas de acción tan bien dirigidas
  • El magnífico casting
  • Smaug

No nos gusta:

  • Un guion demasiado largo que inevitablemente flojea
  • Las historias secundarias metidas con calzador debido al guion tan largo

7.5/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Mujer Vikinga nacida en Carabanchel bajo (el bueno). Amante de la fotografía, el diseño y sobre todo del cine de Terror. Wes Craven es mi Dios.

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑